• Foto de Roses-Trialeras-Cala Monjoi-Cadaquès-Trialeras-Roses
  • Foto de Roses-Trialeras-Cala Monjoi-Cadaquès-Trialeras-Roses
  • Foto de Roses-Trialeras-Cala Monjoi-Cadaquès-Trialeras-Roses
  • Foto de Roses-Trialeras-Cala Monjoi-Cadaquès-Trialeras-Roses
  • Foto de Roses-Trialeras-Cala Monjoi-Cadaquès-Trialeras-Roses
  • Foto de Roses-Trialeras-Cala Monjoi-Cadaquès-Trialeras-Roses

Tiempo  6 horas 19 minutos

Coordenadas 2578

Fecha de subida 24 de junio de 2013

Fecha de realización junio 2013

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
426 m
-8 m
0
11
22
44,48 km

Vista 3644 veces, descargada 160 veces

cerca de Roses, Catalunya (España)

Domingo 23/06/13 Roses-Cala Monjoi-Cadaquès
Esta semana, los Coyotes hemos hecho una salida algo fuera de lo normal. Hemos quedado a las 5:30 de la mañana en el descampado de delante del teatro-auditorio para cargas las bicicletas y desplazarnos en coches y camión hasta Roses para hacer una ruta por la zona del Cap de Creus. Así pues, nos hemos dado cita Transformer, Nom'atabalis, Manitas, Vim, Trialeras, Galdor, Gica, Plato Mediano, el Follonero y el Capi Fanegas.

