-
-
658 m
327 m
0
19
39
77,19 km

Vista 12604 veces, descargada 135 veces

cerca de Puente la Reina, Navarra (España)

DIA 2. PUENTE LA REINA - LOGROÑO (77 Km)

En el camino los días empiezan muy temprano sobre todo para los
andarines que salen antes de que amanezca y para las 6 ya se están levantando. Yo como no tengo prisas me hago el remolón aguantando un par de horitas más. Una vez en pie me pongo la ropa de faena y a desayunar. El desayuno genial como todo en este albergue, se hace en el bar y por poco dinero te ponen unas tostadas con café y zumo que te revitalizan en cuerpo y alma.

Antes de arrancar subo un poco el sillín ya que el dolor que tenia ayer parecía más bien de llevar el sillín un poco bajo, así que lo ajusto y me pongo en marcha. Atravieso el pueblo y por su famoso puente cojo el camino rumbo a Mañeru mientras me vienen a la cabeza las durisimas rampas que hay antes de llegar. Son las 9 de la mañana y el sol pega ya con fuerza, por lo que paro para embadurnarme de protección solar y ohh!! ha desaparecido por más que busco no la encuentro, genial me ha durado un día... pues nada sigo y al poco me encuentro con el gipuzkoano que dormía junto a mi y paro para interesarme por su estado, que no era muy bueno, y ya de paso pedirle un poco de protección solar. Después de acompañarle un rato a su ritmo vuelvo a arrancar llegando hasta las rampas del infierno que recordaba antes de Mañeru y sudando como un gladiador llego arriba sin problemas.

Unos kilómetros más tarde entro en el pueblo de Cirauqui y por sus empinadas calles llego hasta la plaza,donde el camino atraviesa literalmente una casa por su portal donde puedes sellarte la acreditación. Tras atravesar la casa empieza el descenso entre calles hacia las afueras del pueblo donde hay un puente en muy mal estado donde hay que bajarse de la bici. Yo no tengo problemas para cruzar el puente, pero veo a un italiano con una bici de ruedas finas y 5 alforjas cargadas hasta arriba que no puede sacar su bici del puente, así que subo la mía y vuelvo a por él. Entre los dos conseguimos sacar ese bicitanque de allí.¡ ala! ya hemos hecho la buena acción del día!

Sigo mi camino y entrando en Lorca por una rampa de asfalto oigo que algo metálico se cae de la bici, paro a ver qué es y ... horror!! es una pastilla de freno. La recojo y jurando en hebreo me acerco a la plaza a volver a echar un ojo al dichoso freno. Esta vez pinta muy mal pero con un poco de maña y mi navaja de la mili, vuelvo a hacer un apaño. El freno suena fatal pero espero que aguante hasta Estella, allí sé que hay tiendas de bici y puedo conseguir recambios de lo contrario mal asunto, aun faltan muchos kilómetros y sin freno delantero va a ser muy complicado.

Llego a Estella sano y salvo y en la oficina de información pregunto por las tiendas de bici. Me dirijo a una de ellas y compro un par de juegos de pastillas, pero decido no ponerlas aún y ponerlas cuando me volvieran a fallar las que llevaba. Así que ya más tranquilo pongo rumbo a Irache.

A la salida del pueblo de Irache siguiendo el camino junto al santuario esta la famosa fuente del vino de las bodegas de Irache, después de probar su vino, sacar unas fotos y echar unas risas con los allí presentes arranco de nuevo poniendo rumbo hacia Los Arcos.

Los Arcos lo conozco bien ya que tiene un circuito de velocidad que suelo visitar de vez en cuando para ver carreras. Aquí después de sellar mi acreditación en un albergue hago una parada en la iglesia junto a la plaza a comer y tomar un cafecito. Empiezo a reconocer gente que estuvo por mi albergue la noche anterior y después de los saludos de rigor con el estomago reconstituido vuelvo al ataque.

Continuo pasando por Torres del río y Viana, donde hago una paradilla haciéndome un paseillo por su plaza de toros portatil montada como no en la plaza del coso. Un rato después llego ya Logroño entrando por el largo Puente de Piedra que cruza el Ebro y que da directamente a la zona vieja. Me doy una vuelta reconociendo los albergues hasta encontrar el Check In Rioja un pequeño y moderno albergue donde finalizo la etapa en bici por hoy.

Después de una buena ducha y un rato de conversación con unos compañeros peregrinos, salgo a dar una vuelta para hacer un poco de turismo y rehidratarme bien, haciendo parada obligatoria a tomar unos pintxos y chatos en la famosa calle Laurel tambén llamada senda de los elefantes, porque de aquí se sale con una trompa y a cuatro patas, jeje. Por suerte o desgracia hoy están casi todos los bares cerrados y no termino de esa manera.

Ya cenado de vuelta en el albergue nos juntamos de nuevo el grupo de peregrinos con Natxo el hospitalero y acabamos de tertulia hasta las tantas contando batallitas del camino.

Ver más external

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta