Tiempo  5 horas 59 minutos

Coordenadas 3806

Fecha de subida 15 de septiembre de 2015

Fecha de realización septiembre 2015

-
-
1.747 m
1.126 m
0
7,5
15
30,03 km

Vista 618 veces, descargada 25 veces

cerca de Llanuces, Asturias (España)

Ruta de singular belleza paisajística, elevada dureza física y técnica.
Iniciamos la ruta más tarde de lo previsto (15:30) dejando el coche en el alto la Cobertoria. Por carretera descendemos hasta el cruce del Gamoniteiro para subir al mismo. Ascendemos por la cara sur de la Sierra del Aramo, con un día espléndido, sin niebla, cosa poco frecuente en este lugar, y muy buenas vistas. Tras 8 kilómetros nos encontramos a 1791 m. en las antenas del Gamoniteiro.
Volvemos sobre nuestros pasos y comenzamos un entretenido descenso para adéntranos en la sierra del Aramo. Concluido este nos damos de bruces con un roquedo que obliga a llevar la bicicleta al hombro durante tramos largos, solo permite subirnos mínimamente, por no decir nada, el terreno es muy agreste y complejo de andar, son unos 3 kmt duros.
Caminando a media ladera, frente a nosotros el Angliru se muestra imponente. Las vistas son espléndidas tanto en la proximidad como en la lejanía. Descubrimos Oviedo, la Pola, Gijón con el mar y las chimeneas de la C.T. de Aboño de cuyo grupo ciclista formamos parte. Por fin vemos y tras un descenso a la brava por pradería llegamos a la Braña la Poza, donde aparentemente concluimos lo más duro de la ruta y del porteo. Valle abierto donde se rueda con más facilidad.
Caballos y vacas pastan apaciblemente en un lugar idílico. Al final del valle tras una portilla con vistas espectaculares, comienza la pista que baja a la Ermita del Alba. Descenso intenso y rápido, que nos deja a los pies de la ermita a donde subimos por empinada cuesta para contemplar la vista sobre el valle de Teverga con el embalse de Valdemurio al fondo. Impresionante. Retornamos a la base de la ermita donde tomamos un refrigerio en una casa/bar. Aquí nos indican que el resto de la ruta es llana y son unos 40 minutos, ¡falso!.
El resto de ruta con alguna rampa potente presenta en su mayoría sendas de ganado que permiten ciclar con alguna complicación y bastante confusión en el camino. Bordearemos la peña con vista a las antenas a un lado y al otro los pueblos Quirosanos. La noche se nos echa encima, entre feleches atravesamos una propiedad privada, si bien las marcas del GR (roja-Blanca) van por el mismo. Se adivina el cruce con la carretera a lo lejos. Nos encontrarnos con el camino que sube a la carretera que va al Gamoniteiro, en el cruce de la pista con la carretera es noche cerrada. Solo nos restan descender a la carretera de la Cobertoria y coronar el alto. Nos encontramos en el coche sobre las 21:30. El cielo despejado luce grandioso su manto de estrellas.
Son apenas 30 kilómetros duros con un desnivel de unos 1300 mts, complejos de andar y de orientarse, no es ruta para una tarde, más bien para todo el día.
Inicio de ruta. 1180 m
1680 m
Praderia
Ermita Del Alba
Camino
Sendero

1 comentario

  • Pixin de Luanco 17-sep-2015

    Axemeya hace una descripción fehaciente de lo experimentado en esta ruta. Hago hincapié en los paisajes que se observan en esta ruta. Las majadas con vacas y caballos pastando. Las llamadas a voces de los vaqueros a sus bestias para suministrarles sal, piensos, etc. hacen eco en los valles y reverberan, a la vez que los animales responden con gemidos y se hacen de rogar. Las cabañas arregladas, los pozos de agua, las piedras calizas tan típicas de los neveros y horadadas por el agua de la lluvia que hacen imposible andar en bici y el consiguiente porteo. Nos acordamos de quien colgó el track porque debería advertir de este tramo de bastante dureza por el motivo expuesto. En las zonas más bajas hay praderías con los típicos caminos trazados por los animales que te permiten tener distintas opciones. En la Ermita del Alba hacemos un pequeño descanso. En este lugar donde terminó una de las etapas de la Vuelta, unas personas nos hacen unas indicaciones que nos despistan bastante y nos hacen dudar de los caminos que debemos coger. Se nos viene la noche encima y carecemos de iluminación. Reconozco que me gusta ir seguro y evitar los imprevistos. Éste, para mí lo era. No obstante axemeya siempre tiene soluciones y por enésima vez nos damos cuenta que no sirven los atajos ni correr aventuras para acortar y que hay que seguir los tracks. Ruta preciosa para hacerla con tiempo, dura, cerca de 1/3 de la misma de porteo (esto último es una sensación particular).

Si quieres, puedes o esta ruta