Tiempo  9 horas 25 minutos

Coordenadas 1922

Fecha de subida 9 de julio de 2015

Fecha de realización junio 2015

-
-
1.670 m
1.114 m
0
16
33
65,28 km

Vista 401 veces, descargada 9 veces

cerca de Poveda de la Sierra, Castilla-La Mancha (España)

Descripcion:
Esta tercera etapa aparentemente era la más exigente por perfil y kilometraje, pero no fue así. Madrugamos un poco más que de costumbre y nos asomamos a la puerta del barracón de las Casas del Salto con la fresca de la mañana, cielo azul intenso en un paraje natural, en medio del aroma del bosque, la humedad del roció, el runrun del Tajo y el canto de los pájaros.
Tras el recuentro con uno mismo, llega la hora del desayuno, el abono de la estancia y la preparación de la marcha. Previo a la salida nos solicitan permiso para unas fotos que cuelgan del Factbook de las Casas del Salto (siete leguas).
8:30 Iniciamos ruta, la arrancadera es de órdago la grande, en frío se inicia una subida fuerte, con pendientes elevadas y tramos descarnados, lo único que hace más llevadera la ruta es la fresca de la mañana y la vista. Rápidamente ganamos altura. En un cruce de caminos frente a nosotros, a lo,lejos, lo que parece ser una cantera con varias balsas de agua de color azul. Tenemos cobertura, todos a llamar. Tras 4/5 kmt duros parece que la subida esta concluida, no es así, al arrancar seguimos subiendo. El camino enrrasa y se mete en el pinar con el firme del terreno abierto y maltratado como consecuencia del trabajo de las desbrozadoras y los maderistas. La ruta se hace más cómoda en cuanto a pendiente y mas divertida por el trazado de la pista. Se mezclan tramos entre bosque con sendas y largar pistas con pinos a los lados, Realizamos alguna parada técnica para estirar aconsejados y dirigidos por el “doc”. Nos topamos con la carretera de Masegos donde espera la furgoneta. Hasta aquí no hemos dejado de ganar altura salvo un intento mínimo de descenso. Tras beber y comer algo de fruta continuamos ruta por un paraje bonito, de pista y camino divertido, sin perder altura, siempre arriba, falso llano que exige no dejar de dar pedales entre grandes formaciones rocosas y bosque. En alguna formación nos paramos para hacer fotos. Es un tramo de unos 8 kilómetros que nos permite disfrutar sin grandes esfuerzos. Esta tramo de pista desemboca en la carretera que lleva al nacimiento del río Cuervo. Tomamos el asfalto durante unos 3 kmts hasta llegar a la Cañada de las Tablas con su fuente donde enfriamos el vino y damos buena cuenta de los alimentos que nuestro amigo y conductor nos presenta. Una cortita siesta, enredar un poco con los caballos que allí se encuentras, alguna fotos y unas risas ocupan el tiempo antes de retomar la ruta que ahora se aleja definitivamente del asfalto. Iniciamos un tramo de continuos sube-baja por parajes bonitos entre pinos y arroyos con valles de praderas abiertos en forma de tubo en el que las ovejas pastan placidamente. Dos collados marcar la ruta, el collado Scort y el collado 19, la pista que traemos es buena desconchada a modo puntual con tramos de pendientes que superan en algunos casos el 16% como reza en alguna señal, el paraje es bonito merece la pena. Alguna cruz a la orilla de la pista recuerda algún accidente. Tras el collado 19 iniciamos el descenso en busca del Tajo, puente limite de tres provincias, son unos 4/5 kilómetros de descenso rápido por pista de tierra sin grandes sobresaltos en las que soltamos adrenalina. Desde donde comimos a aquí la furgoneta ha venido por el mismo camino que nosotros. Llegados al puente tenemos la opción de ir a carretera, la furgo o continuar la ruta original. Esto estaba previsto en base a la dureza de la ruta, pero ha sido mejor de lo esperado con lo que todos optamos por continuar la ruta original. Despedimos a la furgo e iniciamos subida curiosa por pista que ahora aparece bastante mas desconchada y rota. Un par de kilómetros de subida fuerte, un corto descenso y varios kilómetros de ascenso continuo sin elevadas grandes pendientes entre bosque bajo es lo mas complicado que llevamos desde el Tajo junto con el deambular entre fincas de labor hasta dar cara al Barranco de las Ramblas donde en descenso continuo sin gran pendiente y cortas subiditas entramos en Guadalaviar, pueblo pequeño en medio del valle, en una curva. Tomamos unas cañas nada mas llegar en el primer bar que vemos. No es muy comunicador el barman, estamos solos. Preguntamos por Casa María donde nos alojamos esta noche, son unas cabañas de madera coquetas en un paraje agradable a las puertas del pueblo, y lo mejor de todo María, una señora dulce y paciente que nos atiende con esmero como comprobaremos mas tarde en la cena. Tras el baño visitamos el pueblo y el teleclub. La etapa de hoy a la que teníamos miedo por larga y el perfil que se suponía, ha sido buena, parajes bonitos y amenos sin dificultades para ciclar, ninguno hemos abandonado y no tan dura como se esperaba, buenos caminos con algunos tramos de elevada pendiente y terreno desconchado junto con tramos entre tierras de labor. Etapa durilla, buena y bonita.
El día no se acabo, María a la cena nos tiene unas sorpresas dignas del mejor Cheff. Crema de setas recogidas por ella misma y cocinadas de un modo impecable, un majar para el paladar y los sentidos, aroma y sabor, nada que ver con las cremas que estamos acostumbrados a degustar. Tras las setas una cazuela de barro con un guiso de ciervo exquisito del que damos buena cuenta y que esta como bien indican los platos al concluir la cena y la propia cazuela buenísimo. Agradecidos por la cena recibida, damos un paseo para bajar la copiosa cena y tomar unos digestivos. Durante la ingesta, un improvisado campeonato de futbolín monta el bullicio en el bar (estamos solos, pero alborotamos mas que cuarenta). El campeonato es ganado por el “doc” y yo mismo pero se no exige un único campeón… caigo por la mínima… el “doc” es justo campeón, un rato diver. Nos vamos a la cama, impresionante lugar, impresionante la cocina de María y su atención, impresionante campeonato, impresionante ruta, impresionante compañía.
08-JUN-15 17:21:59 Pte de las tres provincias
08-JUN-15 10:41:03
08-JUN-15 14:41:25
08-JUN-15 15:38:54
08-JUN-15 16:24:27
08-JUN-15 12:19:45
Fuente de las Tablas

1 comentario

  • Pixin de Luanco 21-jul-2015

    Esta jornada me deja improntas más profundas en mi frágil memoria. Sigo insistiendo que he quedado marcado por el paisaje, los caminos, la belleza del entorno. Es exigente pero animo a la gente a realice esta ruta, siempre que se tenga en cuenta, que una buena ruta no solo la hace le camino, sino tus compañeros de viaje. La armonía es fundamental, la complicidad es imprescindible, la humildad no puede faltar. Siendo relativamente novato en esta actividad, cada vez estoy más enganchado. No se puede describir la ruta mejor que lo hace Axemeya. Es una ruta que se puede hacer en familia, posiblemente acortando las distancias. Y la cena de ese día, ufff, que buena estaba!!

Si quieres, puedes o esta ruta