Tiempo  9 horas 8 minutos

Coordenadas 5751

Fecha de subida 28 de junio de 2017

Fecha de realización marzo 2017

-
-
888 m
390 m
0
25
50
100,12 km

Vista 487 veces, descargada 9 veces

cerca de Campillo de Llerena, Extremadura (España)

Era solo cuestión de tiempo que los caminos y el destino me llevaran a la Sierra Grande de Hornachos.
Muchas veces atrás había observado esta sierra desde la carretera a Usagre o desde la cima de las sierras colindantes a mi población, receloso, expectante, en mi deseo de recorrerlas y encumbrarlas.
Utilizando la localidad de Campillo de Llerena como punto de partida y teniendo esta sierra como objetivo principal trate de confeccionar una ruta diversa pero potente, que recorriese todos los recovecos posibles de esta sierra, incluso utilizando senderos sacados de rutas senderistas para enlazar su trazado.
Corrían la nueve de la mañana cuando entraba en la población de Campillo y tan solo en unos pocos minutos, lo que me llevo prepararme, empezaría mi andadura por sus caminos.
Para llegar a la Sierra Grande de Hornachos nos separan bastantes kilómetros de pista que logre completar en poco tiempo atravesando varias carreteras.
Nada mas llegar a la falda de esta sierra me encontré con un montón de cintas rosas, flechas en carteles y en el suelo pintadas, ya ni me acordaba, al día siguiente se celebraba en Hornachos la Titán de la Magrera.
Unos días antes, hablando con Francisco de Dientes de Perro le había comentado mi intención de recorrer la sierra de Hornachos y él , a su vez, me había dicho que ese mismo fin de semana se celebraba la Titán, prueba en la cual el participaba en su intento de completar todo el circuito de titanes de Extremadura.
Faldeando entre encinas fui dejando atrás cruces y cortijos hasta llegar a una carretera de servicio, haciendo algún kilometro por ella hasta desviarme a izquierda siguiendo las indicaciones del cartel Mirador de la Magrera.
La subida a este mirador empieza por un sendero, bien cuidado y ancho, pero con un desnivel de órdago, teniendo que hacer varias paradas estratégicas para tomar resuello y así disfrutar de las vistas. Luego enlaza con un camino que nos conduce casi hasta su cima.
En este punto me encontré con un senderista que me informo de la desaparición el día anterior de un vecino de edad avanzada de la localidad de Hornachos en esta sierra, pidiéndome que estuviera atento y que si lograba ver a esta persona se lo comunicara a las autoridades.
El día siguiente a esta ruta se dio por finalizada la búsqueda con la feliz noticia de la aparición de esta persona en perfectas condiciones para alivio de sus familiares y vecinos.
Continuando con mi ascensión fui pedaleando hasta casi llegar a dicho mirador, que será la cota mas alta que lograremos con nuestra bici. Para llegar a su cima debía completar el ultimo tramo a pie por unas escaleras del cual desistí de hacerlo.
La bajada es rápida y algo descarnada, con grietas y piedras sueltas por el agua hasta acceder a un valle, con una casa en su parte mas alta desde donde tendremos unas vistas inmejorables.
Tras dialogar un rato con dos senderistas me interne en la espesura del monte, en un sendero angosto no ciclable, sorteando ramas, pedrizas y obstáculos de diversa índole hasta coronar. La bajada igual, un sendero técnico para senderistas y para ciclistas ni te cuento, saliendo de este tramo con las piernas bonitas por las jaras y aulagas.
Otra vez de vuelta a su vertiente sur, el sendero me dio tregua pudiendo pedalear entre la abundante vegetación, ahora era cuando se me pusieron las piernas preciosas, las sentía en carne viva.
Enlazando con el sendero Ruta de los Escalones / Carrascal me esperaba una bajada por su cara norte nada fácil, con muchísimas piedras sueltas y algunas bien grandes, con regazos de gran calibre y una vegetación que me dificultaba tomar bien el trazado y que me daba en el manillar cambiándome la dirección de mi bici, en ese momento fue cuando me dije “que co…. hago yo aquí”, pero no era momento de lamentaciones, solo quedaba seguir bajando y salir de allí como fuese.
Dicen que el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra, pues yo sería el ciclista que tropieza dos veces con el mismo sendero porque si volviera a recorrer estos lares seguro que volvería a hacerlo.
Superado este difícil tramo y tomar tierra sin lamentar nada proseguí por un cortafuegos limpio hasta volverme a encontrar en los senderos. Esta vez tocaba ascender por un sendero limpio, por los detalles que vi con bastante transito de bicicletas, que con buen desnivel me acompaño hasta el siguiente cruce.
Después de casi coronar tocaba descender nuevamente, por un sendero bastante amplio fui disfrutando de una bajada rápida, con algunos tramos técnicos, que por su construcción seguramente pertenece a la red de caminos que rodeaban el castillo de Hornachos.
Otra vez en la falda de esta sierra fui circunvalándola para afrontar la última de las subidas a esta sierra. Por camino fui subiendo, pedalada a pedalada, por un valle con unas bonitas vistas hasta llegar a su cima.
La bajada nuevamente por sendero, al principio entre paredes para seguir bajando encajonado hasta llegar a una especie de calzada de piedra desde donde podremos observar el pueblo de Hornachos y su castillo.
Para alcanzar este castillo le di tregua a mi bici, haciéndolo andando por un sendero con ella a cuestas. El estado de conservación de este castillo deja mucho que desear, con tan solo los muros exteriores y algunas almenas en pie, pero con unas impresionantes vistas de Hornachos y del Embalse de los Molinos de Matachel.
Tras reposar un rato en este punto privilegiado me puse en marcha cogiendo nuevamente mi bici en una bajada complicada hasta las calles empedradas de esta localidad. Dejando atrás esta población fui rodando por caminos hasta llegar al recinto de San Isidro, donde me encontré con bastantes vecinos de esta localidad y a numerosos efectivos de la Guardia Civil y Protección Civil organizando las batidas de búsqueda por esta sierra.
Continuando con mi ruta fui coincidiendo con el trazado de la Titán de la Magrera en mi proceso de rodear la Sierra de Pinos, pasando por senderos, caminos y pistas hasta alcanzar la carretera a Puebla de la Reina.
Tras hacer unos kilómetros por esta carretera la abandone continuando por los caminos, atravesando fincas y dehesas, mientras el helicóptero de la Guardia Civil sobrevolaba las cimas de esta sierra en busca del desaparecido.
Tras atravesar nuevamente la carretera de servicio fui rodando entre olivares con un curioso sistema de riego hasta alcanzar una pista casi a la altura de Retamales Altos. Por esta pista fui avanzando entre subidas y bajadas para desviarme a derecha por una zona de eucaliptos.
Superando fincas y tierras de labor fui pedaleando, sumándole kilómetros a la ruta, hasta llegar a otra zona de eucaliptos y monte donde el camino poco frecuentado me llevo a la carretera a Retamal de Llerena.
Aquí las dichosas puertas me cortaron mi trazado, teniendo que improvisar por otro camino paralelo hasta llegar al punto de inicio, la localidad de Campillo de Llerena.
Tiempo en movimiento: 6:47:23
Velocidad media: 15´17
Velocidad máxima: 57´32
IBP: 164
1. Campillo de Llerena
2. Camineando
3. Carretera
4. Entre fincas
5. El Disparaton
6. Camineando
7. Carretera de servicio
8. Sendero
9. Mirador de la Magrera
10. Sendero
11. Sendero
12. Sendero
13. Cortafuegos
14. Sendero
15. Camineando
16. Subida
17. Vistas
18. Castillo Hornachos
19. Bajada compicada
20. Caminendo
21. Recinto San Isidro
22. Senderos
23. Sierra de Pinos
24. Carboneras
25. Retamales altos
26. Pisteando
27. Entre fincas
28. Camino perdido
29. Carretera
30. Camineando
31. Camineando
32. Cementerio italiano
33. Campillo

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta