-
-
858 m
670 m
0
12
23
46,63 km

Vista 464 veces, descargada 37 veces

cerca de Marchamalo, Castilla-La Mancha (España)

La primera parte de la ruta coincide con la ruta MTB “EL GALLARDO” que se organizó en Marchamalo en 2015. Salimos desde el pueblo por la carretera que va a Fontanar y a los pocos metros giramos la izquierda y comenzamos una subida tendida hacia el monte de Usanos.

Una vez arriba, nos hemos dejado caer por una bajada bastante larga, técnica y con roderas, grietas, piedras y ondulaciones, que se hace llamar “El Mortirolo” por lo dura que es hacerla de subida (no conocemos a nadie que se la haya heho). Una vez la hemos bajado, nos incorporamos a la pista que va en dirección a la Finca del Fresno, es decir, desde ahí es un tramo casi todo de bajada gustosa hasta dicha finca.

Una vez llegados a la finca, nos hemos desviado hacia la izquierda llaneando hacia Málaga del Fresno. Tras cruzar dicho pueblo hemos afrontado la subida más dura de la ruta, durante un km aproximadamente.

Una vez superada, hemos tomado un desvío a la izquierda, cuyo trazado ya era nuevo tanto para mi hermano como para mí. A partir de aquí, el resto de la ruta ha sido un descenso con alguna rampita sin complicaciones. En el km. 23 aprox, alcanzábamos la Ermita de la Virgen de Valdelagua. Me ha gustado bastante esta ermita, quizá por el hecho de que es un sitio perfecto para parar, con zona para sentarse, justo en la mitad de la ruta y con unas buenas vistas.

Hemos parado a repostar y desde allí hemos continuado en bajada. Tras cruzar un arroyuelo, el camino se cerraba un poco, tenía bastante hierba y nos ha hecho dudar sobre si estaría cortado. Luego ha ido mejorando pero de repente nos hemos encontrado una rampita que era un auténtico pedregal de cantos rodados que nuevamente nos ha hecho dudar. Finalmente el tramo de piedras era corto y en breve nos hemos encontrado llegando a un pueblo que en ese momento no identificábamos (era Mohernando). Una vez lo hemos cruzado, hemos empezado a bajar por una carretera asfaltada pero estrecha que curiosamente acababa en pista.

Habíamos bajado con prudencia por si tuviera tráfico pero al ver donde acababa, estaba claro que se podría pedalear con tranquilidad (bueno saberlo para la siguiente vez). Desde ahí hemos seguido descendiendo y llaneando hasta llegar al mismo Canal del Henares que está a nivel con Marchamalo por lo que ya solo restaba seguirlo llaneando para volver a casa. Dado que íbamos algo pegados de tiempo, y aprovechando el relajamiento ganado en el descenso desde Mohernando, hemos empezado a darle fuerte llaneando junto al canal hasta llegar de nuevo a nuestro pueblo.

Así que en resumen, una ruta circular muy agradecida porque lo más duro está en la primera mitad y luego el retorno se hace relajando pierna bajando y llaneando
.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta