Tiempo en movimiento  3 horas 11 minutos

Tiempo  4 horas 24 minutos

Coordenadas 4993

Fecha de subida 8 de mayo de 2018

Fecha de realización mayo 2018

-
-
268 m
53 m
0
8,2
16
32,71 km

Vista 125 veces, descargada 3 veces

cerca de Denia, Valencia (España)

Ruta de vuelta desde Denia hasta la Estación Tram de Calpe buscando sendas endureras alternativas al trazado más sencillo. Esto implica respecto de la ruta, digamos, tradicional y facilona, (que ya está más que referenciada por otros usuarios y por mi mismo) menos asfalto y más desnivel. En concreto esta suma 300 metros más de desnivel que se adquieren al subir al Alt de Benimàquia (Montgó Oeste) y a la Font de la Mata.
El tramo de sendero que presenta mayor dificultad técnica es el que va desde el km. 2,9 hasta el km 4,2. Esta parte tiene zonas complicadas: ascensos muy irregulares, escalones no ciclables (bici al hombro), giros 180 º, pendiente pronunciada... etc todo ello sin contar con el esfuerzo que supone subir hasta allí desde el nivel del mar . Sin embargo, una vez que dejamos este calvario betetero, comienza la diversión, baja un poquito el nivel, se rueda más "relajado" (entiéndase, sigue siendo enduro), disfrutamos de una bonita pinada que nos envuelve y llegamos hasta la carretera de Jesús Pobre. Cruzamos y casi sin esfuerzo nos plantamos en Gata de Gorgos.
El ascenso a la Font de la Mata discurre por un camino asfaltado. No se hace muy largo pero obviamente requiere el tesón necesario que se alimenta de la recompensa que se esconde más arriba.
Llegamos por fin. He de confesar que voy un poco a ciegas. Siempre que he venido por aquí he tomado otro sendero de vuelta a Denia. El que voy a recorrer hoy es una incógnita, está sacado a pelo de google maps y... ¡bingo!, lo he clavado. "¡Mola mazo!" como diría Camilo Sexto. Es bonito de cojones. (ojo, sigue siendo enduro).
La última alegría llega en el km.25,5 una vez dejamos atrás el término de Benissa. Esta bajada de tierra es la más "fácil" de las tres. Es cojonuda, no puedo decir más. Cuando quieres darte cuenta has atravesado el Arroyo de la Rápita como si de un tobogán de feria se tratase. Muy suave, precioso.
Por último, cuando la alegría y la cafeína en tabletas efervescentes te hacen olvidar el cansancio que llevas en el cuerpo, un último repecho hasta la estación Tram. Es de tierra y aunque va contra mis principios lo cojo para evitar la N-332. Es bonito, es ciclable aunque voy ya un poco reventao. Un par de fotos para ilustrarlo y poco más. Otro día para recordar.
  • Foto de Foto
  • Foto de Foto
  • Foto de Foto
  • Foto de Foto
  • Foto de Foto
  • Foto de Foto
  • Foto de Foto
  • Foto de Foto
  • Foto de Foto
  • Foto de Foto
  • Foto de Foto
  • Foto de Foto
  • Foto de Foto
  • Foto de Foto
  • Foto de Foto
  • Foto de Foto
  • Foto de Foto
  • Foto de Foto
  • Foto de Foto
  • Foto de Foto
  • Foto de Foto
  • Foto de Foto
  • Foto de Foto
  • Foto de Foto
  • Foto de Foto
  • Foto de Foto
  • Foto de Foto
  • Foto de Foto
  • Foto de Foto
  • Foto de Foto
  • Foto de Foto
  • Foto de Foto
  • Foto de Derecha
  • Foto de Foto
  • Foto de Foto
  • Foto de Foto
  • Foto de Foto

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta