Tiempo  7 horas 20 minutos

Coordenadas 3943

Fecha de subida 7 de diciembre de 2015

Fecha de realización noviembre 2015

-
-
245 m
-77 m
0
13
25
50,22 km

Vista 2074 veces, descargada 45 veces

cerca de Liencres, Cantabria (España)

28 de Noviembre de 2015

Ruta sencilla, que recorre lugares espectaculares, junto al mar Cantábrico, pasando por los pinares de Liencres y sus verticales acantilados.

No era la ruta prevista, pero las condiciones meteorológicas (lluvia persistente), nos hizo modificar nuestro plan inicial, cambiando el orden de las dos rutas que nuestro anfitrión había diseñado para el fin de semana,..(impresionante fin de semana, para ser más exactos).

Ya la tarde anterior, entre risas y mahous, lo veíamos venir, y tras la gran cena y merecido descanso, llego el sábado,...y la decisión.Alterábamos definitivamente el orden previsto de las rutas y nos poníamos en marcha, después de un buen desayuno.

Partimos de la localidad cántabra de Liencres, base operativa del grupo integrado por Juan, Fran, Fosy, y yo.Nuestro primer destino, sería la Picota, pequeño cerro que se eleva en torno a 240 mts sobre el nivel del mar.La subida es llevadera, con una rampa dura, hormigonada, que se atraganta,...como única excepción.Quizá los metros finales son exigentes, pero son pocos.Las vistas a la ría del Pas y al mar, una maravilla, a pesar del día gris y desapacible.

Tras las fotos de rigor descendemos por el mismo camino, con la molesta lluvia como compañera.Nos dirigimos hacia los pinares, que atravesamos, camino de la playa de Canallave.Una grata experiencia ciclar por la arena junto a la orilla del mar.El concepto de orilla, es muy relativo para algunos, como Fran, que no llegó a distinguir los límites entre agua y arena, y se empeño en comprobar la temperatura del agua.

Tras el grandioso espectáculo circense, nos dirigimos hacia la playa del Madero, recorriendo la costa junto a las verticales paredes de los acantilados, que invitan a tirar de cámara constantemente.

Posteriormente en ligera y embarrada subida llegamos al vértice geodésico sobre la playa de Somocuevas, donde el amigo Juan se dedica a partir su cadena.Y de ahí, a otro lugar de visita obligada; los Urros, zona de roquedos de gran belleza debido a la erosión del mar.

El próximo destino, La Arnía, otra de las playas de singular belleza, que me trajo gratos recuerdos del reciente verano.Recorremos en esta zona una pequeña senda de ida y vuelta, hasta asomarnos a la playa de Covachos.Aquí decidimos hacer una breve parada para avituallarnos, a base de productos de la tierra, (rabas, mejillones...y mahous).Impresionante caldo que quitaba el sentido, mientras en el exterior caía "la del pulpo".

Pasado el aguacero, seguimos cresteando, hasta llegar a la playa de San Juan de la Canal.Una nueva avería, esta vez en mi freno delantero, nos hace tomar la decisión de dar por concluida la ruta, (al día siguiente la ruta es más exigente y no se puede ir sin freno).

Dividimos la expedición tras el lavado de bici: Fran y Fosy, duchas; Juan y yo, en busca de un taller mecánico para arreglar el asunto.Se que nos dirigimos hacia Santander, pero entre el agua, la hora, y que el Sr Juan me llevaba con el gancho a ritmo contrareloj, no puedo describir el recorrido exactamente.

Al final, de una manera u otra conseguimos solucionar el problema provisionalmente,...con el consiguiente alivio y tanda de mahous para celebrar el buen día.Inmejorable cena junto a Iván y Alicia, buenas risas y buen rato.Perfecto.Mañana más!!!!

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta