Tiempo en movimiento  3 horas 55 minutos

Tiempo  5 horas 24 minutos

Coordenadas 5801

Fecha de subida 12 de julio de 2020

Fecha de realización julio 2020

-
-
858 m
226 m
0
11
21
42,33 km

Vista 177 veces, descargada 3 veces

cerca de L'Ametlla del Vallès, Catalunya (España)

Esta ruta la destacaría por la singular belleza paisajística que podremos disfrutar desde el Sender dels Miradors, un sendero estrecho no muy apto para quien sufra de las alturas...
Comenzando en l'Ametlla nos dirigimos hacia el Puiggraciòs, pero esta vez por las variantes de senderos, que iremos combinando con la pista de siempre.
Una vez llegados, parada obligada en la fuente para reponer agua y beber. Seguimos camino, pasamos el Coll d'en Tripeta, ascendemos por el Camí dels Cingles de Bertí, llegaremos hasta las inmediaciones del Castell de Cascà, una paradita para despedirnos del compi que ha de marchar antes.
Seguiremos la pista hasta el desvío del Camí dels Miradors (GR-5). Una parte de este sendero es la más "peligrosa", por ser estrecha y a que a nuestra derecha sólo tenemos el vacío (se podría decir que la mitad del sendero está expuesto o algo expuesto), eso sí hay frondosa vegetación y árboles que nos evita prestar demasiada atención a donde no hay que mirar. Si es necesario, pie a tierra y a caminar, que entonces sí que se pueden admirar las vistas con tranquilidad. Un punto de parada obligada, la Torre de Guaita en Els Castellets, y desde su mirador privilegiado tendremos unas vistas espléndidas. Continuamos la pedalada, el sendero mejora, se mete al interior, (el GR-5 se desvía a la derecha para bajar hasta Sant Pere de Valldaneu) y finalmente engancha con la pista que baja a l'Abella. Cruzamos el pueblo para ir a buscar Can Canal, donde pararemos a reponer fuerzas.
Tras un buen descanso y buen almuerzo, volvemos a mover las piernas, y cómo cuesta salir y enganchar con un buen repecho. Antes de salir hemos hablado de coger un sendero a la izquierda que hay al poco de hacer el giro pasando Sant Pere de Valldaneu; tras encontrarlo y dirimir qué hacer (tiene pinta de estar bastante dejado), decidimos bajar por él... Mala elección, o más bien diría un sendero muy, pero que muy chulo dejado de la mano de Dios (a pie tampoco sería nada fácil ir avanzando) una pena, a quien pertoque, recomedaríamos que hicieran una recuperación de este magnífico sendero y no dejarlo perder, es poco menos de 1km, pero este tramo nos complicó mucho. Por momentos la vegetación (un manglar en toda regla, en donde la estrella son los zarzales) engulle el sendero y a nosotros conforme vamos pasando. Nos abrimos paso entre esta vegetación como podemos, abriendo y apartando como buenamente podíamos. Hay un tramo de unos 5m de ascenso que es una pared, literalmente; una cuerda a la izquierda para ayudar a subir, pero claro, otra vez la vegetación haciendo muy difícil, lo que ya era complicado. Al final terminamos el sendero, y salimos a la depuradora del Congost (el Leiro junto con y el río Congost nos han quedado a la izquierda) este tramo final mejora bastante pudiendo dar pedales. Y de aquí ya poco más que decir, atravesamos Tagamanent, reponemos agua y nos refrescamos en el Figaró, y volvemos por el Paseo Fluvial del Congost en su parte final (que ya está arreglada tras los destrozos del Gloria de hace meses y es 100% ciclable).
Decidimos tirar por Les Vinyes para llegar al punto de inicio, en donde nos despedimos y hasta la siguiente... ¿aventura?... Lo mejor, la compañía, sin duda.
Avituallamiento

Can Canal

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta