-
-
942 m
368 m
0
18
36
72,02 km

Vista 8766 veces, descargada 108 veces

cerca de Orreaga, Navarra (España)

DIA 1. RONCESVALLES - PUENTE LA REINA (72 Km)

Empiezo el camino sobre las 11.30 y a esa hora pocos peregrinos quedan por allí, la gran mayoría han empezado unas horas antes por lo que los primeros kilómetros ruedo en solitario por unos caminos muy bonitos entre bosques llegando a Burguette donde me despisto al igual que una bella Austriaca con la que entablo conversación en perfecto ingles y a la que entiendo que llevaba un mes andando desde allí cruzando Suiza y Francia. Viendo lo impecable que iba y sabiendo después, que un mes viene a ser lo que se tarda andando desde Roncesvalles a Santiago lo más probable es que me dijese que se iba a estar un mes andando... así que creo que debo practicar más el ingles.

Sigo rodando y empiezo a encontrar ya peregrinos andando junto con las primeras subidas trialeras que no tengo problemas en subir para gozo propio y de los caminantes que me animan al verme subir cargado con las alforjas por aquellos pedregales.

Y como todo lo que sube tiene que bajar empiezo los descensos de autentico montain bike, si correr demasiado porque me puedo encontrar gente y porque aun no me he hecho a el peso de las alforjas. Al cabo de un rato empiezo a notar que mi freno delantero empieza a quedarse frenado, sólo es el km. 38 y ya tengo una avería mecánica, pues empezamos bien. Aprovechando la parada técnica aprovecho para comer un poco. Solucionado el problema aparentemente sigo mi camino.

Entrando en Villaba un par de km después de la parada técnica vuelvo a tener el mismo problema. En medio de la calle pongo mi bici en vertical gracias a las alforjas y me pongo a mirar de nuevo las pastillas de freno, compruebo que el muelle que separa las pastillas esta destrozado, genial son las 3 y media del domingo y no tengo repuestos. Como con mi multiherramienta no me apaño, saco mi navaja de la mili, que después de 18 años sigue como el primera día (véase llena de mierda) y con ella consigo hacer una ñapa para poder continuar.

Entro en Pamplona y llego a la plaza de toros, a partir de aquí conozco el camino, ya que lo hice en semana santa con la gente de Mendiak por lo que no me entretengo mucho y cruzo la estafeta hasta el ayuntamiento donde hago alguna fotillo y sigo mi camino cruzando el parque de la ciudadela hasta salir de Pamplona donde en Zizur Mayor hago una paradita a coger agua y estirar, ya que desde aquí empieza poco a poco la subida al Perdón.

Hace un sol de justicia y el terreno esta muy seco, no como en semana santa que era justo lo contrario, pese a ello la subida se me hace más dura que entonces. Noto que he perdido un poco de forma, hasta tal punto que casi coronando tengo un amago de tirón en ambas piernas. Ya una vez arriba en el Perdón mientras recupero el aliento aprovecho para sacar unas fotos y vídeos de las espectaculares vistas que se pueden ver desde allí.

Empieza el descenso por el técnico sendero de piedras, pero esta vez lo hago más suave que la ultima vez ya que esta vez voy sólito y no se pueden hacer tantas locuras, jeje. Cuando llego abajo empiezo a notar unas molestias en la rodilla, pero no las hago mucho caso y sigo rodando cruzando Uterga, Obanos hasta llegar a Puente La Reina donde tenia previsto el final de etapa.

Entrando en el pueblo veo uno de los Albergue que tenia en mente y paro a preguntar si hay sitio. Me dicen que aun tenían plazas pero como era pronto decido ir a ver los otros albergues por si acaso, esto es típico en mí, también hubiese sido típico que a la vuelta no hubiese plazas o estuviese cerrado, pero esta vez no fue así. Me doy una vuelta rápida al pueblo con la bici y saco unas fotos al puente famoso para acabar volviendo al Albergue Jakue visto que los otros albergues no me convencían más que el primero.

Me inscribo y me dispongo a dejar la bici en una caseta de madera que tienen en el jardín que no me inspira mucha confianza pero al ver que la gente dejaba incluso el casco y el cuentakilómetros me tranquilizo un poco y no pongo ni la cadena. Cojo mis alforjas y cruzo el jardín que tenia una pinta estupenda con peregrinos descansando y tomando cervezas como en una terraza y me digo que en cuanto me duche vengo para aquí, jeje. Llego a mi litera y no esta nada mal, hay gente durmiendo ya y se oyen los primeros ronquidos, pufff, suerte que me traje tapones. Me dirijo a la ducha y cuando llego, OOOOOHHH!!! literalmente se me cae la mandíbula, no puedo creer lo que estoy viendo, las duchas tienen cabinas de hidromasaje!!!! Y allí que me tiro un buen rato probando tipos de chorros y luces de la ducha.

Después de la ducha me pongo a hablar con un compañero de litera, un gipuzkoano que iba por su segundo día caminando y daba pena verle, tenia los pies destrozados y estaba pensando ya abandonar. La verdad que yo también había llegado un poco tocado ese día de la rodilla con una pequeña tendinitis que me estuvo dando la lata los últimos kilómetros, seguramente por una mala colocación de la altura del sillín.

Salgo a dar una vueltilla por el pueblo buscando un sitio para cenar y acabo en el restaurante del Hotel Rural Bidean disfrutando de un menú peregrino, luego vuelta al albergue y a descansar.

Ver más external

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta