Tiempo  3 horas 44 minutos

Coordenadas 2179

Fecha de subida 3 de junio de 2018

Fecha de realización junio 2018

-
-
1.448 m
1.091 m
0
8,7
17
34,64 km

Vista 60 veces, descargada 2 veces

cerca de Caserío Prado Negro, Andalucía (España)

Varias fuentes y vereas por la Sierra de huetor, lo mas complicado subir una parte del Darro que no es ciclable.
--------------
La vegetación del parque natural es propia de la montaña media mediterránea, con casi todas las variantes de especies, formaciones y comunidades que corresponden a la clase a la que pertenece. El factor que más influencia tiene en la vegetación del parque natural es la acción antrópica, pues a través de una dilatada secuencia histórica ha cambiado enteramente la vegetación potencial por una vegetación que muy poco se parece a aquella en su manifestación paisajística.

Las principales formaciones vegetales en el parque natural son los encinares, quejigales y acerales, melojares, bosques de ribera, pinares autóctonos y de repoblación y las formaciones arbustivas. Actualmente sólo existen algunas manchas de encinares de cierto interés en el interior del parque natural. Las mayores extensiones de encinas (incluyendo las adehesadas) se encuentran en la zona noreste, desde las zonas aledañas a la autopista hasta los límites cercanos a Prado Negro por el norte y al Pico del Retamar por el sur.

Los quejigales y acerales no forman bosques desarrollados, pero su carácter residual les otorga una singularidad regional que les confiere gran importancia dentro del parque natural, ya que son indicadores de las condiciones climáticas más húmedas. Las principales manchas se ubican alrededor de los barrancos y cabeceras del río Fardes, al sur y este de Prado Negro, aunque menudean grupos reducidos y ejemplares sueltos entre pinos y encinas por todas las umbrías y zonas rezumantes del espacio protegido.

Los melojares en estado maduro forman bosques de robles que pueden estar acompañados de quejigos, serbales o durillos. Aparecen de forma ocasional en la umbría de Fuente Fría, en el seno de una masa repoblada con pinus pinaster.
Los bosques de ribera son auténticas islas botánicas y faunísticas. La fauna mediterránea los utiliza, además, como bebederos en la estación seca y como lugares de tránsito y refugio. En estos bosques las especies dominantes son los sauces, que ocupan los lechos y márgenes de los arroyos encajonados sometidos a un fuerte estiaje. En lugares donde existen pequeños ensanchamientos aparecen chopos y fresnos. Los álamos híbridos suelen encontrarse en los cultivos de chopos y acondicionamiento de zonas recreativas.
Los pinares autóctonos se sitúan sobre pendientes muy acusadas.
Son característicos los situados en el Barranco del Peñón de Víznar y entre Huétor Santillán y el Puerto de la Mora. Los pinares de repoblación son los bosques más abundantes del parque natural y ocupan los dos tercios más occidentales del espacio protegido.
------------
En la Sierra de Huétor, entre farallones, tajos y agujas pétreas, el agua se oculta taladrando grutas y simas esperando el momento de ver de nuevo la luz en manantiales, que igual sacian la sed de reyes que preñan buen pan para sus gentes.

Huétor es la suma de pequeñas sierras que, asomándose a modo de balcón sobre la vega de Granada, se suceden y elevan paulatinamente hacia el noreste hasta topar con Sierra Arana, telón de fondo que presenta las mayores cotas. Su relieve viene caracterizado por la presencia en superficie de elevados farallones, como la Cimbra en la Sierra de Alfacar, lapiaces, agujas, dientes de vieja, dolinas y, ya en profundidad, por una cantidad más que importante de grutas, cuevas y simas: hasta cuarenta, como las cuevas del Agua en Nívar y la del Gato o las simas de Víznar y la de los Maderos. El agua penetra en las entrañas de la sierra formando un gran depósito hídrico que desagüa en fuentes tan reconocidas como la Grande de Alfacar, Fuente Morqui, Grande de Huétor o la de los Porqueros..

La cercanía con la capital y la amplia red de senderos que posee han propiciado que este espacio natural sea un destino tradicional para el recreo y la práctica de senderismo (La Cañada del Sereno permite recorrer los distintos paisajes que encierran estas sierras), cicloturismo y turismo ecuestre (Prado Negro). Es también lugar de escalada (La Yedra), parapente o para disfrutar de la naturaleza pescando en el coto truchero del río Fardes.

La existencia de un patrimonio natural y etnográfico sobresaliente y unos equipamientos idóneos permiten que este espacio sea un marco excepcional para conocer su botánica, la micología, el agua y la geología; o los usos del agua, tanto para las edades escolares como para el visitante ávido de descubrir, pues no podemos obviar la cantidad de fuentes presentes y el desarrollo de toda una cantidad de ingenios hídricos que van desde la Presa Real del Darro y las acequias del Real y del Tercio, que daban suministro a la misma Alhambra, a los acueductos romano y francés que participaban en las labores de extracción de oro de la cuenca del río Darro y las minas de Cenes.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta