• Foto de CENTRE BTT EL VALLE. RUTA 5 (COFRENTES): 'La Chirrichana'
  • Foto de CENTRE BTT EL VALLE. RUTA 5 (COFRENTES): 'La Chirrichana'
  • Foto de CENTRE BTT EL VALLE. RUTA 5 (COFRENTES): 'La Chirrichana'
  • Foto de CENTRE BTT EL VALLE. RUTA 5 (COFRENTES): 'La Chirrichana'
  • Foto de CENTRE BTT EL VALLE. RUTA 5 (COFRENTES): 'La Chirrichana'
  • Foto de CENTRE BTT EL VALLE. RUTA 5 (COFRENTES): 'La Chirrichana'

Coordenadas 1498

Fecha de subida 14 de mayo de 2011

Fecha de realización octubre 2009

-
-
1.543 m
378 m
0
10
21
41,4 km

Vista 4329 veces, descargada 239 veces

cerca de Casas de Alcance, Valencia (España)

La presente propuesta nos va a permitir conocer las vertientes septentrionales del Valle de Cofrentes. Si con la ruta 9 comenzamos en Ayora siguiendo el río Cautabán desde su cabecera, en este itinerario conoceremos en profundidad las montañas que cierran el Valle.

Como cualquier excursión que se inicie en el fondo de un valle, hay que empezar subiendo. Por tanto un calentamiento previo no vendrá mal, sobre todo si partimos temprano y es invierno. Aún así, las temperaturas en el Valle suelen ser en general, bastante moderadas, sobre todo por estar a resguardo de los vientos del norte y del oeste. Una vez cruzado el puente sobre el río Cabriel, nos desviaremos a la derecha para bordear, en un primer tramo, el embalse que forma la confluencia del Júcar y el Cabriel. A la altura del Campo del Cura, una antigua zona de acampada, hoy de esparcimiento, que se acondicionó en los años setenta junto al embalse, comenzamos por pista asfaltada el ascenso en dirección al Oroque, según indica un cartel en el mismo cruce.

El Oroque es una partida de Cofrentes y en este tramo, coincidimos en el mismo camino. La pista forestal forma parte también de los caminos rurales que fueron asfaltados para mejorar los accesos al valle. La subida, aún siendo asfaltada, no está exenta de cierto encanto pues circulamos entre bancales de olivos y formaciones kársticas que van ganando en intensidad a medida que ganamos altura. En el kilómetro cinco de nuestra ruta, pasamos junto a las salinas de San Javier, al fondo del barranco del Tollo. La salinas fueron explotadas hasta bien entrada la década de los noventa, y de ellas se extraía sal que era utilizada con finalidad alimentaria, industrial y para evitar que se formase hielo en las carreteras. El conjunto está formado por una serie de depósitos escalonados de piedra y separados por madera para aumentar la efectividad de la evaporación y el secado, contando con varias balsas para el almacenaje del agua y un pozo para la extracción de la misma.

El paisaje a partir de aquí va adquiriendo diversidad a medida que se va abriendo. Aparecen las primeras viñas y la influencia de Requena cada vez es más evidente, tanto en la forma de cultivarlas, como en la propia disposición de los campos.

Llegamos a un cruce importante que seguiremos hacia la izquierda, dejando la pista del Oroque a nuestra derecha. Nosotros ahora iremos buscando la carretera que pasa por la fuente de la Chirrichana, al final de la cuesta, o al principio, si se entra hacia el valle. Estamos en el kilómetro 7,78 y a pesar de la poca distancia recorrida desde el centro de acogida, el paisaje ha cambiado radicalmente. Hemos ganado altura, los campos de olivos han pasado a convertirse en bosques de pinos, y los pinos envuelven los primeros viñedos. Llegamos a una casa de labranza abandonada, que queda a nuestra derecha, y aquí mismo, si bajamos hacia la izquierda unos metros, está la fuente del Tollo. Es pronto para reponer agua, pero no está de más que bebamos un poco antes de continuar.

Salimos pronto a la carretera, que cruzamos, y unos metros más adelante en dirección Requena, nos volvemos a salir, esta vez hacia la izquierda. En este cruce se encuentra la casa de los peones camineros que se denomina también, alto de la Chirrichana. El curioso nombre lo toma de una fuente algo más abajo, pero en el mismo altiplano, junto a la cual pasaremos más adelante.
Aquí el camino circula por los márgenes de los viñedos y los retazos de bosque. Sube y baja, remontando alguna pequeña barranquera sin apenas desnivel. En algunos tramos está mejor, otros en peor estado, pero en ambos casos, este camino es una verdadera delicia para el ciclista montañero. No está de más recordar que hemos de ser respetuosos, tanto con el entorno como por sus habitantes si nos cruzamos con algún agricultor realizando su trabajo. También podemos encontrarnos con algún pequeño tractor en el camino.

En un primer momento, y antes de comenzar el descenso hacia Casas del Río, el camino es muy aéreo, y sobre todo, bien trazado entre campos de almendros y algún olivar. El terreno en algunos tramos es frágil y está deteriorado por las escorrentías, con bastante piedra suelta. Al inicio del descenso entre bosques de pinos, el camino parece que de un momento a otro, vaya a desaparecer y a la altura del kilómetro 15,69 hay un desvío importante que debemos mencionar. Este tramo es un trayecto de ida y vuelta, a este mismo punto, con la finalidad de conocer el mirador del Puntal, un extraordinario espolón cubierto de pino carrasco y enebros, donde podremos contemplar la totalidad del valle. Este desvío es por supuesto, opcional, pero está contabilizado en el rutómetro. La senda es ciclable salvo algún pequeño tramo con piedra suelta, pero totalmente llana en todos los casos. El recorrido total entre ida y vuelta hasta este mismo punto es de apenas un kilómetro y seiscientos metros, por lo que en bici apenas son unos minutos que compensan, con creces, la visión desde el mirador.

Estamos de nuevo en el kilómetro 17,37, ya de vuelta y seguimos nuestro camino en descenso. Volvemos a un paisaje abierto de viñedos y pasamos junto a unas ruinas y muy cerca, por un camino con marcas de paso de ganado, se encuentra la auténtica fuente de la Chirrichana, la que da nombre al alto junto a la carretera. Estamos ya en el kilómetro 19 de nuestra ruta. Seguimos por un tramo de antiguo camino entre carrascas de buen porte hasta salir al asfalto. Esta misma carretera, si quisiéramos acortar nuestra ruta, nos lleva de bajada, a Casas del Río. Este tramo de asfalto que también seguiremos de momento, nos adentra en el término municipal de Requena. Estamos en el altiplano y llegamos a una aldea en ruinas, momento que nos desviamos entre ellas para volver de nuevo, a los caminos de tierra. Inmediatamente nos dejaremos este camino de tierra entre viñedos y retazos de bosque para bajar por una preciosa senda, que desciende metida entre el bosque. Es posible que haya sido mejorada y ampliada, pues en nuestra vuelta de reconocimiento vimos ciertas intervenciones de limpieza. Por ello, entre este punto y la aldea de Casas del Río conviene fijarnos especialmente en las indicaciones del rutómetro, y a ser posible, el track, ya que las señalizaciones y postes de madera pueden haber sido destruidos.

Tres espectaculares tramos de senda haremos en descenso, sin pérdida posible si seguimos el rutómetro, y también, el sentido común. Aquí el road-book es imprescindible. Llegamos al kilómetro 25,33 después de un tramo apasionante y divertido de sendero cuya longitud total apenas supera los tres kilómetros. Es una trialera técnica, sin peligro si tomamos todas las precauciones y bajamos de la bicicleta cuando sea necesario. También, y esto es muy importante, debemos ser respetuosos en la circulación por este tramo, evitar ir a una velocidad excesiva, derrapar, y circular con precaución para evitar la erosión y alterar el ecosistema. También bajar de la bicicleta si nos cruzamos con algún senderista.
Ya fuera de la senda, junto a unos campos transformados, volvemos a desviarnos para adentrarnos en un tramo de bosque húmedo donde cruzamos un pequeño barranco rebosante de vegetación y con señales evidentes de afloramientos de agua. Las especies palustres nos indican la presencia de este manantial. Grandes matas de lentisco parecen a veces querer ocultar nuestro sendero, que serpentea entre ondulantes y divertidos toboganes. Se trata de una zona endorreica donde surgen manantiales que aunque no se ven, pueden sentirse. Estamos cerca de Casas del Río y todos estos afloramientos indican la rotura del zócalo de la meseta y su dirección hacia el fondo del río Cabriel.

Llegamos a Casas del Río, aldea perteneciente al término municipal de Requena, y precisamente por la calle del mismo nombre y siguiendo posteriormente a la derecha, la calle de la Escalera, llegamos a la Noria de Casas del Río. Después cruzaremos el río Cabriel por un puente de hormigón. Seguimos ahora río abajo por su margen derecho en sentido de la marcha, por la vertiente contraria a la aldea y nos adentramos en un extraordinario y completo bosque de ribera por donde circula un sendero acondicionado para caminar. Por eso, en este tramo hemos de ser especialmente respetuosos, tanto por la gente con la que nos podemos encontrar, como por el hecho de que estamos dentro de un parque natural.

Tras este delicioso y relajante camino entre chopos, tamarindos y sauces al camino principal que viene de Cofrentes y lleva hasta Casas del Río. Es la coincidencia con la ruta 1, las aldeas de Basta y Alcance, cuyo tramo ya describimos al principio de la guía. Tan solo destacar que, a la altura del salto de Basta, ascendemos por asfalto como si nos fuésemos al Balneario o al poblado de Hidroeléctrica para desviarnos a la altura de una casa por una senda a nuestra izquierda. Esta senda, marcada como PR (Sendero de Pequeño Recorrido), nos lleva de nuevo al margen derecho del Cabriel tras un divertido tramo entre un bosque de pinos.

A la altura de una casa salimos al camino que, un poco más adelante, asciende también al Balneario (ruta 2 pero a la inversa). Nuestro cuerpo ya nos pide volver, y llegar de nuevo a Cofrentes. El camino, también indicado como PR (Sendero de Pequeño Recorrido), nos lleva, al ritmo tranquilo de las aguas del Cabriel, de nuevo a nuestro punto de partida, tras el último ascenso a las primeras casas de Cofrentes.

4 comentarios

  • correoraulin 07-jun-2011

    alguien la ha hecho?

  • Foto de keto

    keto 22-ago-2011

    yo con unos amigos intentare hacerla este finde, eso si tempranito con mucha agua y sabiendo que vamos a pasar muxa calor

  • Foto de Alfonso Pitarque

    Alfonso Pitarque 26-mar-2012

    Gracias por compartir esta preciosa ruta. La hemos hecho en Marzo de 2012 y nos ha encantado. La única dificultad estriba en una senda descendente antes de llegar a Casas del Río donde hay que arrastrar la bici durante 1 km aprox.

  • m.aliaga 10-sep-2014

    Esposible hacer la ruta con una bici solo con suspensión delantera? He leído que hay tramos con piedras no se si es un terreno demasiado agresivo o se puede soportar



Si quieres, puedes o esta ruta