-
-
2.040 m
1.131 m
0
12
23
46,92 km

Vista 3110 veces, descargada 125 veces

cerca de San Ildefonso, Castilla y León (España)

Buena ruta para entrenamiento, pues aparte de ser casi por completo ciclable, tiene bastantes tramos de buen firme y pendiente que permite "rodar" sin mucho atasco.

Pero es bastante variada, tienes tramos de sendero, zonas técnicas, panorámicas espectaculares, recónditos parajes, agua en abundancia, etc.
Las subidas son bastante largas, por lo que de ir solo, como era mi caso (los Sherpas querían acercar más la última ruta del año al momento de las uvas), será una dura prueba para el coco, y una excelente ocasión para pensar y pensar …

DESCRIPCIÓN DE LA RUTA

Comenzamos junto a la valla del Palacio de la Granja por agradables senderos bajo bosque mixto de hoja caduca y perenne (lo que se repetirá en los tres tramos que haremos por zonas “bajas”). En estas zonas, curiosamente, es donde más frío hacía y más hielo había (foto 1), supongo que por efecto de la inversión térmica del valle.
En breve nos incorporamos a una carretera asfaltada restringida al tráfico, dirección a Cueva del Monje. Conforme ascendemos gradualmente, y con escasas pendientes de dureza, aumenta el predominio de un bosque de majestuosos pinos, cuya larga y recta figura causa un curioso efecto visual en los tramos más rectos de la carretera.
Alcanzada la cota 1.500 m, empieza un tramo de subes y bajas constantes que no parece acabar nunca, y que se mantiene entre los 1.480 y los 1.580 m sobre el nivel del mar, alternando tramos donde ya no se ve el asfalto con otros donde sí está, en mejor o peor estado.
Cuando afortunadamente termina este tramo, que se me hizo el menos atractivo de la ruta (existen alternativas para subir hasta aquí, pero la ruta requeriría aún más tiempo), entramos en una pista que alterna tramos que casi parecen autopistas con otros más atractivos, pero que en todos los casos presenta pendientes de desniveles importantes constantemente (3 km al 10% de desnivel medio).
Por ello aproveché este tramo para hacer alguna parada e intentar recuperarme de esa extraña sensación de sudar como un caballo mientras no sientes los pies por el frío.
Algo de hielo en el tramo final de ascenso, pero que presentó menos dificultad de ascenso que las rocas, troncos y roderas que inundan este tramo de la pista.
Ya en Cotos, tras una breve excursión al Pingarrón por motivos personales y tras tomar agua en la fuente de madera del puerto (no sin antes recibir un educado recordatorio de la prohibición de ir en bici hacia la zona de la Laguna de Peñalara; como ya lo sabía, a la fuente subí empujando la bici), bajo por la carretera hacia el Valle del Lozoya unos 200 metros hasta encontrar unos escalones que marcan el inicio del sendero (marcado como permitido para bicis) que me enlazará con el GR 10.1 y con la subida hacia el Puerto del Reventón.
Este sendero empieza con agradable descenso moderado por un bosque abierto con algo de prados, para al poco tiempo tomar un acusado curso descendente por una senda en mal estado que pondrá a prueba la técnica de los más decididos (yo solo, hice algunos tramos a pie). Aparte de numerosos escalonas y zetas, recuerdo el sendero como muy pedregoso (foto 2). En esta zona marca el punto de mayor pendiente negativa con el 42%.
Esta bajada nos deposita junto al Arroyo de la Laguna que vadeamos, para empezar un sendero en ascenso, con mejor firme, y una pendiente endiablada (los primeros 100 metros al 23% de media, luego ya me monté) hasta llegar al GR, cuyo buen trazado se agradece tras este tramo más aventurero.
En breve llegamos a una agradable lagunilla que estaba helada (foto 3), en un auténtico remanso de paz que mereció reponer fuerzas “in situ”, para comenzar desde ahí el descenso al Arroyo de Hoyo Claveles, por una pista que cada vez es mejor.
Mirando el reloj, y dado que se me olvidó el dinero en el coche y no pude comprarme el ansiado bocata en Cotos, ver cómo perdía altura era todo un suplicio, hasta llegar a los 1.280 m sobre el nivel del mar, donde empezaba un largo ascenso hasta el Puerto del Reventón, ya por pistas muy amplias donde me encontré a las únicas personas en toda la ruta (salvo en Cotos, claro).
Las pendientes van en progresión ascendente, con algún descanso al principio, pero totaliza 10,8 km a una pendiente media del 6,9%, aunque es sobre el km 33 de la ruta, cuando dejamos el camino principal para buscar la subida final al puerto (cambiando de rumbo N a O) cuando empieza la parte dura, con un primer repecho que es el más duro de la ruta (36% de desnivel según Perfils, aunque yo no lo recuerdo tanto, supongo que porque era buen firme) y 5,5 km al 8,8% de desnivel medio.
Sobre la cota 1.700 m ya tenía un hambre atroz que delataba que venía una pájara que intenté engañar bebiendo todo el agua que tenía y chupando por dentro el envoltorio de las barritas que ya no tenía, y bajando bastante el ritmo. Pero sobre los 1.800 ya estaba zombi, y cuando poco antes de los 1.900 se termina la pista y empieza una senda ancha, con bastante piedra pero poco desnivel que te permite ver lo que queda (sendero parecido a foto 4,aunque más ancho que este), la cabeza dijo basta, y aunque intenté volver a montar 2 o 3 veces, hasta casi la cima fui empujando la bici (creo que con un poco de fuerza se puede subir todo rodando sin problemas).
Vistas espectaculares arriba, destacando la esbelta figura del Risco de los Claveles este día cubierto de nieve, y bastante aire en la cima, donde no paro mucho (para qué, si no tenía ni comida ni agua?). Abajo se aprecia ya la civilización y me llega un tufillo a judiones que me alborota el espíritu.
Pero la bajada tiene miga, como era de esperar, y aunque es bastante asequible en desnivel, hay bastante roca suelta y poco espacio de maniobra entre el brezo (foto 4), por lo que sufro de lo lindo al ver que los brazos, sin fuerza, no me dejan controlar bien la bici, dándome la desagradable sensación de que se me escapa el manillar. En cualquier caso, casi todo este tramo es montado.
Finalmente llego a un arroyo tributario del Chorro Grande donde relleno el bidón varias veces con gran regozijo, mejorando a partir de aquí bastante el sendero hasta llegar a la Fuente del Infante, con unas bonitas vistas de la cara norte de Peñalara nevada detrás de un curioso refugio de piedra.
A partir de aquí ya es pista de descenso, cada vez más ancha, apareciendo algo de hielo, y sufriendo lo indecible para que las manos y brazos no soltaran el manillar.
Ya con los frenos empezando a silbar más de la cuenta, y totalmente decidido a darme un homenaje a judiones nada más llegar al pueblo, se me presenta una familia de caballos que no me dejan pasar (ala, a tirar más de freno aún) por lo que les sigo hasta que llegan a una portera (foto 5). Y ahora por donde paso, majos?,
Solventado esto, descenso de nuevo sacrificado en mi caso hasta el coche, y sin cambiarme ni nada, judiones y entrecot de choto, con vino y café (postre ya no cabía, que en la salsa de los judiones hice más barquitos de pan de la cuenta).

Una ruta muy completa, que hubiera disfrutado más de llevar comida, pero que me dejó con el buen sabor de boca del esfuerzo realizado en sus 46 km de distancia y 2.000 m de desnivel acumulado (aunque perfils en otro track por el mismo recorrido y sin el desvío al Pingarrón me da 2.300), y por el comidón posterior junto al Palacio.

2 comentarios

  • Foto de ldiegoes

    ldiegoes 29-sep-2013

    He realizado esta ruta  ver detalle

    Hemos empezado en Cotos y al final del GR10, cuando abandonas el camino y la pista y parece que te internas en el bosque para subir a otra pista lo hemos dejado.

    Bajar el GR10 es para nosotros... un poco coñazo, porque con la gran cantidad de piedras, ramas y raíces, hemos bajado más andando y sujetando la bici que montados.

    Así que hemos dejado la ruta para otra época y en otras condiciones, estaba todo con niebla y muy húmedo.

    Ya habrá tiempo de repetirla en verano, seguramente.

    Un saludo y muchas gracias por la ruta.

  • Foto de CarlosNTrop

    CarlosNTrop 30-sep-2013

    Buenas Idiegoes.

    Siento que no os saliera bien la ruta. La tengo marcada precisamente como difícil por esa parte que habéis hecho y por el desnivel total de la ruta.

    No recuerdo bien la primera parte después de Cotos, pero en mi comentario se dice que es algo técnica, y si como dices hay bastantes raíces, con humedad siempre es fácil irte al suelo.
    La bajada con piedras sueltas sí que me acuerdo (y está comentada arriba y documentada con foto precisamente para que nadie piense que es sencillo), aunque era muy corta, igual que la subida posterior a la pista, desde el Arroyo de la Laguna (entiendo que es aquí donde os dísteis la vuelta, aunque no es el final del GR 10 como dices, por el cual sigue la ruta durante bastante más kilómetros, hasta empezar el ascenso al Reventón).
    Por cierto, si os dísteis la vuelta en el Arroyo de la Laguna, fue justo poco antes de que la ruta pierda toda su dificultad, pues tras subir a pie a la pista (que sigue siendo GR 10), como dice mi descripción de la ruta, primero hay una pista pequeña pero en buen estado y sin desnivel, y tras la laguna de la foto, una pista grande y en bajada hacia El Paular.

    La próxima vez que vayáis a hacer una de las rutas que publico, o por zonas cercanas a las mismas, no dudes en preguntar antes por si os puedo aclarar algo.

    Un saludo.

Si quieres, puedes o esta ruta