Después de cargar y de algunas bromas y risas, nos hemos distribuido y hemos puesto rumbo a Roses, hasta el callejón donde nos estaban esperando ya impacientes dos coyotes más: Vistu y Patrás.
Nos hemos saludado y nos hemos preparado para comenzar la ruta. El reloj ya casi marcaba las 8:00 de la mañana y hacía un día estupendo para practicar nuestro deporte favorito a la par que coger color y ponernos morenos.
Nos hemos puesto en marcha y nos hemos dirigido hasta el paseo. Nos hemos hecho unas cuantas fotos de rigor, serias y no tan serias y hemos comenzado la ruta entre comentarios, charlas y risas.
Dejamos el Paseo Marítimo y nos adentramos por las calles de Roses para ir en busca de la carretera que conecta con la Cala Montjoi. Una vez en esta estrecha carretera comenzamos a subir a buen ritmo. La pendiente no es excesiva y nos permite seguir comentando entre nosotros, admirando el paisaje que ya empieza a adivinarse.
Al cabo de algún kilómetro nos desviamos a nuestra izquierda y dejamos el asfalto de la carretera para tomar el primer camino de tierra del día. Se trata de una pista ancha que transcurre entre verdes viñas asomadas al mar. El contraste del verde entre azules...el azul del mar y el azul del cielo. Seguimos subiendo con tranquilidad pero sin esfuerzo.
Rápidamente llegamos al inicio del primer sendero de bajada. Se trata de una trialera de buen hacer a excepción de algunos puntos concretos en los que hay que tener cuidado con algunas piedras, ramas o tierra suelta. Son en estos puntos donde nos vemos obligadas a poner pie en el suelo y extremar la precaución.
Una vez acabada la trialera enlazamos con el Rec de Montjoi, y este camino nos lleva directamente a la zona de la Cal Montjoi. Sin embargo ahora no nos detenemos en la cala y seguimos nuestra ruta por la izquierda, bordeando todo el complejo turístico del lugar. Es entonces cuando nos vemos obligados a hacer una parada técnica pues el Follonero ha pinchado. Como siempre, nuestro mecánico sin herramientas, (o sea Gica), se dispone a cambiar rápidamente la cámara. Mientras tanto alguno de nosotros aprovecha para descargar otros materiales, y otros para hacer bromas a unas hermosas lugareñas que hacían un poco de footing.
Una vez reparado el pinchazo y hecho las fotos de rigor, seguimos nuestro camino. Ahora tomamos una pista ancha que primero desciende un poco y rápidamente comienza nuevamente a subir, sin ser unas rampas excesivamente duras, aunque sí continuadas. Llegamos nuevamente a un punto estratégico en cuanto al paisaje se refiere. Desde aquí divisamos la Cala Montjoi a nuestra derecha y la cala Calitjàs a nuestra izquierda. El contraste de colores es espectacular.
Continuamos la marcha y vamos bordeando estas calas con un continuo sube y baja por una pista ancha en muy buen estado. Sin embargo no nos adentramos hasta el Cap Norfeu sino que vamos girando hacia nuestra izquierda para ir dejando atrás también la Cala Jóncols. Tomamos un camino a nuestra izquierda y comienza la parte más dura de la salida. Se trata de una buena subida, bastante larga y con algunas rampas de consideración que nos hacen apretar y poner nuestras piernas a tono.
Pasamos por las inmediaciones del Castell de la Guardiola y por debajo del Puig Alt. Al llegar por fin al collado de la Torre del Mas d'en Figa, podemos descansar y divisar la bahía de Cadaquès a lo lejos. También nos cercioramos de que el día ha cambiado por completo y que el radiante sol que nos acompañaba se ha dejado ensombrecer por unas amenazadoras nubes grises. Nos hacemos unas fotos, como es ya costumbre y nos disponemos a reanudar la marcha, no sin antes abrigarnos un poco para la bajada que llegaba ahora.
Comenzamos a descender y a los pocos metros nos desviamos a nuestra derecha por otra pista ancha que sigue descendiendo. Poco antes de llegar al siguiente cruce nos encontramos con el episodio triste del día, que mejor no explicaremos, pero sí comentar que nos dejó a todos muy desconcertados y con bajón psicológico durante un buen rato.
Después de esta pequeña parada seguimos y enlazamos unos cuantos metros con la carretera GI-620, que no tardamos en volver a dejar para tomar nuevamente otros caminos, ahora siempre de bajada. Pasamos por delante del Mas Romanyac y llegamos a otra carretera, esta vez se trata de la GI-614. La seguimos durante unos cientos de metros a buena velocidad ya que es de bajada, y finalmente nos desviamos a la derecha para tomar otro camino que rápidamente nos dejará en la entrada, por la riera, de Cadaqués.
Después de esperar a que algunos de nosotros se compraran un bocadillo, nos dirigimos hasta el paseo marítimo y la playa y allí nos dispusimos a reponer fuerzas. Nos encontrábamos más o menos a la mitad de la ruta, así que aún nos quedaban más de veinte kilómetros por recorrer.
Reanudamos la marcha y nos dirigimos hacia la parte sur de Cadaqués, siempre siguiendo el mar. Nos hacemos unas últimas fotos antes de abandonar el pueblo y tomamos un camino que comienza nuevamente a ascender montaña arriba, hacia el interior.
Vamos dejando abajo Cadaqués, y pronto el paisaje nos obsequio con unas vistas impresionantes de la bahía de Cadaqués. A pesar de que sigue nublado, parece ser que nos irá respetando el tiempo y que aguantaremos sin mojarnos.
Nos detenemos para hacer algunas fotos y seguimos a buen ritmo hasta llegar
a una especie de cueva donde nuevamente algunos coyotes se paran para bromear, especialmente Galdor y un "amigo suyo" que de tanto en tanto nos arrancaban más de risa.
Seguimos subiendo por este camino de buen hacer hasta alcanzar el Mas d'en Baltre, una masía espectacular, que por cierto está en alquiler, con unas vistas al mar para perderse. Continuamos subiendo a buen ritmo hasta enlazar con el camino principal de Roses a Cadaqués. Llegamos al lugar llamado la Cruïlla y aquí algunos de nosotros deciden tomar la pista, mientras que el resto decidimos tomar la segunda trialera. Se trata de un sendero pedregoso, con mucha piedra suelta y en el que has de vigilar donde colocar la rueda delantera
hacer la vuelta de la campana. Sin embargo es totalmente ciclable y muy divertido.
Seguimos nuevamente por la pista ancha y nos reencontramos con el resto del grupo. Vamos nuevamente por el camino principal y en constante subida. Volvemos a enlazar con el tramo que ya habíamos pisado a la ida y comienza otra bajada que nos llevará nuevamente a la Cala Montjoi. Esta vez sí que nos adentramos en la cala y nos acercamos hasta el Bulli. El famoso restaurante de
Ferran Adrià, ahora cerrado y medio abandonado. Nos hacemos unas cuantas fotos y reanudamos la marcha.
Comienza ahora uno de los tramos más pesados de la ruta. Ya que no podemos subir por la primera trialera, nos toca hacerlo por la carreterita que va hasta Roses. Se trata de una subida, no muy dura, continuada y de unos veinte minutos más o menos, dependiendo, por supuesto de quién la suba. El caso es que al final llegamos a un altiplano desde donde ya se divisa nuevamente la bahía de Roses. Comenzamos a bajar poco a poco hasta que llegamos a lugar donde se toma la tercera de las trialeras del día. Llegados a este punto, nuevamente una parte del grupo decide seguir por carretera hasta Roses. El resto tomamos este sendero que en un principio es una dura subida hasta llegar al dolmen de la Creu d'en Cobertella. Aquí nos hacemos algunas fotos y un poco más adelante comienza la trialera de bajada. Esta vez, el sendero es pedregoso pero con roca fija, no suelta, y escalones considerables. De todas formas es totalmente ciclable y como la mayoría de las trialeras muy divertida. Así llegamos a Roses y en las primeras calles, todavía de bajada, el Capi se cerciora de que ha pinchado la rueda delantera. Rápidamente Gica se encarga de realizar el cambio (es una verdadera máquina) y continuamos hasta llegar al paseo y reencontrarnos con el resto del grupo que ya nos estaban esperando, refrescándose con una merecida cerveza. Nosotros hicimos lo propio, todos pedimos nuestra comida y acabamos la jornada brindando por una salida más, de esas que hacen grupo. Así pues si tenéis oportunidad, haced esta ruta porque no puede faltar en el currículum del betetero, más si se ha hecho en compañía de los CoyotesBikers.

2 comentarios

  • Foto de no m'atabalis

    no m'atabalis 25-jun-2013

    Bona crònica. Efectivament, gran sortida, i millor companyia.

  • Melen 09-sep-2018

    He realizado esta ruta  verificado  ver detalle

    Ruta con vistas espectaculares,tres triales entretenidas sobre todo la primera con dos puntos un pelín delicados que si no tienes cierta técnica mejor bajarse de la bici ya que una caída entre tanta piedra puede ser grave,mejor no hacerla solo por si acaso.Hay un par de trozos de bajada que es por carretera que es una pena que no se hagan por montaña para los que nos gusta en enduro

Si quieres, puedes o esta ruta