-
-
714 m
193 m
0
8,4
17
33,7 km

Vista 330 veces, descargada 0 veces

cerca de La Mallá, Valencia (España)

Ruta muy similar a la última colgada de la Calderona, pero esta vez nose decidiremos a subir a L'alt del pí.
Ruta corta, pero con un contínuo ascenso que va dejando restos en las piernas.
Comenzamos, como casi siempre por el Km 0 y nos dirigimos por sendas camino de la fuente de Potrillos, al llegar al final de las sendas llegamos a un camino por el que acaban de pasar máquinas y parece una autopista, nos desviamos hacia zonas más pedregosas. Zona dura la que precede a la fuente (seca por cierto), llegamos a una bajada que dirige nuestras ruedas al pueblo de Serra, una vez allí, cogemos de nuevo el terreno que los gusta y comenzamos la subida más larga de la jornada, las vista a nuestra derecha nos animan a seguir pedaleando, al final de la subida llegamos a la carretera que lleva al Garbí (ya lo subiremos en otra ocasión) y nos encaminamos hacia el objetivo de nuestra ruta hoy: L'alt del pí.
La subida será de más o menos 1,5 km con una pendiente constante de un 13% con alguna ligera oscilación hacia ambos bandos. El terreno es asfaltado, parcheado y con zonas de graba y algún que otro hoyo.
La primera recta se me ha hecho larga, giramos en una curva hacia la izquierda y de nuevo a la derecha y al girar la vista a la izquierda, te das cuenta del motivo por el que estás haciendo este tipo de cosas a estas horas de la mañana, la vista, espectacular, a mi lado, acompañándome durante este tramos de subida el puerto de Valencia, la ciudad y hasta Cullera.
Seguimos el camino que nos dirige en una nueva curva a la derecha y la vista que nos regala es la zona de Castellón y la visión de las antenas que nos anuncia que el final está cerca.
Y lo está, pero el mío, los porcentajes suben un poco más hasta el 15%. Arriba Nach, esperando a que llegue.


Si durante la subida las vistas eran espectaculares, una vez allí el panorama mejora y nos muestra toda la costa valenciana en su esplendor a la espera de que sus arenas se llenen de turistas en los meses venideros.
Las antenas del Monte Picayo y la silueta de la Mola de Segart se recortan en frente de nosotros, casi las podemos tocar con las manos.
El sol nos calienta y nos impide que movamos, pero hay que trabajar, así que, emprendemos la bajada con bastante más frío que la subida.
Seguimos bajando hasta llegar a la font del Barrial dominada por una Ermita blanca como la cara que se me queda cuando Nach me comenta que se ha dejado la mochila en las antenas.
Así que no queda otra, a subir de nuevo, la subida esta vez, se ma hace más llevadera, hasta corta.
Una vez recuperada la mochila, vemos la hora y la falta de tiempo nos obliga a bajar por carretera hasta llegar al coche.
Ha sido una bajada en la que hemos dado todo lo que nos quedaba.
Finalmente una ruta de entrenamiento con unas vista que nos obligan a volver.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta