-
-
519 m
69 m
0
7,5
15
29,93 km

Vista 714 veces, descargada 10 veces

cerca de Las Cucharas, Valparaíso (Chile)

Partimos en la parte alta de Viña del mar, donde se une la ruta Las Palmas con Agua Santa. Una subestación de Chilquinta nos da el inicio de la aventura. La ruta es solo cerro, curvas, subidas y bajadas pronunciadas.
En un comienzo, se presentan senderos bien demarcados que en intervalos ofrecen una bellisima vista a la cordillera de la costa ... La Campana y El Roble dominan el horizonte con sus enormes siluetas. Tras ellos, como un vigía el Aconcagua deja ver su pico nevado. Un camino agradable de baja dificultad nos recibe en este primer tramo.
El camino pasa por un borde del morro de piedra, y se dirige hacia los altos de Charahuecho, un conjunto de cerros que hacen la división entre las provincias de Valparaíso y Marga Marga. En uno de ellos se encuentra una torre de vigilancia de CONAF.
Logrando sortear esta parte del camino con algunas subidas bastante agotadoras, vienen un par de kilómetros exclusivos de bajadas, que nos acercan raudamente a las quebradas y esteros de Marga Marga.
Estamos tan cerca y tan lejos a la vez de la ciudad, de verdad uno no cree estar en las cercanías de Viña del Mar o Quilpue. Salvo la enorme cantidad de pinos que le quitan espacio a la flora nativa, los paisajes son preciosos, de tinte precordillerano o hasta sureños. Esta parte de la ruta hacen que cualquier esfuerzo haya valido la pena ... las aves, los zorros, las mariposas, los litres, los colliguay conviven en perfecto equilibrio ... el hombre y su contaminación poco se han aparecido por acá.
Pero ahora viene la parte difícil: cruzar el estero de Viña y la quebrada el Patagual. Las huellas se pierden, enormes zanjan lo ponen peligroso, enorme cantidad de espinos amenaza los forros de la bicicleta. Nos vimos en la obligación de tomar las bicicletas y caminar, y como ya estábamos cansados, subir y bajar cerros nos agotó aun mas.
Luego de un par de vueltas, subidas y bajadas estábamos a una quebrada de Quilpue. Un camino bellisimo de verdes y suaves lomas ... lo que parecían nidos de cururos daban cuenta de la poca intervención del ser humano ... aunque estábamos tan cansados que no pudimos disfrutar estos lindos paisajes, pensábamos solo en llegar y comer algo.
Finalmente nos reencontramos con la sociedad y su contaminación (lamentablemente los basureros clandestinos arruinaban la llegada) aproximadamente a 1 km de la carretera troncal sur, por la avenida Marga Marga.

Recomendamos estar preparado para realizar esta travesía, se necesita un buen estado físico (No necesariamente de deportista).

P.D. En tres ocasiones nos desviamos del camino, los que fácilmente se observan en la ruta trazada.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta