-
-
558 m
146 m
0
6,2
12
24,8 km

Vista 426 veces, descargada 20 veces

cerca de Olaerreaga, País Vasco (España)

He de reconocer que wikiloc es un gran invento, puedes descargarte un track y acceder a zonas por las que no has pasado en tu vida sin perderte (mucho), de eso no hay duda. Pero hacer una ruta siguiendo una rueda local es mucho mejor. Y si encima, las ruedas que sigues son las que han estado todo el invierno poniendo a punto los senderos por los que bajas y te van "cantando" los puntos negros, como si yo fuese un esquiador ciego y ellos el guía-lazarillo, eso ya no tiene precio. Para hoy he quedado con dos "hot locals" de Ermua, que amablemente se han ofrecido a guiarme por sus montes y enseñarme orgullosos algunas de las nuevas bajadas que han preparado recientemente. Ya había montado por la zona este invierno (https://es.wikiloc.com/rutas-mountain-bike/ermua-vertical-33503331), por lo que conocía el potencial de la zona y el buen trabajo de sus bikers con la azada y la desbrozadora, por lo que sabía más o menos lo que esperar: enduro del bueno.

Elegimos para la miniquedada uno de los días más calurosos del año, con 39 grados al empezar a pedalear, por lo que sabemos que vamos a sudar de lo lindo. La primera subida es por asfalto hasta cruzar la presa, donde mis guías se ponen a hablar de modelos de desbrozadoras y yo flipo en colores. Subimos con tranquilidad, ambos llevan bicis endureras y se ríen un poco de mi doble plato, 11v, 120/110mm, poca rueda,.... cabrones.... pienso en contraatacar con una machada del tipo "no es la flecha, es el indio", pero me callo.... y hago bien, porque ya en la primera bajada (El Filtro) me ponen en mi sitio y sudo tinta china para tratar de seguir su estela mientras meto como puedo la bici en las horquillas de 180º inclinadísimas. O me pilla siempre frío, o me las arreglo casi siempre para hacer la primera bajada, la más técnica de todas. Consigo sacármela entera a excepción de un escalón en la última curva a derechas, y eso que está todo sequísimo, esto mojado tiene que ser para venir a verles bajar con palomitas.

Remontamos de nuevo hacia el punto de donde parten 3 bajadas que ya hice en febrero, y elegimos la segunda de ellas (El Haya, creo). Sin ser fácil en absoluto, o quizás por ser la segunda vez que bajo por aquí, voy mejor y consigo seguirles la estela algo más de cerca, tragando polvo de lo lindo. Porque hoy soy yo el novato y al que le toca ir atrás persiguiendo sombras. No estoy acostumbrado a esto, la verdad.... pero como decía al principio, es un lujazo bajar con gente que conoce bien la bajada y te va "cantando" las rocas y los saltos. A mitad de bajada remontamos un duro sendero para llegar a un punto donde podemos elegir entre la senda "Julen bidea" (en memoria de un biker recientemente fallecido. Bonito detalle), y la senda Obélix. Elegimos esta última y me parece espectacular, con algo más de flow y un pelín menos de pendiente que hasta ahora.

En la parte de abajo, uno de mis guías se retira y nos quedamos dos. Subimos a muy buen ritmo de nuevo al punto más alto, donde comienza la última bajada del día, la TC4. Esta bajada ya la concocía de mi incursión en febrero, pero entonces iba abriendo yo sin conocer el camino, por lo que la prudencia recomendaba no darle muy duro. Hoy iba con el que (veo ahora en Strava) tiene el KOM de la bajada, mejor guía imposible, y aunque él iba silbando y yo en mi máximo, me ha ayudado mucho con las trazadas.... tanto, que siguiéndole todo ciego le doy a un salto que si sé cómo es no le doy ni de coña. Madre mía, no sé la altura a la que hemos volado (seguro que mucho menos que lo que tengo grabado en mi cabeza), pero ha sido un subidón de adrenalina brutal! La inconsciencia de ir siguiendo una rueda a lo loco. Se lo comento y me dice que abajo en el arroyo hay uno parecido para darle con confianza, pero llegamos abajo y, como en febrero, me faltan huevos (o me sobra cabeza) para hacerlo... un salto doble con maderas por encima del arroyo que, efectivamente, si vas con la velocidad adecuada es solo dejarse llevar, pero si te quedas corto de velocidad las consecuencias son catastróficas, ya que hay una buena ostia para abajo hasta el arroyo. No conozco bien la zona y el tramo previo de pedaleo con raíces no me permite llegar con confianza, por lo que decido que ya he tentado a la suerte lo suficiente por hoy.

Para acabar, merecida cerveza en el bar donde hemos quedado, justo antes de que llegue la galerna y el cielo se caiga sobre nuestras cabezas en forma de tromba de agua. Hasta esto ha cuadrado bien hoy!

Muy buena ruta endurera, difícil técnicamente ("muy difícil", más bien) y físicamente exigente, con inmejorable compañía. Agradecer de nuevo el haberme guiado y cuando queráis acercaros por mi zona me avisáis y os devuelvo el "servicio". Aunque ya os digo que por aquí no tenemos tanta calidad como vosotros... muchas horas de curro hay ahí...

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta