-
-
953 m
620 m
0
11
21
42,33 km

Vista 839 veces, descargada 36 veces

cerca de Quincoces de Yuso, Castilla y León (España)

El pasado domingo 15 de mayo se celebró la tercera marcha BTT Valle de Losa, con salida y meta en el pueblo de Quincoces de Yuso, capital del Valle.

Esta tercera edición, como ya fue la anterior, ha sido organizada por el Losa Club Ciclista, lo cual la ubica ya como un fijo en el calendario cicloturista no solo de Burgos, sino de todas las provincias limítrofes. Fruto de ello, son las 298 inscripciones que hubo a pesar de que la previsión meteorológica no era favorable. Pero es que la belleza de los parajes de Losa, la entrega de tanto voluntarios como de miembros del club en la organización del evento, y la excelencia en los detalles de la misma invitan a repetir.

Es por esto que el Losa Club Ciclista, en este su año de confirmación, ha querido renovar el trazado de la marcha, aportando tramos de excelente factura, manteniendo los que ya son clásicos dentro de la misma. Un escalón más de calidad que da esta marcha y que explica la excelente aceptación en el mundillo cicloturista.

La mañana comenzaba muy nublada, aunque con una buena temperatura. Uno a uno los participantes iban recogiendo el dorsal (los que no tenían dorsal único) así como el obsequio. Todos salían con el clásico saco de 10kg de patata Losina y una morcilla típica del pueblo, inmortalizados en un photo call preparado especialmente para el momento.”La marcha de las patatas“, decían.

La carrera comenzó puntual, a las 9:30h, con un recorrido neutralizado por el pueblo, para lanzarse en el momento que se entraba en la pista. El pelotón cogió velocidad desde el primer momento, pudiendo verse la hilera de ciclistas desde kilometros a distancia, en una bonita estampa que se podían deslumbrar desde todos los montes del valle.

Ya para la primera ascensión del día, la clásica subida al Alto del Guarda, se produjo una escapada del que sería el ganador final, que prácticamente recorrió toda la marcha en solitario. Es en esta preciosa subida, serpenteando la montaña, y buceando entre hayas, pinos, robles, arces y avellanos, que fue cuando comenzó una leve lluvia, la cual se mantuvo durante más de una hora, provocando que el suelo se embarrase y dificultando la fantástica trialera del Mirador, bajada técnica y muy divertida, que ya es un clásico en esta marcha (es más, se desciende dos veces).

En la bajada a Villaluenga, los ciclistas llegaron a la primera variante con respectos a otros años, una subida de notable dureza que da paso a otro descenso de necesaria destreza que hizo las delicias de más de uno. En este punto se produjo el accidente más grave de la marcha, con la caída de un participante que supuso la retirada del mismo en ambulancia.

La marcha continuó sin más incidentes dirección a Rio de Losa, por otra de los nuevos tramos, un estrecho y delicado sendero que hacía sentir al ciclista como parte del propio bosque, propiciando bonitos momentos del más puro BTT. Esta variante encadenaba con la subida a los montes de San Pantaleón, otro de los clásicos de la BTT Losa, y la no menos aclamada Trialera del Chorro , descenso técnico y muy rápido que moría directamente en el avituallamiento, en el que muchos de los participantes tuvieron que parar a reponer fuerzas, puesto que los nuevos tramos y el barro acumulado se iba notando en las fuerzas.

Tras recuperar el ritmo, los participantes continuaron por la subida a Perex, bonitos caminos incrustados en el bosque. Todos los participantes coinciden que es el tramo que más les ha impactado de toda la marcha por su belleza. En la Lobera de Perex, se había preparado un punto cronométrico para poder separar a los que pasaran más tarde de las 13:00, con objetivo de que no llegaran fuera de control. Para ello se había preparado una bajada cómoda pero muy bonita, que permitía llegar a meta por caminos más llevaderos, siempre dando la oportunidad de quien quisiera acabar la marcha por el camino largo pudiera hacerlo. Pero para esas alturas, la dificultad de los tramos, el barro y el esfuerzo acumulado, hizo que muchos cicloturistas decidieran no acabar la marcha larga y tomar el tramo corto. La organización, en previsión de esta situación, había colocado por todo el itinerario voluntarios en bici que hacían las labores de mecánico y ayuda a los participantes, así como un coche escoba que recogía a los retirados y averiados para acercarles a meta.

El resto de participantes continuaron la marcha en la subida hacia Robledo, en la cual se encontraron una nueva variante, enlazando con la segunda subida al Alto del Guarda, subida más suave y por camino, que para los que ya iban ajustados de fuerzas, les permitió disfrutar de las vistas y de los altos helechos que aportaban un halo fantasmagórico a la ascensión. Tras coronar, un nuevo descenso de la trialera del Mirador, ya muy dificultosa por la suciedad y el barro en las piedras, que hizo llevarse a más de uno un susto, para enfilar la rápida bajada hacia Calzada y alcanzando el último tramo nuevo de esta marcha, una ascensión al Castro, bordeando la montaña y con una compleja salida a pista debido a los grandes volúmenes de barro en esta zona, algo en lo que todos los participantes coincidían.

De ahí a la llegada apenas quedaban 3km compartidos entre sendas y caminos, que permitieron disfrutar de la entrada en meta, que como ya viene siendo habitual, estaba esperando a todos los participantes un avituallamiento con acompañamiento de un grifo de cerveza y choripanes típicos de la zona.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta