-
-
973 m
707 m
0
19
38
76,91 km

Vista 202 veces, descargada 3 veces

cerca de Pereruela, Castilla y León (España)

La desaparecida ruta Alfabike renace ahora con otra organización y otro nombre (desafío del barro, como podéis comprobar). Ha sido una jornada ideal para montar en bici, con una temperatura media de 18ºC y sin viento. La zona ya sabéis que no defrauda, porque Sayago siempre es bonito, si bien las zonas más bonitas son la más cercana al Duero (Pereruela, Arcillo y cercanías de Abelón) y la parte de Sobradillo de Palomares con senderos revirados entre encinas. El resto, unos 30 km centrales, discurre por caminos más anchos, algunos entre praderas y otros entre pinares. También es bonito, pero menos. Empezamos con un ligero retraso, algo más tarde de las 9,30 hacia zonas conocidas: el GR14 hasta puente de las Urrietas y desde ahí hasta Arcillo por una subida de grandes piedras de granito. Como ya soy veterano de la zona, pude adelantar a muchos ciclistas que se tenían que bajar porque no acertaban con el sitio bueno. Eso ya me permitió salir un poco del tapón inicial (aunque éramos muy pocos participantes, no llegamos a 200) y situarme más o menos en mi sitio. Cuando en el km 6,8 nos separamos los de la ruta larga de los de la corta (que eran inmensa mayoría) sí que me quedé prácticamente solo porque los buenos ya me sacaban mucha ventaja. En tierra de nadie pedaleaba muy cómodo y muy rápido para lo que soy yo. Tenía a tiro a un chico, pero no quería empeñarme en pillarlo porque me iba a pasar factura. Solo después del primer avituallamiento (creo que en Piñuel), me adelantó una pareja mixta de La Bañeza (La Casa de la Bici). Estuvimos más o menos juntos todo el camino. Yo adelantaba en las subidas (donde la chica -Marta se llama- se quedaba) y ellos me pasaban en el llano (donde tanto ella como él iban un poco más rápido y me podían sacar de punto si intentaba ir con ellos). Pasamos Fresno y Figeruela de Sayago y llegamos a un rampón tremendo (tramos del 18%) que sube hasta el Teso Santo con una palabra clave escrita en el suelo "Strava" para que la gente se esforzara en marcar el mejor tiempo en esa subida. Yo solo logré adelantar otra vez a Marta, pero ni de lejos me acerqué a los mejores. Hice bien, porque quedaban todavía 30 km de ruta y seguía manteniendo medias de 20 km/h. Empezaba a notar cansancio en las piernas, pero tenía fuelle suficiente para seguir a ese ritmo. Me dopé con un gel y continué. Quedaba un tramo de bosque hasta Peñausende y luego otro fácil hasta Tamame para seguir hasta el observatorio que hay en Sobradillo de Palomares. Un poco incomprensiblemente, nos metieron a esas alturas (a 7 km. de meta) la parte más técnica del día, con senderos muy bonitos entre encinas. Lamentablemente no estaba muy bien señalizado y tuve un para de momentos de duda y rectificación hasta que comprendí que iba por el camino correcto. Llegar a Pereruela desde ahí fue coser y cantar. Muy contento por la velocidad media y cansado pero no exhausto, crucé la linea de llegada minutos después de Marta (la primera clasficada en chicas). En el pueblo nos duchamos con agua caliente (muy bien) pero no había sillas para comer (muy mal) así que me senté en un bordillo de la plaza. En cuanto a la ruta, la señalización ha fallado en algunos momentos, espero que lo solucionen para la próxima edición (este año eran unos cuantos chavales los organizadores, así que bastante mérito tienen). Y eso es todo. Pronto más.

1 comentario

  • Foto de Circonio

    Circonio 29-ago-2019

    Me alegra ver la ruta subida, yo también la hice y también me quedé sólo a las primeras de cambio. Saludos

Si quieres, puedes o esta ruta