Tiempo  5 horas 14 minutos

Coordenadas 1784

Fecha de subida 25 de marzo de 2019

Fecha de realización marzo 2019

-
-
1.079 m
479 m
0
15
29
58,19 km

Vista 45 veces, descargada 2 veces

cerca de La Estación, Navarra (España)

La salida se realiza desde Altsasu y lo primero se sube el puerto, por el termino del Extretxo llegamos al término de Itandurieta, donde un paso actúa de muga de Navarra con Álava.
Este paso es también cambio de Sierra, ya que se pasa de Urbasa a Entzia. Un camino empedrado llegara hasta el mirador de Belleku, donde si el día lo permite ofrece una estupenda vista hacia la llanada Alavesa. Un descenso corto nos deja en las campas de Legeire. Al poco se abandona Legeire por las txabolas que llevan su nombre, para meternos en un precioso hayedo, donde en poco menos de un kilómetro un desvió lleva hasta la cueva de Iguaran, esta cueva es de difícil acceso, por lo que no se aconseja entrar si no se va preparado.
Se continúa camino y en 1,5 Km. se llegará al laberinto, este el de Arno, un precioso entorno en el que las formaciones rocosas y las hayas hacen de este laberinto un paraje espectacular, formaciones arqueadas con preciosas ventanas, rodeado de un intenso hayedo, hacen de él, un marco de ensueño.
El recorrido continua, entre el hayedo, para llegar a la fuente de Iturbaz, esta manantial de agua nos garantiza el agua todos los días del año, ya que de su agujero sale un agua limpia y buena, un caño está preparado para la recogida del agua. Se continúa el curso de este para llegar a la presa de Iturbaz o de los alemanes, el entorno nos presenta una zona de hierba baja, que parece césped, rodeado de un pinar, en un extremo una caseta, con algún generador para transportar el agua por los tubos negros que se han visto desde la fuente hasta aquí. Se sale al asfalto, y lo continuamos hasta una curva en la cualdejaremos el asfalto y nos metemos a la izquierda para introducirnos y llegar hasta el término de Katarri, aquí encontramos otro precioso laberinto de rocas, llamativas por sus llamativas formas. Salimos por donde entramos y el asfalto nos conduce, al término de Itaida. Se pasa junto al menhir del mismo nombre y nada más pasarlo un camino poco marcado a la derecha será la ruta a seguir, el comienzo hay que tomarlo con tranquilidad, ya que se va subiendo hasta llegar al alto de los Molinos, una vez arriba el camino es más llevadero y al poco se llega a la cueva de Aldarana o de las Armas. Aldarana es el término y de las Armas es porque en ella se ocultaban armas que sirvieron para combatir en la guerra Carlista, con esto se puede estar hablando de los años 1833 a 1840 que fueros los 7 años que duro esta guerra, que se desarrolló en toda España. Esta cueva es visitable, pero hay que llevar luz, nuestra intrusión ha sido de unos 60 metros, ya que había que descender y salvar 2 o 3 metros, nuestro calzado no era el adecuado para ello, pero lo que se puede entrar, merece la pena. A la salida de la cueva se puede apreciar como las piedras que hay en la boca, fueron su puerta, para ocultar dicha cavidad. Imaginamos las piedras cerrando la boca y antes matorral y pequeños árboles, haciendo difícil la entrada para los no conocedores del lugar. Se continua y la llegada a un paso entre las piedras (el cual hay que salvar pasando por encima), es la divisoria de provincias. Se llega a la pista que, si se toma a la derecha llega a la ermita de San Benito, pero se coge a la izquierda y en la parte baja se deja para ir por Ustalaza a la cueva de los Cristinos, donde hoy no paramos. Se continúa y la última parte es por el raso de Ibiso, donde una langa es la salida de los terrenos de las Amescoas. La salida a la carretera y al alto del puerto para descender y llegar al lugar de salida.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta