-
-
955 m
335 m
0
22
45
89,2 km

Vista 2255 veces, descargada 70 veces

cerca de Orreaga, Navarra (España)

Por fin ha comenzado el reto y si tengo que calificar la etapa de alguna manera diré que ha sido demoledora.
Engañe a mis padres para que me acercaran al punto de la mañana hasta Roncesvalles. En Estella, a las 6 de la mañana, la temperatura era fresca pero no fría. No obstante, las predicciones eran que en Roncesvalles estaría lloviendo por la mañana aunque no con mucha intensidad. Conforme nos íbamos acercando y comenzaba a amanecer podíamos comprobar que efectivamente el día iba a ser gris y a partir de Pamplona ha comenzado ya a chispear. Así hemos llegado a Roncesvalles sobre las 7.30 y me he dirigido al albergue para poner mi primer sello en la credencial. En este momento ha empezado a llover intensamente y ya sin empezar a pedalear ya me había llevado el primer remojón intenso. Como no paraba de llover hemos ido a desayunar a Casa Sabina que estaba a tope de peregrinos esperando a que dejara de llover.
A eso de las 8 de la mañana la lluvia nos ha dado una tregua y mientras salían el resto de peregrinos he ido a preparar la bici. Enciendo el garmin pero al poco se me queda bloqueado y no consigo que arranque. Va a ser que voy a tener que hacer la etapa sin referencias. Si que empezamos bien!!!
Bueno, al mal tiempo buena cara. Me voy a hacer la foto de rigor en la Colegiata de Roncesvalles y salgo. Vaya, ahora es la cámara de fotos la que también ha decidido sumarse a la huelga y se ha roto el objetivo.
Con esto y el tiempo que amenaza empiezo a pensar que quizás fuera mejor idea volverme a montar en el coche de vuelta a casa... Pero tampoco hemos estado preparándonos durante tanto rato para ahora rendirnos tan fácilmente así que me despido de mis padres y comienzo el Camino.
Comienzo con alegría. El camino no parece difícil aunque está muy encharcado y embarrado. Supongo que será sólo cuestión de ir alejándose de Roncesvalles para que mejore ya que hacia Pamplona ya no daban lluvias... Si algún día me quedo sin trabajo está claro que me puedo hacer adivino porque a los 5 minutos de haber salido comienza a llover. Al principio intermitentemente y con poca intensidad, pero enseguidma la lluvia gana intensidad y sin llegar a Burguete ya estoy calado hasta los huesos, pero ya no hay marcha atrás.
Como no daban mucha lluvia para hoy espero que pare pronto y si eso en Zubiri me seco, me cambio y empiezo como un hombre nuevo. Nuevamente mis dotes de adivino me ponen en evidencia ya que no parará de llover hasta llegar a las puertas de Pamplona.
Como decido no parar hasta que no cese la lluvia porque no me apetece volver a mojarme la ropa seca acabaré llegando hasta Huarte de un tirón. Con la que cae cometo el error de no beber agua porque no apetece con la de agua que ya tengo encima y cuando paro me doy cuenta de que empiezo a encontrarme con flojera y deshidratado.
Este primer tramo del camino hasta Pamplona ha sido un infierno. Por la lluvia que me ha dejado calado y helado, y por el barro que me complicaba la marcha en todo momento. Pero sobre todo, lo que más me ha matado ha sido el propio camino. Venía con curiosidad y algo de miedo para ver como eran los puertos de Mezquiriz y Erro pero en realidad estos puertos son lo de menos. El camino es totalmente rompepiernas sin un sólo tramo de descanso, con subidas muy pronunciadas y bajadas bastante técnicas, especialmente en días con lluvia como hoy. Los puertos no me han parecido insufribles aunque si que tiene el de Erro un tramo complicado. Yo he podido hacer todo el recorrido sobre la bici a pesar del barro y agua. Estaba mentalizado para subir los puertos duros pero no me esperaba la dureza de todo el recorrido, no sólo los puertos. El entorno es espectacular, pero por desgracia no lo he podido disfrutar y he llegado a Huarte destrozado.
Lo dicho, a la entrada de Huarte, aprovechando que ahora si que parecía que definitivamente el tiempo mejoraba, he descansado un momento, he comido, he bebido y me he cambiado de ropa. Ahora ya estaba al menos más presentable para entrar en Pamplona aunque las sensaciones no eran muy buenas y pese a comer y beber no me sentía muy recuperado. Quería haber entrado a Pamplona por el paseo del río Arga en vez de cruzar Villaba y Burlada por carretera, pero al griparse el pgs he decidido seguir las flechas amarillas porque no tenía fuerzas para perderme. Dado que soy de la tierra y conozco la zona de sobra he pasado por Pamplona sin prácticamente detenerme con la idea de comer en Zizur para coger fuerzas antes de subir el Perdón. Pero como me han comentado que había bar en Zariquiegui he decidido hacer el descanso mejor a media subida. El Perdón, aunque no es fácil, tampoco me ha parecido ni insalbable ni mucho menos intransitable ya que sólo he desmontado para comerme el bocata en Zariquiegui. La bajada si que es más complicada y también cansa mucho, pero se puede hacer a poco hábil que uno sea.
A partir de aquí, para mi, el camino es totalmente distinto. Ahora si que entramos en caminos más fáciles para ciclar y además en las bajadas se puede descansar, lo cual es de agradecer.
Pasado Puente la Reina, llega la subida a Mañeru, que, no diremos miedo, pero si le tenía mucho respeto porque ya la conocía, y además dadas las condiciones que llevaba pensaba que sufriría mucho. Sin embargo, he subido lentamente con el piloto automático sin demasiado esfuerzo. Eso sí, la última rampa la he hecho desmontado para no morir en el intento.
Y de aquí a Estella, siguiendo con el piloto automático, destacaré sólo la subida a Lorca que es bastante dura. El resto sin ser fácil, por lo menos tiene zonas en las que poder recuperarse. Y como soy de Estella hoy dormiré en casita, cenaré en condiciones y podré descansar apaciblemente... espero!!!

Ver más external

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta