-
-
3.178 m
1.492 m
0
15
31
61,35 km

Vista 8211 veces, descargada 50 veces

cerca de Perpetuo Socorro, Departamento de Antioquia (Republic of Colombia)

En busca de nuevas emociones esta vez la CicloAventura nos llevó a los 3.178 metros sobre el nivel del mar, al magnífico paraje del páramo de las baldías, parece increíble que a solo 32 kilómetros de Medellín se encuentre tan bello paisaje y si bien el ascenso es muy duro vale la pena él recorrido. Muchas gracias a John Fredy Montes , Juan Gonzalo Velez, Carlos Rodriguez, Jorge Posada, Camilo y Alejandro por acompañarnos en este gran reto.

Salimos pasadas las 7:00 de la mañana del puente de Guayaquil, rodamos por la ciclo vía hasta la calle Colombia la cual tomamos rumbo al occidente y giramos por la calle entre la bolera y la Luis Amigo a salir por el barrio san German a la 80. Subimos por la vía de minas y a un ritmo moderado y saludando a cuanto ciclistas encontramos en nuestro camino fuimos recorriendo kilómetro tras kilometro sin mucha prisa.

Paramos unos segundos para reagruparnos en la Y donde se separa la vía que va al túnel de occidente (ruta de la izquierda) y la vía a boquerón (ruta a la derecha), continuamos por la vía a boquerón y cuando menos pensamos estábamos en San Cristóbal, nuevamente una corta parada para reagruparnos y continuar con nuestro ascenso que se hacía más ameno en medio de la charla y camaradería.

Llegamos al desvió para San Félix y nuevamente paramos a reagruparnos, después de 16 KM de recorrido ya el hambre empezaba a sentirse, pero algunos compañeros nos recomendaron continuar hasta san Felix para desayunas con las deliciosas almojabanas de un negocio en toda la entrada, ya en este punto la ruta se pone un poco más horizontal y rinde mucho más la pedaliada y empiezan adornar el paisaje los múltiples negocios que ofrecen vuelos de parapente entre otras actividades.

Ya en el restaurante, disfrutamos de las frescas y calientes almojábanas, aprovechamos para algunos ajustes a la bicicleta y las respectivas fotos en la iglesia y en el letrero de bienvenido a San Félix, ya al fondo se vislumbra nuestro destino, las famosas antenas de las baldías.

Continuamos con nuestra ruta, y unos 500 metros más adelante se acaba el pavimento y junto con este se reinicia el ascenso. Pedal por pedal fuimos devorando las duras lomas, pero también las fuerzas se van viendo afectadas, sin embargo el corazón sigue intacto y no hay otra opción que la cumbre.

Y por fin, después de un recorrido que parecía eterno, se ven las primeras antenas indicando que estamos en la cumbre, poco a poco van llegando cada uno de los ciclo aventureros cansados pero rebosantes de alegría, una cumbre más, fotos en los miradores, fotos con las torres de fondo y mientras estábamos en nuestra sección de foto estudio paso un grupo de ecologistas buscando los frailejones.

- ¿Frailejones? pregunte,
- Si, no se los pueden perder.

En ese momento recordé un amigo de juventud que me hablaba con la misma emoción que este grupo de los frailejones y con el recuerdo en la cabeza de Carlos Botero (mi amigo) intente buscar las coordenadas de su ubicación por el celular sin mucho éxito.

Dejamos los al grupo con su búsqueda y nosotros continuamos con nuestra sección de fotografía y recorriendo los diferentes senderos de la zona. Cuando nos disponíamos a regresar a Medellín salió una de las personas que cuida las casetas de la torres e inmediatamente le pregunte por los frailejones, el me dio las indicaciones de cómo llegar y me separe de mis amigos ciclistas para darle las indicaciones al grupo que los buscaba.

Cuando los vi metidos en medio del monte me gritaron “Aquí están” y sin pensarlo dos veces tome la trocha para llegar hasta ellos.

A pesar de lo agradable del descenso que estaba recorriendo me aprecio prudente bajarme de la bicicleta y continuar mi descenso a pie, no vaya ser que termine arruinando una de las tan buscadas plantas.

Una vez llegue a ellas me explicaron la importancia de estas plantas y del peligro que corren de extinguirse y me sentí privilegiado de forma doble, una excelente ruta y todo un tesoro con su vegetación. Una cuantas fotos a los frailejones y nuevamente a la ruta en busca de mis compañeros, para regresar a casa.

Les recomiendo 100% esta ruta, favor tener mucho cuidado con los frailejones, posiblemente sean los últimos que veamos tan cerca de Medellín.

En este link más fotos para que se animen a recorrer la ruta:

https://www.facebook.com/media/set/?set=a.882647518427231.1073741865.666575286701123&type=1

Más ciclo aventuras en:

www.cicloaventuras.com

Ver más external

1 comentario

  • hmoreno23@gmail.com 09-ago-2017

    La riqueza natural existente en este lugar se debe al esfuerzo privado de conservacion de sus propietarios, familia Moreno .Debido a la fragilidad del ecosistema no está permitido la promoción de visitas masivas y nos reservamos el derecho de admisión y de autorizar la produccion de Videos. Gracias por su comprension y la voz de aliento que recibimos de quienes reconocen nuestra labor

Si quieres, puedes o esta ruta