Sabi

Dificultad técnica   Fácil

Tiempo  2 horas 26 minutos

Coordenadas 1702

Fecha de subida 1 de abril de 2011

Fecha de realización abril 2011

-
-
686 m
547 m
0
9,3
19
37,37 km

Vista 868 veces, descargada 6 veces

cerca de Pozuelo de Alarcón, Comunidad de Madrid (España)

-- Ruta muy recomendable para una salida improvisada ---

Me pudo el mono.
Después de un invierno pasado por agua y en vista de las previsiones de más lluvia para este domingo, no podía desperdiciar un día tan esplendido. Así que decidí sacar a la burra a pasear un rato.

Me dirijo directamente a Monteboadilla entrando por el hospital de Monteprincipe. Monteboadilla cada vez me sigue sorprendiendo más. Los senderos aparecen y desaparecen a medida que crece la vegetación. De no pisarlo en todo el invierno, el sendero que más me gusta desapareció. Si ya no normalmente la entrada está algo escondida, esta vez incluso me la pase. Además en el último tramo ya no queda más remedio que hacer un poco de campo-a-traves.

Cruzo la carretera de Majadahonda a Boadilla para hacer una sección de Monteboadilla que está aislada, pero no por ello menos divertida, y que me permite llegar a las Lomas sin pisar asfalto.

Atravieso las Lomas para llegar al camino de la Venta de San Antón, que en una suave bajada me lleva a hacia Villanueva de la Cañada y el rio Guadarrama.

Decido seguir por el camino que bordea el rio. Este camino tiene algunos tramos preciosos bajo unos chopos inmensos, que hacen que de repente caiga la noche.

Antes de llegar al carretera de Brunete me desvío por una la pista que sale a la izquierda y que si mi GPS interno no se equivoca debería llevarme de vuelta. Empieza una suave subida, a mitad de la cual me tengo que parar. ¡Esto parece Asturias! Nunca había visto esta zona con un verde tan luminoso. Como alguien ha tenido la amabilidad de dejar un gran tronco caído que me hace las veces de asiento, me detengo a beber algo mientras disfruto de las vistas. Entonces me doy cuenta de que lo que iba a ser “un voltio” se ha convertido en una “vuelta” como Dios manda y que ya está empezando a caer el sol.

La vuelta tiene poco secreto. Deshago el camino por donde vine, cambiando algún tramo para darle algo de alegría y no dejar de perderme la trialerilla del final.

Al final han sido 37kms y 2 horas y media, pero el objetivo se cumplió. Ni rastro del mono.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta