Tiempo  2 horas 55 minutos

Coordenadas 2816

Fecha de subida 12 de agosto de 2018

Fecha de realización agosto 2018

-
-
242 m
92 m
0
8,9
18
35,73 km

Vista 767 veces, descargada 25 veces

cerca de Casas de Tallante, Murcia (España)

Se especula con el origen del molino de viento, hay varias teorías: Que proviene de la cultura greco-romana, conocedores de esta tecnología, aunque no hay constancia de su uso para la molienda. Que lo inventaran las culturas orientales arábiga o china, e introducido en el Mediterráneo por la cultura islámica y en el resto de Europa por los cruzados del medievo. Por último, que provengan de la Holanda y Bélgica del siglo XII, donde surgen de forma espontánea para la molienda.

Los Molinos Mediterráneos se clasifican en tres tipos, dependiendo de las formas de las aspas; el molino característico de Cartagena, lleva un eje atravesado por cuatro pares de varas, que sostienen cuatro velas triangulares. Dentro de los molinos cartageneros los hay de cuatro tipos según su uso.

El tipo harinero cuya finalidad es la molienda de cereales, situado en espacios elevados y diáfanos de edificaciones; su altura oscila entre 6/8 m, alberga tres plantas unidas por escalera de caracol adosada al muro interior, en la superior se ubican dos grandes piedras de moler y la maquinaria, suele tener dos puertas enfrentadas en la planta baja; su estructura está hecha generalmente de piedra caliza, con mortero de cal y arena; el diámetro interior, va aumentado conforme toman altura. Otros: molinos de pozo y con rueda de arcaduces y molinos salineros.
Los molinos harineros de viento abundan desde Cartagena hasta el inicio de la Sierra de Carrascoy. La falta de corrientes de agua obliga al uso del viento para moler el grano. Su característica principal, y lo que los diferencia de otros molinos de viento en España, es la utilización de la vela latina en vez de aspas rectangulares.

En el siglo XVIII por el incremento de la población cartagenera, ligada a la creación de numerosas estructuras civiles y militares, hubo demanda de molinos; ya por el año 1755, Cartagena contaba con 74 molinos de viento. Desde el último tercio del siglo XIX hasta la segunda década del siglo XX, se popularizó el molino de arcaduces y hubo un resurgimiento debido al auge de la minería.

El uso de los nuevos motores de vapor y explosión en el siglo XIX y la progresiva electrificación del medio rural, irán haciendo que desaparezcan. Según el censo de los molinos de viento en el término municipal de Cartagena, en 1973 quedaban 154 molinos de viento. Gran parte fueron construidos entre los siglos XVIII y XIX, la mayoría se encuentran en estado de ruina debido al desuso, a pesar estar protegidos como BIC.

Del 60% de los molinos solo queda la torre y muchos son de propietarios privados; para perpetuar el legado histórico que la cultura popular nos ha brindado, habría que hacer un estudio de viabilidad sobre las posibilidades etnográficas, comerciales y turísticas en cada caso; bien sea usándolos como tiendas de productos camperos, alojamientos rurales o como parte de las rutas culturales propuestas por los ayuntamientos.

Descripción de la ruta:
Accesos: Desde Cartagena por la RM-332 a Mazarrón, pasando de Molinos Marfagones a Tallante. En mi caso fue desde el Puerto de Mazarrón por el alto de Cuesta Blanca.

Salgo pedaleando al alba poco antes de las 7 h y con 24°; desde la Venta del Buen Descanso en Tallante dirección Cartagena, tomo la pista anexa a la carretera hasta la rotonda hacia Perín; por asfalto sigo la vía pecuaria Colada de Perín.

Las vías pecuarias eran caminos trazados durante la Edad Media, usados por las cabañas trashumantes de ganado en los desplazamientos cíclicos que realizaban, aprovechaban los pastos de la sierras del norte y centro peninsular durante el verano, mientras que en invierno, se trasladaban hasta las cálidas tierras del sur.

Tras un repecho desciendo a Perín, localidad conocida por la tradicional “Subida del Burro” en sus fiestas patronales, basada en la leyenda de izar un burro al campanario, para comerse las malas hierbas que afeaban la iglesia parroquial, tras su construcción por los vecinos del pueblo. Hoy día se le alza pero hecho de cartón, que pesa menos, y no se le hace pasar un mal rato al animalico, sobre todo si tiene vértigo.
Tuerzo a la izquierda rodeando la plaza de José Martínez "El Moro", con la Parroquia de Nuestra Señora de la Piedad, edificada sobre una antigua ermita (año 1600 según la tradición oral, servía también de cementerio parroquial). Hago un alto en Los Balanzas para ver el Molino de Perín, mejor dicho, su torre. Admiro mientras amanece el Acueducto de Perín, construido por la Mancomunidad de los Canales del Taibilla en 1945, para transportar el agua a Cartagena. En el cruce de La Corona, se ubica el Molino de La Corona, según el tío Ginés, el día de su inauguración molió peladillas. Su torre se mantiene en aceptable estado de conservación.

Dejo la RM-E26 por la izquierda, continúo unos metros por la RM-E22, virando por la izquierda en el primer cruce, me planto en el Molino Zabala; en el año 1986 arrió sus velas por última vez; a veces su dueño lo pone en marcha, quizás para mantener viva tradición de seis generaciones de molineros. Su productividad máxima con buen viento y moliendo de noche era de 500 kg diarios.

Junto al molino e halla un aljibe rebajado de planta circular, con cúpula de casquete y brocal de planta cuadrada; los brocales se cerraban con puertas ciegas, al agua se le añadía frecuentemente una pequeña adición de cal, para impedir que se desarrollen larvas de mosquito. La capacidad de los aljibes del Campo de Cartagena, rara vez superan los 50 m³ y su sistema de extracción consta de una garrucha metálica y roldana de madera.

De vuelta al asfalto, en pocos metros, junto a un recinto con torre, viro a la izquierda por la pista de Los Agüeras, rodeo de bajada otro aljibe, cruzo la Rambla de Peñas Blancas del Ladrillar, llaneo por una plantación de algarrobos, muy resistentes a la sequía, con sus semillas se obtienen derivados empleados por la industria alimentaria como aditivos naturales.

Sin pisar la rotonda cambio de dirección por la derecha, cruzando lo más recto posible la segunda rotonda de Cuesta Blanca de Abajo, para entrar a ver el Molino del Tío Jarapa; se encuentra en muy buen estado de conservación. Es uno de los cuatro (Zabala, Perín y Corona), que Juan Antonio Madrid Agüera construyó para cada uno de sus hijos.
Nada más salir a la RM-332 dirección Cartagena, giro por la izquierda hacia la Magdalena por la RM-E16; en San Isidro, al lado de la Iglesia parroquial de San Isidro Labrador, se encuentra el Molino de Juan Tomillo o de San Isidro, aunque tuvo otros dos nombres: Molino de la Tía María la Huertana y Molino de la Tía Jarapa. Solo se conserva la torre.

Cruzo la población entrando por el primer cruce a la izquierda, hago un tramo por la Rambla de Benipila rodeando una granja porcina; salgo a la derecha por pista polvorienta pasando el caserío de Los Díaz. En Los Sevillas disfruto de la estampa de otro tiempo, que representa la visión del Molino del León y su entorno agrícola, la pareja de edad avanzada propietarios de la vivienda, se encuentran partiendo almendras, mientras despotrican contra la Autopista de la Mediterránia de al lado que les hace la puñeta. Me dicen que se sienten olvidados y poco valorados, les comento que mi visita al molino, se debe precisamente a darle la importancia que se merecen nuestros mayores y sus creaciones (molinos, aljibes, pozos artesianos, lavaderos, norias, almazaras, acueductos…), con este reportaje, documentado gracias a los aportes de personas y asociaciones, que luchan por conservar la memoria histórica del Campo de Cartagena y sus gentes. Vaya para todos ellos mi gratitud.

De vuelta, antes de cruzar bajo la autopista, llama mi atención las ruinas de una antigua noria de tiro (o de sangre) consta de tres partes: un pozo, un juego de dos ruedas engranadas y una plataforma circular. Suelen estar acompañadas de una alberca o balsa para almacenar el agua antes de su distribución. El animal iba uncido a la pértiga (“malacate”) que mueve el eje de la rueda de tracción, tirando en círculos sobre una plataforma llamada “andén”.

Cruzo la Rambla de Los Puertos, tomando por la derecha en el cruce, es la vía pecuaria Colada Cuesta Blanca, paso junto a una tapia con alberca, tuerzo a la izquierda, siguiendo el Sendero Santa Bárbara a la Ermita de Los Puertos; junto a Los Cachuchas, me acerco a ver, rodeado por la valla de propiedad privada, el Molino de Santa Bárbara.

En el cruce siguiente bordeo la Ermita de Los Puertos por la derecha, entro en la Rambla de Casas Nuevas, cruzo el puente de la Autopista, veo en las Casas del Molino, el Molino de Casas Altas, un cartel me recuerda que voy por el PR-MU 107 Sendero de Tallante, cuya estrella es el Garbancillo de Tallante (Astragalus nitidiflorus), habitante de suelos tipo volcánico y endemismo cartagenero sin par.

En el cruce de la Casa de Los Almendros en ruinas, tomo brevemente dirección a Las Escaveas, giro enseguida a la derecha por pista de tierra (Camino Ranova), atravesando una plantación de almendros; entro en Las Palas con restos arqueológicos pertenecientes a las épocas romana y árabe. Callejeando, consigo alcanzar el Molino de Salustiano Salinas, rodeado por un seto, solo conserva la torre encalada. Cerca del mismo se encuentra el Molino de los Mayordomos (torre bien y maquinaria que amenaza ruina).

Vuelvo a la carretera RM-E34; antes de ascender el puente sobre la Autopista de la Mediterránia, por la izquierda, una pista me acerca a la Casa de la Moruna, desde donde salvar la autopista en dirección a Tallante. Giro a la derecha por la Rambla del Derramador, para hacer una rotonda que casi invierte el sentido de mi marcha, tomar a la derecha una pista asfaltada al Molino de Subiela (Casas del Molino); la maquinaria está destrozada como el resto de componentes. Vuelvo atrás de nuevo, en carretera tuerzo esta vez a la derecha por pista estrecha y asfaltada, dando un pequeño rodeo, para intentar ver el privado Molino de Molero Pérez; conserva solo la torre. Entro en Tallante cerrando un track para el recuerdo aunando deporte, naturaleza, cultura e historia.

Powered by Wikiloc

Si quieres, puedes o esta ruta