-
-
805 m
530 m
0
25
49
98,06 km

Vista 1081 veces, descargada 6 veces

cerca de Alcorcón, Madrid (España)

Seguramente llegue 8 años tarde y no he elegido la mejor de las quedadas de la redmtb que se celebra todos los años, pero este año cuando me lo propuso Jorge me pareció muy buena idea a pesar que para ir a Chinchón no hace falta dar tanta vuelta desde Alcorcón me apetecía mucho recorrer este camino que tantos buenos momentos y recuerdos me trae a la memoria.

El día es incierto, se ha levantado revoltoso, típico de una estación que empieza a dar sus primeros pasos y está bajo la tutela de un invierno primaveral casi. He madrugado lo justo para disfrutar de un amanecer dorado, de las sonrisas domingueras de una corredora que deja entrever sus mofletes rojos bajo el buff. Salgo de Alcorcón por las presillas, bajo por el carril bici de mtb de Leganés, supongo que la falta de presupuesto llevara a la larga a tener estos carriles destrozados como esta esté hasta enlazar con el anillo verde madrileño.
La sincronización con Jorge es perfecta y según llego nos ponemos en camino para recorrer el parque lineal del manzanares hasta tomar la pista que nos dejara en Rivas. Para mi esta pista es el recuerdo de grandes viajes tanto de ida como de vuelta a Cuenca. Jorge ha puesto un ritmo infernal a su 29 y me cuesta seguirle, menos mal que su neumático trasero me da un respiro y al ir perdiendo aire tenemos que parar para hincharlo y yo intentar reponerme.

Lo siguiente que disfruto de este tramo es la laguna de Rivas, desde que la descubrí me encanta venir a rodar por esta zona, por su senda camino al puente de hierro y el contraste del verde y las flores. El viento comienza a ser un tanto incordio y de vez en cuando cuatro gotas mal contadas no recuerda el cielo que nos la puede jugar cuando quiera.

Una parada rápida para ver un reunión de 600 viejos en la antigua estación y retomamos nuestro camino hacia chinchón ya en arganda por la vía Verde del Tajuña. Comenzamos a encontrarnos cada vez más con grupos y ciclistas que tiene nuestro mismo objetivo, chinchón. El viento invita a agruparse, rodar al abrigo del pelotón, pero la vía es estrecha, tiene pivotes y la poca experiencia de rodar en grupo de algunos nos hace vivir momentos intenso teniendo Jorge incluso que salirse de la vía para no engancharse con otros compañeros de viaje.

Optamos por dejar atrás el grupo y disfrutar de la bajada a Morata en solitario y con menos peligro. Pronto dejamos la comodidad de la vía Verde para adentrarnos en las pistas que nos llevaran a cruzar el Tajuña. Un lugareño entrado en años que arrastra su bici con un perro típico de pueblo de estos pequeños no señala la buena dirección sin preguntarle “… allá van por lo menos quinientos o mi ciclistas” , pelín exagerado el hombre.

La subido hasta Chinchón se va haciendo algo tediosa, seguimos a buen ritmo pero las piernas le empiezan a pasar factura Jorge que ve que las rampas cada vez son más empinadas, a mí me está encantando el recorrido, voy bien, voy disfrutando. En uno de los giros vemos un rampa tremenda con un grupo de bikers que esperan a sus compañeros en lo alto, la mayoría opta por desmontar y subir andando, pero Jorge me anima a intentarlo, meto todo en la bici y doy lo mejor de mi hasta coronar el muro, al igual que Jorge que corona montada para el asombro de alguno de los presentes que ven una gesta poder subir montados, solo es práctica y muchas hora de bici.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta