Tiempo en movimiento  2 horas 5 minutos

Tiempo  2 horas 56 minutos

Coordenadas 2946

Fecha de subida 27 de marzo de 2019

Fecha de realización marzo 2019

-
-
253 m
8 m
0
4,9
9,8
19,64 km

Vista 42 veces, descargada 1 veces

cerca de Denia, Valencia (España)

Hace unos años recorrí este trazado con mi 29er rígida y aparte de machacarme la próstata durante un rato largo por el empedrado irregular del Camí de la Colonia decidí, como tantos otros nativos, ver hasta dónde podía ser ciclable. Y es ciclable hasta la Cova del Camell. Ahora bien, una vez allí el sendero continúa salvando un barranco de 37 metros de desnivel. Ante este obstáculo tienes dos opciones: darte la vuelta o echarle un par de huevos y cargarte la bici al hombro. Yo por aquel entonces escogí lo primero. Pero era una rígida. Hoy tengo una doble de aluminio 27,5+ de 16kg.

Soberano, es cosa de hombres.
Así que hoy, cuando he salido, sabía perfectamente que no se me iba a resentir la próstata pero no tenía ni idea de cómo iba a volver a repetir la "hazaña".

Sin prisa, tengo toda la mañana.
Como muestran las fotos, recorrer el camí de la Colonía es una gozada. Las vistas, la suave brisa marina, una auténtica evasión. Pero al final el camino se acaba y te topas con el barranco.
Si decides subirlo, mejor despacio. Sin prisa. Descansando, guardando el equilibrio. Hay que asegurar la bici en los salientes de las piedras. Respirar. Cambiar de postura. Agarrar el cuadro por la izquierda, luego por la derecha. Mejor si no llevas calas pues las piedras están pulidas de tanto transitar hordas y hordas de senderistas domingueros. Mejor una buena suela con tacos que te sujeten bien a la ladera del barranco mientras te contorsionas tú y la puta bici. Y al final lo consigues.

Desgraciadamente, el sendero que viene a continuación es poco rodable, al menos para mí. Es bastante incómodo y además está sumergido en matorral. Pero dura poco y una vez superado comienza la segunda parte de la ruta que es a lo que hemos venido.

Descendemos por pista forestal, enlazamos con un senderito muy bonito paralelo a la carretera para evitar los coches y enseguida nos metemos de lleno en Les Planes.

Pepinos de piedra incrustados en la tierra arcillosa, paisaje, y por último el bajadón del Pueblo Fantasma antes de llegar al paseo de las Rotas. El perfecto colofón endurero para el final de la ruta.

Que aproveche.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta