Tiempo  3 horas 20 minutos

Coordenadas 3328

Fecha de subida 2 de enero de 2017

Fecha de realización diciembre 2016

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
812 m
636 m
0
14
27
54,17 km

Vista 377 veces, descargada 18 veces

cerca de Sacromonte, Andalucía (España)

Datos Básicos del Cubillas
Cuenca: Guadalquivir
Provincia: Granada
Situada sobre el río Cubillas, en los municipios de Albolote y Atarfe, en la provincia de Granada. Enclavado entre Sierra Elvira, las montañas de Colomera y Sierra Harana
Tipo de Pantano: Materiales sueltos homogenea
Año de construccion: 1956
Superficie: 194 ha

El Cubillas no tiene un nacimiento definido, procede de arroyos y surgencias de sierra Arana, que se unen en un único y pequeño cauce al que llega el río Píñar, que en realidad cambia su nombre por el de Cubillas y, desde el puente de Bular, al oeste de la localidad, inicia su descenso y fertiliza tierras colonizadas desde el neolítico. Recibe múltiples aportes de barranqueras y correntías hasta la cabecera del pantano, ubicado en el mismo lugar donde, de forma natural, el cauce se embalsaba en épocas de lluvias y continuaba su camino hasta encontrarse con el cauce del río Colomera como hace ahora aguas abajo del aliviadero, al que es posible llegar a través de los pinares que parten desde la antigua carretera de Madrid, o directamente desde la que accede a la localidad de Caparacena, que atraviesa el Cubillas a solo unos 200 metros del desagüe del embalse.
La laguna naturalizada es hábitat de truchas y carpas, de aves acuáticas, flora especializada, como juncales, carrizales y arboledas típicas de espacios húmedos, como álamos, tarajes y sauces, un lugar donde es posible observar la presencia de mamíferos, como zorros, jinetas y tejones que se acercan a las aguas para beber y cazar. Es también zona habitual de descanso de ánades azulones, de garcillas y a veces de martinetes y garzas reales que aprovechan los grandes árboles como oteaderos y refugio.
La masiva presencia humana en las riberas del pantano, sobre todo en verano se extiende también hasta la laguna del aliviadero, que es utilizado como zona de baño a pesar del peligro evidente que genera la cascada y las resbaladizas algas que tapizan el canal. Pero la naturaleza impera en un espacio que ha recuperado y asimilado, que se convierte en la antesala de un cauce que desde el aire se asemeja a una serpiente verde dibujada por densas masas vegetales que zizaguean durante 22 kilómetros hasta llegar al Genil, el camino que hicieron los romanos entre sus tierras de Iznalloz y el Soto de Roma, en Romilla.
El río Cubillas, que recibe aguas del Colomera, llena la gran cubeta del embalse, que no es tan profundo como parece y solo llega a 20 metros, lo que aporta riberas de escasa pendiente y, por tanto, ideales para una gran cantidad de especies animales y vegetales que encuentran en las orillas un hábitat perfecto a pesar de la presencia humana, que cada vez se hace más masiva e insostenible.
Tras su construcción, que se inició en el año 1939 y comenzó a acumular agua en 1955, las tierras de parte de su entorno más próximo se convirtieron en bosques de pinares que fueron plantados con fines de explotación maderera, pero que con el tiempo han logrado naturalizarse de tal forma que ya se pueden considerar parte fundamental del paisaje natural de esta zona, situada al noroeste de la capital granadina, en el municipio de Albolote. Los bosques, a pesar de que fueron creados con árboles demasiado juntos unos de otros con el objetivo de que crecieran rectos y alcanzasen gran altura, han generado ecosistemas propios, espacios de matorral donde se refugian una gran cantidad de especies de vertebrados, desde micromamíferos a reptiles y aves forestales, que además de disponer de agua de forma permanente, aprovechan la vegetación para protegerse y comer.
Observar aves
La presencia de grandes aves acuáticas es habitual en la ribera izquierda, aguas abajo, del embalse. La lámina de agua de Cubillas se ve surcada por las estelas de los enormes cormoranes. Refleja el vuelo de estas aves de color pardo, casi negro, con más de metro y medio de envergadura de alas, que han formado en el embalse una de sus poblaciones más importantes en la provincia de Granada. Se les puede observar cuando se posan sobre las ramas de árboles que sobresalen de las aguas, y otean el horizonte o extienden sus alas para que se sequen al sol.
Junto a las orillas, entre los tarajes y sauces, esperan las garzas reales, majestuosas, de color grís y blanco, con sus largos picos ribeteados de amarillo. Alzan el vuelo ante la presencia de cualquier peligro. Estas dos especies buscan peces con los que alimentarse, aunque no rechazan otras dietas como ranas e incluso huevos y pollos de aves más pequeñas.
La cola del embalse es la zona más indicada para la observación de aves. La escasa profundidad genera espacios con vegetación lagunar, donde nadan y vuelan grupos muy numerosos de fochas, ánades y somormujos. También hay otros hábitats en orillas más pantanosas y enfangadas, ideales para las aves limícolas, y especies más habituales de marismas, como archibebes, andarríos, agujas e incluso cigüeñuelas. Un espacio natural que se ha convertido en una ‘estación de servicio’ para las aves en sus migraciones, y que muchas de ellas han elegido también para nidificar y reproducirse.
Paseo circular
Una forma de apreciar la riqueza natural que rodea al embalse de Cubillas es recorrer la vía que de forma circular parte desde la cola del pantano, en la antigua carretera de Madrid, y se dirige hacia la capital granadina, paralela al trazado del ferrocarril Granada-Jaén. Este recorrido se interna entre los pinares, la mayoría de ellos muy deteriorados, pasa junto a la vieja Estación de Calicasas y mantiene siempre a su derecha las orillas del pantano, donde entre los arbustos ribereños, están los mejores puntos para la observación de aves.
Otro de los recorridos interesantes es situarse junto a la presa del embalse, en la antigua N-323 (Granada-Jaén) pasados los restaurantes, y caminar junto al borde del desagüe hasta llegar a la cascada que forma el aliviadero del pantano. Es disfrutar del sonido del agua como fondo, al que se unen los cantos de llamada y alerta de las pequeñas aves forestales, herrerillos, mitos, carboneros y las coloristas abubillas.
Una explosión de vida junto a aguas que se antojan espejos.
La zona que rodea al Pantano de Cubillas está cubierta por pinares de repoblación, en su mayoría plantados para la tala y con ese fin fueron ubicaos muy juntos de manera que crecieran muy rectos, pero eso ha dificultado que este bosque crezca de manera sana, ya que la luz no llega al suelo y nada crece debajo de ellos, además de la acidez del suelo por la acumulación de acículas de los pinos que también impide el desarrollo de otras plantas. El resultado es un conjunto de árboles en un estado deplorable, a punto de desmoronarse. En algunas zonas se realizan talas selectivas para resolver parte del problema.

Junto al agua podemos ver tambien algunos tarays y eucaliptos junto a vegetación de ribera como enea (Typha dominguensis), caña (Arundo donax) y carrizo (Phragmites australis)
En el entorno que rodea el pantano podemos ver una mezcla de zonas de cultivos, alamedas y terrenos baldíos, caseríos abandonados.
En algunos puntos especialemente cerca de cursos de agua encontramos vegetación de ribera más desarrollada, zonas de juncos y saucedas, rosales silvestres, zarzamoras etc. En algunos puntos se pueden ver encinas, quejigos y coscojas junto a retamas aulagas y jaras en una aproximación a lo que debió existir antes de las repoblaciones.
Las zonas recreativas han provocado un gran deterioro del entorno siendo muy frecuente encontrar basuras en todo el ámbito del embalse. Los ruidos de las motoras, motos acuáticas y alas delta contribuyen a que la sensación de abandono se intensifique. Caminos mal cuidados y zonas de autentico desorden con acampadas masivas y sin control alguno completan el panorama de una zona que podría ser idílica y que dista mucho de serlo.

A pesar de la negativa influencia humana, el pantano de Cubillas y su entorno forman parajes cargados de biodiversidad, tanto vegetal como animal. Se ha convertido en una de las zonas clave para la observación de aves en la provincia de Granada, ya que sirve como estación de paso en migraciones y espacio para nidificación de algunas especies.

Las rutas e itinerarios a través de los bosques de pinares y las riberas del pantano ofrecen recorridos naturales de gran interés paisajístico, faunístico y botánico.

Si necesitas información, con mucho gusto te la envío.


Travesia en BTT por Sierra Nevada

Ver más external

foto

Albolote

Pista
foto

Apeadero Calicasas

foto

Cjo. Los Prados

Cañada de Los Prados
foto

Cubillas

Cañada Real Del Llano de Las Taulas
foto

Deifontes

foto

El Chaparral

Línea de Manzana
foto

Granada

foto

Las Taulas

Camino de Iznalloz
Waypoint

Maracena

Gr-3417
foto

Peligros

6 comentarios

  • Foto de Calandraka

    Calandraka 12-ene-2017

    He realizado esta ruta  ver detalle

    Ideal para rodar, pues aunque en el perfil se vea subida, no hay nunguna rampa que de problemas. Bonita ruta

  • Foto de Polosur

    Polosur 13-ene-2017

    He realizado esta ruta  ver detalle

    Buena zona para hartarse de rodar y en cualquier época del año

  • Foto de Panza Burra

    Panza Burra 14-ene-2017

    He realizado esta ruta  ver detalle

    La ida es muy entretenida, pero la vuelta por carretera nos ha gustado menos. De todos modos merece la pena

  • Foto de Sendasbike

    Sendasbike 14-ene-2017

    He realizado esta ruta  ver detalle

    Como ya han comentado algo pesada la vuelta, pero ha merecido la pena

  • Foto de blincacequias

    blincacequias 15-ene-2017

    He realizado esta ruta  ver detalle

    Bonita, pero la de basura que hay en toda la inmediación del Cubillas es vergonzoso

  • Foto de blincabalates

    blincabalates 07-feb-2017

    He realizado esta ruta  ver detalle

    Muy bonita y rodadora

Si quieres, puedes o esta ruta