Tiempo en movimiento  5 horas 59 minutos

Tiempo  6 horas 44 minutos

Coordenadas 8506

Fecha de subida 22 de septiembre de 2019

Fecha de realización septiembre 2019

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
1.297 m
506 m
0
19
38
76,91 km

Vista 105 veces, descargada 1 veces

cerca de Caravaca, Murcia (España)

De nuevo un domingo más, nos disponemos a disfrutar de una mañana pura de BTT, rodando por el Noroeste Murciano. El objetivo de hoy es realizar un recorrido por la zona de los quemaos y la Muela, en principio una ruta larga a la vez que exigente, sobre unos 80 km. que sirvan de apoyo para el objetivo para este año 101 KM- RONDA 2018.

Para ello madrugamos un poco más de lo habitual, acudiendo a nuestro lugar habitual de salida en el Templete de Caravaca, un buen grupo intrépidos bikers; Juanito, Carlos "tapi" , paco mallorqui, Antonio, Santillana y uno mismo.

El día en principio se presenta bien, buena temperatura, despejado, ausencia de lluvias, aunque con mucha calima que nos acompaña durante los últimos días, esto pueden que dificulte la visibilidad en los paisajes y nuevos horizontes que son una verdadera ilustración a nuestros sentidos.

Iniciamos la marcha con dirección a Moratalla, decidimos comenzar a rodar, siguiendo la carretera comarcal hasta Moratalla trás unos 13 kilómetros, una vez en el pueblo, giramos a la izquierda dirección Camping de la Puerta, a unos km. a la derecha hacia el Cortijo de Rojas, perfectamente identificado con una señalización, descendemos hacia el río Alharabe, entre huertas repletas de olivos, almendros y albaricoqueros, salpicada de cortijos y nuevas casas de campo, Molino del Comendador, cortijo el duque, cortijo Guitero, etc, muchos de ellos aprovechados para el turismo rural que aporta unos buenos recursos a esta zona tan deprimida del noroeste murciano, cruzamos el río que en estas fechas debería de llevar algo más de agua, pero este invierno ha sido muy duro y las precipitaciones han brillado por su ausencia por lo que casi baja seco.

Ascendemos dejándonos el cortijo de Rojas a la derecha, los almendros lucen su verdor característicos por estas fechas, y la cosecha de almendra de momento parece que va a ser buena. En el siguiente cruce nos desviamos a la izquierda, por el cortijo del corral de lentiscar, comenzamos el ascenso, ya divisamos la inmensidad de esta sierra moratallera, caída en desgracia después del gran incendio del 1994, hecho que costará recuperarse, algunos no veremos de nuevo el manto verde de pinos que vestía antaño la misma, una verdadera pena medioambiental.

Ascendemos por la pista, ancha y bien conservada hasta el primer collado donde se encuentra una fuente de agua, la subida es llevadera, aunque con cierto desnivel, la temperatura aquí es buena, y vamos abrigados un poco más de la cuenta, esta ladera con vistas al Este siempre es algo calurosa y exenta de viento por lo que comenzamos a sudar las primeras gotas gordas, la marcha es constante.

Rodeamos el Peñón del Serrano, rodeamos de todo tipo de matorral mediterráneo en pleno explendor en estas fechas, aprovechado por los apicultores que salpican estas laderas con colmenas, de las que luego aprovecharemos su miel para endulzar de manera natural nuestras infusiones, cafes, alimentos etc., los pinos algunos comienzan hacerse ver, aunque muy muy lentamente, salpicados con algunos ejemplares que milagrosamente se salvaron del fuego, llegamos a lo alto del collado, dejándonos el pico del Cerezo a nuestra derecha, las vistas podemos decir que son más que impresionantes, todo el valle de Moratalla, abarcando todo el horizonte, incluso en días muy claros podríamos divisar el mar.

Esta pista cumbra sobre los 1000 mtros. de altura por lo que empezamos a acumular ya un desnivel aceptable en el km. 25 del recorrido, desde aquí ya podemos divisar hacia el norte la segunda gran subida del día el collado de la Muela, aunque para ello todavía tenemos que recorrer unos cuantos km. rodeando el valle, ya que los dueños de estas fincas hay cercado y prohibido el paso, por un acceso que nos hubiera facilitado llegar más directo, teniendo que recorrer más de 5 km. de nuevo, descendemos dirección a la pista principal de las Murtas, el camino nos dejara en la Casa Forestal, seguimos la pista a la derecha hasta ascender y sortear el collado, realizando una bajada, hasta encontrarnos un primer camino a la izquierda, no tiene perdida es el único visible, y comenzamos a decidir las dos alternativas de subida a la Muela que tenemos una a la izquierda que no hemos subido ninguno, y que denota un desnivel y unas rampas demasiado exigentes, y otra a la derecha que en principio y no exenta de desnivel nos parece más asequible, paramos a reponer fuerzas observando en el horizonte lo que nos espera más adelante, momento en el que escuchamos a un todo terreno que sigue por la misma dirección que nosotros, nos saludamos y hablamos con él si conoce la zona y que sería más accesible para subir a la Muela, nos comenta que el camino de la izquierda se encuentra cerrado, vallado y prohibido por los dueños, a lo que no nos queda más alternativa que coger la pista de la derecha, cruzamos el arroyo de las Murtas, que como no va seco, y ascendemos en unos 3 km. casi 300 mtros de desnivel acumudado, y que efectivamente las rampas son continuas y exigentes, además con bastante bochorno el sol pega bien y con ausencia de viento.

Una vez coronados, y con el pico de la Muela a nuestra izquierda, y por supuesto seguimos observando las heridas profundas muy profundas, originadas por el incendio de esta sierra, vamos siguiendo el carril en dirección al cortijo de la Muela, vadeado a esta altura de almendros, que más bien parecen una feria, cercados y sorteados de distintos utensilios llamativos, para auyentar a los animales que puedan dañar las zonas cultivadas.

Aquí las vistas ya se mezclan, entre la inmensidad de la sierra de la Muela a la izquierda divisando en todo lo alto su farallon rocoso asomando por toda la cresta, y el valle también donde casi se pierde la vista, con Ferez, Socovos, Letur, Elche de la Sierra, Benizar, incluso el pantano del tranco, a nuestros pies, asomando los calares del río Mundo, incluso la zona de Sierra de Segura, que en días claros no como hoy, incluso se aprecia con cierta claridad el mítico Puntal de la Misa. Nos encontramos con el cruce que asciende al alto de la Muela, en principio este era mi objetivo, pero las fuerzas ya comenzaban a escasear y el tiempo de vuelta también, además la vista y el desnivel allí en lo alto nos entró un poco de respeto, aunque después nos arrepentimos de no haberlo intentado; en fín otra vez sera este no se escapa; continuamos en dirección al cortijo del Bañador, con Benizar y el Castillo al fondo, aquí cogemos a la izquierda el último camino o senda a la izquierda en dirección al Calar de los Pinos Blancos, y caseta de la Atalaya, y una vez aquí a 1150 mtros de altura, viene lo duro, muy duro, un ascenso hasta los 1315 mtros, en poco más de 800 metros con rampas de hasta un 30% continuas, que nos hace irremediablemente echar pie a tierra, presentándose para nosotros demasiado duras para seguir encima de la bicicleta pedaleando, por que las sorteamos a pie, disfrutando de la subida con la vista puesta en el collado que se divisa ya cerca.

Conseguimos coronarlo como no, aquí la vegetación de alta montaña, se va apreciando a nuestro alrededor, con los famosos cojines de monja, y algunos pinos blancos, sueltos que se salvaron milagrosamente, y que dejan huella de lo que en otro tiempo sería esta ladera de la sierra, simplemente impresionante.

Una vez aquí, cogemos el camino ya de bajada, por collado Quintero y Casa de Quintero, apreciando claramente a nuestra derecha la senda, que nos hubiera dejado si llegamos a coronar la Muela, pero como he comentado antes otro día será.

Llegamos hasta el mismo puerto de Benizar, donde la intención era seguir con dirección a Fotuya y la Risca, para volver por Campo de Bejar, pero decidimos darnos una mención bajando todo el Barranco de Hondares, que se encontraba casi seco para esta época en la que suele relucir todo su explendor, aunque este año no va a ser, el descenso se ha presentando bastante técnico, ya que el camino esta muy roto, suelto y peligroso, al pasar por las pozas de Bagil, hay un grupo de personas que aprovechan estás cálidas aguas para darse un primer baño de primavera.

Nosotros seguimos dirección al Camping, Moratalla y por la via Verde hasta Caravaca, donde terminamos cansados, con casi 80 km. en las piernas y con muy muy buenas sensaciones.
foto

Foto

foto

Foto

foto

Foto

foto

Foto

foto

Foto

foto

Foto

foto

Foto

foto

Foto

foto

Foto

2 comentarios

  • Foto de mallorquin

    mallorquin 24-sep-2019

    Excelente mañana de MTB en compañía de muy buena gente.
    El recorrido es de los más bonitos que se puedan ver en nuestro entorno de Caravaca y Moratalla. También de los más exigentes.
    Muchas gracias a todos y en especial a Miguel que siempre nos guía por lugares increíbles.

  • Foto de MIGUEL CARAVACA

    MIGUEL CARAVACA 24-sep-2019

    Gracias, todos somos un equipo.

Si quieres, puedes o esta ruta