Tiempo  6 horas 21 minutos

Coordenadas 4130

Fecha de subida 26 de marzo de 2018

Fecha de realización marzo 2018

-
-
1.918 m
950 m
0
14
27
54,94 km

Vista 279 veces, descargada 20 veces

cerca de Abrucena, Andalucía (España)

Ruta MUY DURA que se me complicó especialmente con la lluvia fina pero continua que me acompañó hasta los 1400m de altitud... después en forma de nieve.

Gran parte discurre por asfalto sin apenas tráfico y pistas en muy buen estado... todo ello para disfrutar de la vereda de Ubeire, ABSOLUTAMENTE recomendable.

Dejo el coche en Abrucena y ya voy viendo de que el plan de dejar atrás las lluvias de Granada no iba a salir bien porque las cotas alrededor del pueblo estaban bien cubiertas.

Me preparo y enfilo un tramo de unos 10km por asfalto sin apenas tráfico. Los picos Torrecillas y Mancaperros dominan el horizonte.

Pasada el área recreativa de la Roza (donde se puede repostar) dejamos el asfalto para tomar pista. Ésta es ancha y bien compactada y va cogiendo altura sin apenas sobresaltos.

La lluvia, que me acompaña desde el kilómetro 5, se convierte en nieve/polvo a partir de los 1400m de altitud. Cosa que se agradece porque no cala.

Sobre los 1500m el frío se recrudece y la nieve se pone seria. Me hago un par de fotos junto a unas columnas de hielo junto a la pista y, un poco más adelante, un barranco trae agua que, en una cascada, se hiela (ver vídeo). Parece mentira que esté en Almería...



Las rampas aprietan para rodear el peñón del Manzano, dónde me encuentro a la única persona en toda la jornada; un ciclista entrado en años que va de bajada.

El firme se cubre de nieve a medida que avanzo hasta el peñoncillo de Lares, punto más elevado del recorrido. Poco antes he cogido un desvío que la IMBA señala como no ciclable... con un par.

La pista se convierte en vereda y ésta en sendero Sulair. La señalización es muy buena, pero la nieve hace que tenga que afinar mucho la técnica. Los frenos chirrían por la humedad pero se hace lo que se puede, hasta llegar a unos escalones peligrosos.

Sólo tras cruzar el arroyo de Lubeire hay que echar pie a tierra unos 100m, siendo ciclable el resto del tramo.

El recorrido me lleva a un cortafuegos que bajo a toda leche espantando al primer grupo de cabras montesas de los tres o cuatro que tengo la suerte de ver. Al acabarse, llego a una pista que cojo hasta el refugio de Ubeire.

Este refugio está ubicado en el barranco de mismo nombre y que supone el comienzo de lo mejor de la jornada: la vereda de Ubeire.

No veo posibilidad de coger agua en el refugio así que sólo me detengo a echar unas cuantas fotos y me tiro a la aventura.

La vereda puede dividirse en dos tramos muy bien diferenciados:
- Hasta el cortijo del Rosal: se cruza el río Nacimiento innumerables veces por pasarelas (he marcado hasta 7) y pequeños puentes de madera. Al principio se puede pedalear, pero a medida que llegamos al cortijo la cosa se complica... hay un tramo en el que hay que andar por el arroyo (uno 10m), otro en el que piedras lo hacen imposible, otro cortado por unos pinos caídos y otro en el que la vereda va por un lecho seco lleno de cantos.

- Desde el cortijo: tras bajar de una era hecha con grandes lajas de piedra, nos metemos en un punto en el que hay que casi gatear para evitar la vegetación (ojo que está incluso señalizado por lo que no hay confusión ni error por mi parte). Desde aquí abandonamos las zonas de piedras y pinos y entramos en un firme rápido, bien compactado, estrecho en algunos puntos pero ciclable al 100%. Finalmente nos baja a la pista tras un par de repechos de bajada no demasiado complicados. ¡CASI 3km SIN DESMONTAR Y A TOPE!

A partir del cortijo estoy tan calado que me es imposible sacar más fotos con el móvil. Lección aprendida; llevarme una camarilla con botón de toda la vida.

Una vez en la pista comienzo un duro remonte de unos 7km en el que, aunque no hay barro, el firme encharcado me hace sufrir de lo lindo. Entre los arbustos del Ubeire y estos charcos termino por calarme hasta los huesos.

Una vez coronada la pista, llego a un collado desde el que sale la vereda da Laujar, que dejo para mejor ocasión. Luego me dejo caer hacia el este en una larga bajada en la que la pendiente es suave y continua. Inicialmente por una pista que recorre infinidad de campos de almendros y con un par de repechos traicioneros y finalmente por una pista de firme algo pedregoso que hace temblar los empastes hasta el punto de que el GPS se cae de su soporte un par de veces.

Pese a haberme puesto un impermeable, el frío y el viento me dejan los pies y manos muy tocados.

Llego al pueblo y, como puedo, me cambio de ropa y retomo la autovía a casa con la calefacción del coche a tope.

Ruta MUY dura a causa del tiempo pero con un desnivel acumulado considerable en cualquier caso. La señalizción es abundante y en buen estado (de la Junta y de la IMBA). La vereda de Ubeire es MUY RECOMENDABLE y ciclable en un 90%. Puntos de aguada, aparte de los arroyos o La Roza, inexistentes, por lo que ojo en verano.

En rojo los puntos técnicos, en verde las pistas y en naranja las veredas:



Dejo el vídeo de Strava: enlace.

¡Nos vemos en verano!
Albergue del Ubeire
Al-851
Al-851
Parque Natural de Sierra Nevada
Parque Natural de Sierra Nevada
Río Intermitente
Pista
Parque Natural de Sierra Nevada

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta