Descarga

Distancia

36,81 km

Desnivel positivo

1.104 m

Dificultad técnica

Difícil

Desnivel negativo

1.127 m

Altitud máxima

1.149 m

Trailrank

29

Altitud mínima

702 m

Tipo de ruta

Solo ida
  • Foto de Patones - Pontón de la Oliva y Genaro
  • Foto de Patones - Pontón de la Oliva y Genaro
  • Foto de Patones - Pontón de la Oliva y Genaro
  • Foto de Patones - Pontón de la Oliva y Genaro

Tiempo

3 horas 45 minutos

Coordenadas

4473

Fecha de subida

20 de septiembre de 2020

Fecha de realización

septiembre 2020
Sé el primero en aplaudir
Comparte
-
-
1.149 m
702 m
36,81 km

Vista 19 veces, descargada 0 veces

cerca de Patones de Arriba, Madrid (España)

Ruta perfecta para subir sufriendo por pistas y disfrutar bajando por algunos de los mejores senderos de la zona.

Solo hace falta ver el desnivel en los kilómetros recorridos para ver qué las subidas son bastante intensas y pondrán a prueba el nivel físico y mental para llegar a la cima. Quién quiere una eléctrica.

Empezamos en Patones de Arriba cuyo parking ya está casi lleno a las nueve de la mañana y a la una no se puede ni salir. Y desde allí vamos en paralelo a la carretera que cruza patones por una pista en un continuo sube baja que nos lleva al final de la Thomson, donde está un aparcamiento y por donde terminamos bajando en la última salida. Buena bajada pedrolera que termina en la presa del Pontón de la Oliva.

Pasamos por la presa y empezamos a subir por el mismo sitio de la anterior salida, pista medio asfaltada con algunas curvas cerradas. Paramos en una especie de mirador antes de dejar la pista y coger un sendero que baja hasta el río. Divertido, un poco lleno de barro en este caso porque había llovido lo que hace que el paso por las piedras características de la zona de un poco más de respeto. Sin pasos muy técnicos pero te mantiene en tension. Por fin, un sendero por la zona.

De nuevo a la pista, el único tramo que si bajamos por pista, aunque llega un momento en que se considera pista por lo ancha porque empieza un tramo bastante inclinado con roderas profundas. Yo aqui no vi ninguna diversión e hice un poco de trekking bike. Pero el caso es que eso termina en un singletrack curiosete entre árboles que no está mal, un pelín corto.

Aquí cruzamos al otro lado para terminar en la presa de la parra. Paramos para coger fuerzas y avituallarnos, hasta aquí llevábamos unos quinientos metros de desnivel entre el inicio de sube bajas y la primera subida. Seguimos por la pista con unos charcos bastante grandes en la mayoría de casos evitables. Y llegamos al sitio clave para mí ya que si sigues de frente vuelves a llegar al aparcamiento de antes, pero desviandote a la derecha empiezas una larga, constante e intensa subida, sudando a chorros, se empañan las gafas que cuando crees que se acaba va a dar, cruzando la carretera, a la mitad de la Thomson. Pero lo mejor es que eso no acaba, era solo la mitad, a seguir subiendo entre parte del bosque y la carretera. En ese tramo de pocos kilómetros nos quitamos los otros quinientos o un poco más para pasar de los mil.

Pero en cualquier sufrimiento ahora vendría la recompensa. Por un lado las vistas del embalse y la presa del Atazar con el pueblo al fondo. Y por otro empieza un sendero precioso entre árboles con pequeños baches, en ocasiones bajando en otras llano dando pedales. No se si ese ya se considera la senda del Genaro. Increíble. Pasa por algún cortafuegos de aúpa. Y termina en un tramo donde volvemos a pistear en sube bajas con un subidón final bastante importante para empezar la bajada a Patones. Ahora si es el tramo de sendero más técnico de toda la ruta por todas esas piedras que parecen lascas, sin escalones grandes pero si en continúa tensión. De hecho llegó un momento al bajar que me se agarrotaron los dedos de tanto freno y tensión.

Un pequeño respiro en el tramo para ver las vistas de Patones de Arriba en el que la tierra y los charcos se volvieron rojos y de nuevo a bajar por esas piedras, que se cruzan y parecen cortantes. Una buena postura, confianza, dejar correr la bici y superado.

Impresionante el buen sabor de boca que deja la ruta. Sobre todo por el hecho de que hay buenas y duras subidas en las que hay que estar bien físicamente y buenas e intensas bajadas en las que hay que estar bien técnicamente, no ser un endurero total pero si estar ágil. Para mi subiendo y mi rígida bajando es una ruta Increíble. Solo falta como mucho para ser perfecta meter la senda Thomson, que es de este rollo, pero entonces claro, nos hubiéramos ido a 40 y algo y más de 1500 de desnivel, casi nada.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta