-
-
1.515 m
51 m
0
57
115
229,43 km

Vista 2544 veces, descargada 80 veces

cerca de Espinosa de los Monteros, Castilla y León (España)

Ruta de cuatro etapas de creación propia por la comarca de Asón y los Valles Pasiegos cántabros y burgaleses. En un origen la trazamos para tres días con la intención de recorrerla a finales de mayo, pero el trabajo tiene la costumbre de meter la nariz en el tiempo de ocio y me fue imposible. Así pues, aprovechando estos días libres decidí emprenderla en solitario y ampliarla hasta las cuatro etapas. Con todo, el resultado final ha sido un híbrido entre el itinerario original y el ampliado, toda vez que hube de reducir el trazado del segundo día por el calor extremo y del cuarto, por increíble que parezca, por la intensa lluvia. Poco menos que he pasado por las cuatro estaciones: jornada primaveral en la primera etapa, verano sahariano en la segunda, suave otoño en la tercera y casi invierno en la cuarta.

Conviene tener presente que la ruta es físicamente dura. Nos movemos por las montañas atravesando y recorriendo de forma sucesiva valles contiguos. Por tanto, es imprescindible estar en forma y con buen fondo para las subidas que aguardan (alguna épica, como la de Collao Espina). Y asegurarse de que los frenos se hallan en perfecto estado para los descensos subsiguientes. La recompensa, claro, radica en el extraordinario paisaje rural por el que se circula, de un verde intenso de mil tonos. Tanto Asón como la Pasieguería a ambos lados de los distintos pasos de montaña (de ahí el nombre) entre Burgos y Cantabria son la fusión del agua de sus ríos y el verdor de sus pastizales repletos de cabañas. Pequeñas carreteras de nulo tráfico que serpentean entre intrincados valles y moles de caliza. Y los pasiegos, bastante más abiertos de lo que cuentan las historias. Un pueblo seminómada y transhumante que surgió de Dios sabe dónde y que con el tiempo pasó de maldito a dar nombre a la zona.

El itinerario es mixto y de poca complicación técnica. Hay bastante más asfalto de lo habitual; principalmente porque en los últimos años se han acondicionado muchas de las antiguas pistas de terriza para permitir el tránsito (cosa lógica ya que la comunicación entre los valles era muy pobre), pero también porque es absurdo endurecer aún más un trayecto ya exigente de por sí. Además, me parecía un error eliminar tramos en mi opinión indispensables como los de Collao Espina, Guzparras, Barrancosa, etc., hoy asfaltados pero que conocí como pistas. Por lo demás, son carreterillas de montaña por donde transitan libremente bastantes más vacas y caballos que coches.

La Pasieguería es eminentemente cántabra pero no lo es en exclusiva, pues la zona que se encuentra aguas arriba de Espinosa de los Monteros también es pasiega. Esta es la razón de elegirlo como principio y final: es el punto que mejor permite recorrer ambas zonas con el aliciente añadido de tener que cruzar dos de los legendarios pasos de montaña.

Por último, mi ruta es deudora de una que subió fernandomartes. No he utilizado su track y la suya es muy distinta, totalmente cicloturista y bastante más corta, pero me inspiró para crearla. Gracias.

- Día 1: Espinosa de los Monteros-Picón Blanco-La Gándara (IBP 150, 68 km, 6:56 h de pedaleo real)

Como siempre, la etapa más dura la primera. Unos km de carretera hasta el inicio del puerto de La Sía y suave ascenso hasta el Portillo del mismo nombre. Recomiendo salir por la mañana para contemplar desde las alturas el espectáculo del manto de niebla sobre el valle de Soba. En el portillo se toma la buena pista que sube por el Moruco hasta Picón Blanco, cima de la ruta con sus más 1.500 mts, para deambular por las ruinas de su antigua base militar, hoy tomada por las vacas. Para aquellos que prefieran una ruta de día a Picón Blanco, aquí.

Desandamos el camino y antes del Moruco se abre a nuestra derecha una a veces imperceptible senda que forma parte de la Transcantábrica y que nos lleva a la pista de los molinos de Soba. Es el único punto técnico de todo el itinerario: un tramo de piedra suelta y firme herboso y agujereado que baja con mucho desnivel, pero corto, favorable e imprescindible para la ruta. Una vez en la nueva pista pedaleamos subiendo y bajando por el cordal hasta el pico Cañoneros, desde donde se desciende hasta encontrar la carretera en la cima del puerto de Los Tornos. Seguimos bajando para luego tomar la pista que atravesando Herada conduce a Casatablas. Parada en el bar antes de empezar la dura subida a Rozas por su carretera de curvas de herradura y después a San Pedro en un ascenso parcialmente pistero pero igualmente duro por la sierra del Hornijo. Estamos ahora en la vertiente opuesta del valle con vistas a los montes por los que hemos circulado. Más ascenso por la pista que faldea el Mazo Grande y fuerte descenso a La Gándara, destino del día. Paseo hasta el mirador de la cascada caminando después de una etapa de bastante exigencia y vistas de primer orden.

Posada El Mirador: Bien, 36 € individual, 50 € doble. Desayuno incluído. En el pueblo hay dos restaurantes y un bar.

- Día 2: La Gándara-San Roque de Riomiera-Liérganes (IBP 100, 51 km, 4:12 h de pedaleo real)

Como la previsión es que hoy llega al Norte la ola de calor, me pongo en marcha muy temprano para pillar más horas de fresca. Ocurre que la fresca ha debido de pasar de largo porque a las 7:30 ya se sobrepasan los 20º. En fin, un mal día para pillar la bici y atacar el Collao Espina y en el que tendré que eliminar el tramo de las Enguinzas.

Salida de La Gándara por la carretera que lleva al nacimiento del río Asón, con su famosa cascada hoy con poca agua. La bajada hasta Arredondo siguiendo el cauce del río entre las moles que encierran el valle es muy chula; la apacible calma antes del infierno que espera. Hace años subimos el Collao Espina (Alto de Somo en algunos mapas) desde Bustablado cuando era una pista. Un entorno de intensa belleza, sobre todo en la cumbre cuando el panorama se abre aún más y también se divisa el valle de Miera. Pero el ascenso fue de tal dureza que no pensaba volver jamás. Y así es: aquí estoy de nuevo y encima cargando equipaje y con un calor del copón. El asfalto (basto) no ha rebajado la exigencia, con tres km iniciales en los que las cuestas superan el 20%. El ascenso rebaja su perfil levemente con algún falso llano pero los rampones regresan al llegar a las herraduras del precioso hayedo de los Machucos. Llego deslomado al monumento a la vaca pasiega y descanso un buen rato antes de enfilar el último tramo hasta la cota. Nueve km de ascenso ultraduro que el asfaltado ha convertido en uno de los más temidos (y deseados) por los ciclistas de carretera de la provincia. La bajada a Miera es larga, divertida y empinada para luego subir brevemente y alcanzar San Roque de Riomiera, una de las tres villas pasiegas cántabras junto a Vega de Pas y San Pedro de Romeral. El sol pega fuerte y el termómetro marca 33º; la cosa no está para más subidas, así que acorto la ruta y me dejo caer lentamente por la carretera hasta llegar a Liérganes visitando los bonitos puentes sobre el Miera. Los llaman "romanos" pero son del XVI y XVII. En el de Mirones hay un lugar perfecto para un baño reparador y eso hago. Liérganes, por cierto, un pueblo señorial, bonito y bien cuidado que hay que conocer.

Posada Carpe Diem: Excelente, 40 € individual, 60 € doble. Desayuno incluido. Un sitio fichado para estancias posteriores.

- Día 3: Liérganes-Puente Viesgo-Vega de Pas (IBP 105, 74 km, 6:24 h de pedaleo real)

La temperatura ha bajado de forma ostensible y salgo con ganas en dirección a Cabárceno por carreterillas rurales hasta llegar a la senda que existe al pie de Peña Cabarga. Un recorrido interesante y con alguna pequeña rampa que bordea varias lagunas de camino al indescriptible Parque de la Naturaleza de Cabárceno (que lógicamente hoy no visito pero que conozco y cuya visita recomiendo), instalado en los terrenos de una antigua mina de hierro. En el amplio recinto vallado cercano a la entrada pasean una manada de elefantes y varios antílopes. No diré más.

De Cabárceno enfilo hacia Sarón para pillar la famosa Vía Verde del Pas, pero están de obras en la carretera y tienen formado un pifostio que llega hasta Vargas. El tramo de la vía que bordea el Pisueña se encuentra cerrado y un paisano me indica un camino alternativo y la forma de acceder a la colegiata románica de Castañeda. Retomo la vía verde poco antes de Puente Viesgo, otro lugar de interés, y la seguiré hasta su final en el parque de Alceda. No soy muy amigo de las vías verdes, monótonas por lo general, pero este tramo se deja ver. Bonitos paisajes y varios hitos: la antigua estación de Puente Viesgo, la torre de Iruz, el acueducto de Santiurde y el puente de hierro de San Vicente sobre un Pas que baja con poco caudal. En Alceda hago un alto y entablo conversación con unos pasiegos que me dan más información sobre la cría de vacuno de la que puedo retener.

Desde Alceda voy hasta Vega por una ruta más larga pero mucho más chula que la directa carretera nacional. Es el camino hoy asfaltado de Guzparras hasta el alto de la Barrancosa para luego acceder a La Braguía y bajar a Vega por otra antigua pista tambien pavimentada. Conozco el recorrido de otra visita y lo recomiendo con días claros. Es un itinerario que sube y baja en su inicio por las praderías altas de Santiurde para luego ascender definitivamente a Guzparras y Barrancosa. Más allá de un par de cortas rampas más duras, el resto de la ascensión es razonablemente tendida. El descenso a Vega, con vistas excelentes.

Posada Casa de Don Guzmán: Excelente, 40 € individual, 50 € doble. Desayuno incluido.

- Día 4: Vega de Pas-Las Machorras-Espinosa (IBP 45, 42 km, 3:34 h de pedaleo real)

Amanece lloviendo en Vega, con sus verdes pastizales envueltos en una densa niebla invernal. Escribió Unamuno hace un siglo que el pasiego "es un paisaje musical, pero de una música litúrgica, gregoriana, de pocas notas y ellas de órgano". Cuando la lluvia disminuye salgo disparado hacia Estacas de Trueba, un puerto muy largo (14 km) pero sin desniveles de importancia. No lo subo de un tirón, me desvío en su mitad para ver el que fuese poblado de Yera y el túnel de la Engaña, que llevan medio siglo agonizando en el más completo abandono. Arrecia la lluvia justo al llegar a la antigua estación, en donde me resguardo leyendo las pintadas que otros dejaron antes en sus paredes interiores. "Aquí yace la ilusión de unir Santander y Valencia", reza una de las pocas que tiene interés. Es bastante descriptiva. El interminable túnel (siete km de longitud) que enlaza con Las Merindades se concluyó pero el tren jamás atravesó la montaña porque jamás se colocaron las vías. Un pasadizo fantasmal al que se acercan bikers, senderistas y curiosos. Cuando no llueve, quiero decir. Hoy está desierto. A la boca norte de La Engaña (que recientemente se derrumbó en algún punto) se accede atravesando cuatro pequeños túneles (una linterna no está de más).

Regreso al puerto y lo corono entre la niebla para comenzar la bajada a Las Machorras, población pasiega ya en Burgos. Sobra decir que las subidas al mirador del Curro y al Domingo Pájaro están descartadas en estas condiciones. Una pena lo del Curro, porque habría sido un inmejorable fin de ruta; máxime teniendo en cuenta que el día despejará horas después de terminarla. En fin, me detengo en la bonita cascada del Trueba y llego a Las Machorras tomando la misma senda que también se aproxima al ascenso del Curro. Es un interesante y pequeño tramo algo pedregoso a ratos que circula entre cabañas hasta morir en la carretera. Unos pocos km de asfalto y en Espinosa.

Hostal Sancho García: Bien, 35 € individual, 38 € doble. Aquí siempre una doble. Un clásico al que no le vendría mal una reforma. En la misma plaza, buen restaurante y dueños muy majos.
Acueducto
25-JUL-09 18:18:27 Perteneciente a Cantabría. Vistas del Valle de Lanestosa y de Karrantza. En un día claro se puede ver hasta el mar en la costa cantábrica, allá por Laredo. El Puerto son casi 12 kms de longitud.
A 1154m se corona el Puerto de Estacas de Trueba, más de 800m de desnivel.
Tunel hacia engaña

1 comentario

  • Foto de andreariru

    andreariru 23-jul-2017

    Hola Treches! Gracias por compartir tu ruta. Tenemos pensado seguirla este verano. Seguramente nos tomaremos la tercera etapa de descanso, haciendo parada en Puente Viesgo y al día siguiente continuar hasta la Vega de Pas. Esperamos que el tiempo acompañe. ¡Un saludo!

Si quieres, puedes o esta ruta