botonfr
  • Foto de Logroño - Ribavellosa por el Portillo de las Monjas
  • Foto de Logroño - Ribavellosa por el Portillo de las Monjas
  • Foto de Logroño - Ribavellosa por el Portillo de las Monjas
  • Foto de Logroño - Ribavellosa por el Portillo de las Monjas
  • Foto de Logroño - Ribavellosa por el Portillo de las Monjas
  • Foto de Logroño - Ribavellosa por el Portillo de las Monjas

Dificultad técnica   Difícil

Tiempo  5 horas 4 minutos

Coordenadas 4646

Fecha de subida 26 de mayo de 2017

Fecha de realización mayo 2017

-
-
1.256 m
403 m
0
20
39
78,62 km

Vista 73 veces, descargada 1 veces

cerca de Logroño, La Rioja (España)

Rutaza que te cagas de guapa, un subidón de BTT, y como dije en la anterior aventura a Ribavellosa (que también está en Wikiloc) un deseo cumplido desde que empecé en esto de la BTT, esta vez en solitario y desde Logroño.
Hasta Viguera (y la vuelta) por la Vía verde del Iregua, estuve barajando varias opciones pero por economía de tiempo y esfuerzo me decanté por ésta (hay que ir a currar después) además es chulísima. Pista en perfecto estado, bosque de ribera y agua (es de agradecer porque me ha tocado día de calor) pena que la chopera la han talado…
En Viguera subir por el cuestón, hasta la plaza y a seguir subiendo por la calle junto a la fuente, siguiendo el camino que nos llevaría a la Vía romana, dejando el Castillo de Viguera a nuestra derecha. Imponentes vistas. La pista rota y con mucho cascajo es exigente. Ligera bajada hasta llegar a la bifurcación donde sale la senda de la Vía romana, la dejamos a la derecha y a seguir subiendo. Aquí el terreno es muy arcilloso, yo lo paso muy seco y siguiendo las rodadas (muy profundas) esto con lluvia debe ser un infierno JJJJ. Ojo, en el track cojo un pista antes de la bajada y luego la deshago, pero si la sigues te lleva al mismo sitio y quizá sin tanta subida. Esta parte del camino no tiene pérdida es seguir la pista, subir y subir, los repechones con cascajo son mortales y el sol pega fuerte en esta zona sin sombra, pradera y piedra. Paso por unos corrales y luego por la cantera, otras vistas espectaculares. Aquí por suerte se tiende un poco la pista y se puede recuperar, además hay bosque con sombra que es una delicia. Lo bueno y breve… Pasada la cantera queda una cuesta de burros mortal, así que aguante y piernas, la Cerroyera asoma por encima de mi cabeza. Después de la cuesta de burros hay una bifurcación, yo tomo a la derecha para seguir subiendo, pero la que baja al corral y sube de frente también lleva al mismo sitio. Otra zona un poco más tendida, repechón y a subir. Esta es la técnica jjjj Ya estoy en las praderas, aquí es seguir la senda más marcada, no tiene pérdida y enseguida se ve el portón, yo elijo un pegado al borde muy chulo aunque con mucha piedra y arbusto. Dejamos la Cerroyera y el camino que sube hacia ella a la izquierda. Una vez atravesado el portón entramos en una senda dentro del hayedo muy guapa, luego se vuelve más ancha, muy silvestre y salvaje, ojo con los bloques sueltos por el camino. Frescor, hayas, hojarasca, ramas, piedras una delicia. Es bastante tendida y fácil. El cambio de vertiente es espectacular de repente estoy en un encinar, la tierra dura y la piedra asomando del suelo rojo, mucha rama cortada que me acojona por si me revienta el desviador trasero, es la guerra jjjj. Bajada chulísima por terreno compacto, con algo de piedra a tramos. Llego a la casa-ermita que comenté en la anterior salida a Ribavellosa, y sigo la misma ruta: después de la casa a la izquierda para cruzar el arroyo y luego de frente. Subir por un bosque impresionante, dura subida en estos momentos, pero la pista está en perfecto estado, grava compacta; la fuente seca me deja chafado, pero una última cuesta y al hayedo, senda preciosa me espera, espectacular senda por el hayedo que termina en un castañar guapísimo. Ojo con las ramas. Al cruzar el portón a la izquierda y sendita entre pinos hasta Ribavellosa. Paso los columpios y a la izquierda para seguir el camino verde, justo después de la bajada hay un portón con dos troncos, pasarlo y a disfrutar del descenso. Se nota la primavera senda tupida y chulísima. Llego a la carretera y desciendo un poco para, enseguida, tomar una pista de grava a derechas que sube un poco, atravesar un campo de cultivo, ir de frente buscando una vaguadita con mucha zarza, la senda de descenso está a su derecha. Uala que descenso, parece trial, guapo que te cagas, roca, escalones bloques, zig-zag, equilibrio, temple.... Al llegar a la 111 un buen aullido para celebrarlo (va por ti Javi). Regreso por carretera hasta puente romano y recuperar la vía verde del Iregua.
Ruta de alucine, dura pero con un poco de habilidad y fuerza en las subidas rotas se hace. Totalmente ciclave y recomendable.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta