-
-
1.480 m
491 m
0
32
65
129,11 km

Vista 9005 veces, descargada 74 veces

cerca de Astorga, Castilla y León (España)

DIA 7. ASTORGA - TRIACASTELA (129 Km)

Empieza una nueva jornada y en mi cabeza seguía el pinchazo de la rodilla del día anterior. Aunque había descansado bien, sólo habían sido unas horas y aún no sabía como me va iba responder la rodilla. Lo que esta claro es que si volvía a doler como el día anterior tocaba retirada, no me fuese a hacer una avería mayor, así que hoy probaría a ver qué pasaba.

Después del desayuno toca la aburrida rutina de preparar alforjas y para cuando salgo del albergue sólo queda una bici en el guardabicis, cómo no la del amigo Raúl. Desde la puerta del albergue la escultura parece indicarme el camino que debo seguir y tras ella un espectacular amanecer, que bien se merece una foto hace presagiar un gran día. Con cuidado empiezo a rodar pero no voy muy bien de ánimos y llevo un ritmo cansino, haciendo algunos tramos por carretera junto al camino para evitar de esa manera las vibraciones, ya que de vez en cuando seguía teniendo molestias en la rodilla. Aun así continuo obstinado hacia adelante hasta llegar poquito a poco llego a hasta Rabanal del camino.

Aquí empiezan ya las rampas fuertes del puerto y contra toda lógica voy encontrándome más agusto. Vuelve el mtb de senderos y empiezo a olvidarme de la rodilla mientras voy cogiendo altura disfrutando de unas vistas espectaculares que me van subiendo más y más la moral. Al llegar a Foncebadón, ultimo pueblo antes de llegar a la cumbre, voy al limite de fuerzas pero no me rindo y continuo hasta que poco después empiezo a vislumbrar la cumbre con la Cruz de Ferro.

Por fin llego hasta ella y allí a los pies del montículo de piedras me encuentro con Juan el Valenciano que había subido por la carretera. Se queda sorprendido al verme allí ya, después de lo mal que me vio ayer y que habia subido por el sendero. Nos sacamos unas fotos y como manda la tradición deposito el monticulo bajo la cruz la piedra que había cargado simbólicamente durante mi viaje ... osea desde ayer.

El amigo Juan decide reiniciar su camino bajando por la carretera y yo como soy más cabra prefiero el sendero, por lo que después de reponer fuerzas comiendo y bebiendo comienzo la bajada por el sendero que tiene unas vistas espectaculares, que hacen que me pare varias veces para observarlas todo embobado. Cruzando Manjarin y su curioso Albergue empieza la bajada realmente fuerte y técnica del puerto. Como estas son las bajadas que me gustan vuelvo a disfrutar como un enano hasta que llego a el bonito pueblo de El Acebo con los riñones hechos polvo de tantas piedras y saltos donde hago una parada para tomar un descanso. De nuevo vuelvo a la carga y continuo la bajada hasta el siguiente pueblo Riego de Ambrós.

Al intentar cruzarlo me doy cuenta que es imposible, esta todo el suelo del pueblo levantado por obras y tiene todas las calles cortadas. Al intentar bordearlo por la carretera veo que la carretera se separa mucho del camino, por lo que vuelvo atrás y decido meterme por las obras. Como no veo a nadie trabajando por allí cruzo el pueblo entre zanjas y excavadoras hasta donde nace el sendero y vuelvo otra vez a las bajadas trialeras donde me vuelvo a divertir un montón.

Llego a Molinaseca por el sendero justo cuando el Juan el valenciano lo hace también por la carretera, juntos cruzamos su antiguo puente de piedra hasta la salida del pueblo donde yo decido parar a tomarme un merecido descanso en La Posada de Muriel con un café y un pincho mientras mis órganos internos van volviendo poco a poco a su sitio. Después del descansillo me pongo en marcha de nuevo y enseguida llego hasta un el alto desde donde puedo ver ya todo Ponferrada.

Cuando organicé el viaje como tenia un semana para realizarlo, sólo me lo preparé hasta aquí. Tenia intención de llegar hasta León o Ponferrada y dejar el resto del camino para otra ocasión pero a estas alturas del camino teniendo tan cerca Santiago es imposible dejarlo ya para otra vez y como aún me quedan días libres en el trabajo decido continuar. Avisando el lunes en el trabajo que me cogía algún día más.

Entro en Ponferrada hasta llegar a su famoso castillo templario donde aprovecho a sacarme unas fotos sin entretenerme mucho ya que ya lo conocía. Seguido pongo rumbo a la salida de la ciudad y gracias al gps la cruzo, ya que sin el sería imposible ya que las marcas desaparecen completamente por la ciudad. A las afueras hago una parada para comer en una sombra y me doy cuenta que me he quedado sin baterías tanto en el gps como en la GoPro. Baterias para el gps sin problemas tengo 2 pares más, pero de la GoPro me he fundido las dos baterías que llevaba después de tantos minutos de grabación en bajadas locas.

Continuo mi marcha con el estomago llego y a ritmo animado cruzando pueblos hasta llegar a Cacabelos donde hago una parada a sellar mi acreditación y continuar hasta Pieros donde hay dos opciones para seguir, la oficial y fácil por un sendero junto a la carretera y la variante por monte y más larga. Obviamente elijo la segunda y de nuevo me meto por unos caminos de rampas duras pero con paisajes realmente bonitos hasta llegar al bonito pueblo de Villafranca del Bierzo, donde tenia intención de hacer noche.

Me doy una vuelta por el pueblo con la bici viendo sus bonitas calles y plazas mientras busco el albergue. Cuando llego a él pienso que con lo pronto que es y lo fuerte que me encuentro podría acercarme más a algún pueblo antes de O'Cebreiro para empezar mañana a subir el puerto a primera hora desde su base. Así que sello mi acreditación cojo un poco de agua y sin pensármelo dos veces decido continuar.

El camino se vuelve fácil y rápido pese a que es un falso llano en ascenso que va junto a la carretera. Después de cruzar varios pueblos me voy acercando a los últimos antes de iniciar el puerto de O'Cebreiro y voy comprobando que todos los albergues están completos y lo único que encuentro es un hostal, pero el dueño no me ha caído muy bien y continuo. Al final llego hasta Las Herrerías donde esta el inicio del puerto de O'Cebreiro y no he encontrado donde dormir.

Son las 5 de la tarde y hace muy buena temperatura así que tengo dos opciones una volver al hostal del "simpático" o atacar O'Cebreiro después de la kilometrada que llevo. Otra vez la segunda opción me convence más ya que me encuentro muy fuerte, a tope de moral y ni me acuerdo de los dolores de rodilla. Por lo que como algo, me meto uno de los dos geles que traje para todo el camino y sin pensármelo dos veces ataco la subida del famoso puerto.

La subida la haré por carretera ya que por el sendero nadie me lo ha recomendando y por una vez voy a hacer caso. Comenzando a subir las primeras rampas empiezo a atragantarme con el dichoso gel, ya que estos hay que tomárselos con mucha agua y cuando me lo tome me quedaba más bien poca, así que sin desesperarme sigo adelante ya que veo en el gps que hay una fuente junto a la carretera un poco más adelante. Cuando llego a la altura de la fuente veo un grupo de gente en el arcén de la carretera mirando al barranco, cuando me acerco veo que están mirando un coche que se había despeñado unos cuantos metros, les comento si necesitaban ayuda pero me dicen que no, que el accidente había sido ayer y que estaban mirando como rescatar el coche. Les deseo suerte y después de quitar el reseco del gel y llenar el botellín vuelvo al ataque. El puerto de O'Cebreiro tiene un desnivel del 10-12 % constantes y sin descansos, pero con lo motivado que voy lo subo a gusto y a un ritmo bastante alegre.

Llego a un pueblito muy bonito estilo celta lleno de gente, me muevo entre el gentío viendo el pueblo hasta
que me paro y pregunto a una señora si faltaba mucho por subir, a lo que la señora me mira con cara rara y me dice ¿subir a dónde? a O'Cebreiro le digo y riéndose me dice que ya estoy en O'Cebreiro que no hay nada más para arriba allí. Yo sorprendido por lo fácil que se me había echo la subida, me sale una sonrisa de oreja a oreja y me voy hacia la ermita a visitarla y sellar mi credencial. Allí el párroco me dice todo serio que no sella a peregrinos en bici, yo me quedo a cuadros y al momento se echa a reír y me sella la credencial, que simpático el cura, jeje. Después de sacar las fotos de turno y disfrutar de las vistas, como allí no hay sitio donde dormir me pongo en marcha, ya que sé que después de O'Cebreiro hay otro subir otro pequeño puerto, el alto do Poio, antes de que empiecen las bajadas y empezaba a hacerse tarde.

Tras un pequeño descenso por carretera vuelvo a los caminos ascendiendo de nuevo y cruzando los típicos pueblitos ganaderos hasta llegar a Padornelo, dónde tras unas durisimas rampas donde bajo por primera vez de la bici llego al alto do Poio. Una foto típica al cartel del puerto y sin demora empiezo el descenso. La bajada transcurre paralela casi todo el rato a la carretera hasta llegar a Fonfria donde paro en un pequeño albergue con una pinta muy buena a preguntar si habia sitio y si daban de cenar, ya que por allí había visto que había mucho más. Me dicen que si que había sitio pero que la cocina iba a cerrar en unos minutos. Les comento que si me esperarían a que me duchara al menos para la cena y como me dice que no, pues pregunto que a cuanto estaban los siguientes albergues, me dicen que en Triacastela que estaba a unos 15 km, pero que todos eran en descenso y que en bici no tardaría mucho. Por lo que me vuelvo a montar en la bici y vuelvo al ataque. Las bajadas de nuevo super divertidas y rápidas, pese a que ya el sol esta bajo y las sombras me pegan algunos sustos de vez en cuando.

Al pasar por entre unas vallas veo un rebaño de vacas que va caminando por él y al otro lado de la valla esta el vaquero. Reduzco la marcha poniéndome detrás de ellas, pero se ponen un poco nerviosas no sé si por mi presencia o por los gritos del vaquero y cuando intento adelantarlas pasando entre ellas despacio la ultima se me cruza y me la como de frente yéndome al suelo pegándome un buen arrastrón. No me hago nada de

Ver más external

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta