Tiempo  5 horas 12 minutos

Coordenadas 1396

Fecha de subida 9 de septiembre de 2014

Fecha de realización septiembre 2014

-
-
343 m
22 m
0
15
29
58,28 km

Vista 995 veces, descargada 11 veces

cerca de Campanar, Valencia (España)

Ya se fue agosto. Septiembre ya está aquí. Vuelven las obligaciones, los días acortan y empiezan las promesas de ponerse en forma, mejorar el inglés y todas esas cosas que en octubre ya se habrán olvidado. Pero septiembre también tiene sus cosas buenas… ¡Vuelven las salidas de El Perro Verde BTT! Comienza la temporada 2014-2015.

Y para empezar la tercera temporada como la ocasión merece, inmortalizamos el momento con una foto de grupo delante de la óptica. Espero que luzca bien en la nueva web del grupo. Además hacemos un montón de fotos personales… ¡Todo se verá en su momento!

Mucho más tarde de lo planeado arrancamos finalmente. Como sabemos que lo que más pereza da es salir de Valencia, intentamos trazar nuevos itinerarios evitando el aburridísimo parque fluvial. Al poco tiempo ya hemos llegado a las pequeñas trialeras de Valterna, donde los valientes pudieron arriesgar un poco en un trazado que no iba a deparar sorpresas.

Tras las subidas de El Plantío llegamos a las sendas de la Vallesa. Mucha piedra y muchos giros inesperados que acaban en la estación de Entrepins. Bordeando las urbanizaciones de La Eliana veremos el puente sobre el Turia que nos deja en Ribarroja.

A partir de ahora no dejaremos de subir hasta llegar a la cima de la Rodana, que pese a ser un recorrido corto se hace —en tramos— interminable.

A medida que nos acercábamos, los recuerdos de la vivencia de Damián en aquel paraje comenzaron a salir a la luz como una pesadilla arrinconada en la memoria que vuelve a la vida. Remontémonos poco más de un año atrás:

«Ruta a la Rodana. La primera salida de José Antonio con el grupo, que ya son ganas de vivir experiencias tensas y dolorosas. La bajada de la montaña se puede afrontar por una pista en condiciones inmejorables o por una senda plagada de escalones y trialeras que se puede ver paralela a la ruta. A primera vista no parecía demasiado peligrosa. A primera vista.

Comienza la bajada. Quizás un poco más rápido de lo recomendable, pero cuando se va en grupo esto es difícil de evitar. En cuanto ves que los demás van mucho más rápido que tú, en vez de la sensatez, eliges competir. Entonces llega el momento. Primero vino un escalón que se pudo bajar. Pero a continuación había otro que no se pudo esquivar.

El golpe fue tremendo. Yo no lo ví, pero parece ser que marcó un antes y un después. Si ya sólo la visión de una articulación desencajada me provoca un profundo dolor, no quiero imaginar la angustia cuando el codo que se ha roto y deja caer colgando tu antebrazo es el tuyo.

Así, casi en estado de shock tuvo que ir andando, como buenamente pudo hasta conseguir llegar a un lugar donde un coche pudiera subir y llevarlo a un hospital. Tras eso, operaciones y sesiones de rehabilitación que todavía no han acabado para un codo que jamás volverá a poder extenderse del todo.»

Mientras escuchamos estas historias de experiencia, dolor y mala suerte conseguimos llegar a la cima, dejando atrás unos últimos metros mucho más exigentes que el resto, tras pasar una cadena que cierra el paso a cualquier vehículo a motor.

Poco a poco vamos llegando todos. Desde Jorge y Alicia hasta Xuso… Pero no. Realmente falta uno. José Antonio al final ha preferido quedarse abajo esperando. "¡Ponlo! Pon en la crónica que José Antonio se ha rajado y no ha subido hasta arriba" decía Juan.

Tras un almuerzo lamentable, con un pan más seco que un polvorón de talco pero en un sitio de vistas grandiosas, comenzamos la bajada a toda velocidad pero por pista. Tras oír la historia de Damián «yo no me la juego», como Bertín Osborne con el jamón serrano.

Se ve que la subida ha dado sed, ya que después del almuerzo algunos bidones y camelbacks empezaban a estar bajo mínimos. En busca de agua fuimos a la fuente que está marcada en el track. Fuente hay, lo que no hay es agua que salga de su grifo, así que tras pasar la cantera fuimos al polígono de Manises. Bares seguro que deben de haber.

Acabamos en el bar La Cova, donde entre cerveza y bromas José Vicente nos dió una buena noticia. ¡Vuelve a ser padre! Si todo va bien, en marzo tendremos una baja por paternidad. ¡Felicidades!

Para acercarnos a Valencia tuvimos que volver a cruzar el Turia por uno de los puentes del parque fluvial. Con el calor del verano apetecía refrescarse, así que dos de nuestros compañeros aprovecharon para darse un remojón como si de un anuncio de gaseosa se tratara.

La llegada a la ciudad ya no tenía más complicaciones. Por la vía de servicio de la V-30 llegamos de nuevo a la óptica de José Vicente donde, otra vez, volvimos a tomarnos algo. Es lo bueno que tiene llegar pronto de las rutas. Además, no sé como se las apañaría José Vicente para conseguir que los del bar de El racó del mosset se ofrezcan a patrocinarnos. Tenemos grandes relaciones públicas en el grupo.

Web de El Perro Verde BTT
Facebook de la manada
¡Hasta tenemos twitter! ¡Nos salimos de mordernos!

3 comentarios

  • Foto de alsancor

    alsancor 09-sep-2014

    Eres un crack!

  • Foto de julohe

    julohe 09-sep-2014

    Insuperable.

  • Foto de El Perro Verde btt

    El Perro Verde btt 10-sep-2014

    Alberto, lo de mi lesión lo has descrito como si hubieras estado allí. En efecto, para mí ha marcado un antes y un después....
    Me encantan tus crónicas, ya las echaba de menos.
    ¡Chapó!

Si quieres, puedes o esta ruta