-
-
1.260 m
927 m
0
14
28
56,07 km

Vista 1203 veces, descargada 27 veces

cerca de Berlanga de Duero, Castilla y León (España)

Ruta BTT con alforjas.

D4: Berlanga de Duero-Rello-Atienza
Dificultad física: IBP 54 - 1.442 Calorías

A la casa de Berlanga posada presa la han.
Otro dia mañana metense a andar.


Primera de dos etapas consecutivas en las que no voy a seguir la ruta oficial. En este caso, para visitar el enigmático pueblo amurallado de Rello y alguna de las atalayas de la zona. Este trayecto también permite acercarse a ver los impresionantes frescos mozárabes de San Baudelio. Así pues, salgo de Berlanga por una senda paralela a la comarcal hasta llegar a Caltojar. Un tramo sencillo salvo por la corta pero intensa subida a la atalaya de Veruela. Una vez en Bordecorex enfilo el largo ascenso por una pista ancha y en buen estado, para luego llanear por el páramo durante un buen rato en el que me cruzo con tantos corzos que pierdo la cuenta. Bajo por una senda algo rota y alcanzo Rello: precioso pueblo medieval.

Continúo la marcha por un sendero pedregoso entre campos de cereal. El viento sopla de costado con fuerza y tengo que agarrar el manillar como si lo estuviera triturando. La carretera de acceso a Barcones corre en dirección sur, por lo que ahora tengo el viento de cara, apenas avanzo y me cuesta un mundo llegar al pueblo pese a ser terreno favorable. Repongo fuerzas en el bar y sigo con el trayecto pasando por un sendero casi imperceptible hasta la pista de vuelta al páramo, una pista cambiante entre encinas que da paso a la espectacular bajada a Bochones con grandes vistas de Atienza y la sierra de Pela. Desde aquí sólo restan unos pocos km hasta el destino del día, pero se hacen eternos gracias al intenso viento en contra con rachas de más de 50 km/h. Llego deslomado a Atienza entrando por la parte baja, así que de postre me como la empinada subida al completo

----

- EL CID vs EL CAMPEADOR -

A pesar de que el Cantar ha popularizado para siempre el sombrenombre de "El Cid", lo cierto es que en vida Rodrigo Díaz era conocido como "El Campeador" (romanización del término "campidoctor": vencedor en el campo de batalla), apelativo que él mismo utiliza poco antes de morir al firmar en el diploma de la dotación a la catedral de Valencia: «ego Rudericus Campidoctor». Y con ese nombre le denominan también los árabes en las crónicas coetáneas: "al-Qambiyatur".

Según cuenta la Historia Roderici (escrita alrededor de 1185, casi un siglo después de su muerte), Rodrigo se ganó el apelativo "campidoctor" tras ganar dos combates singulares ocurridos en la zona fronteriza durante el breve reinado de Sancho II. Así, señala, venció a Jimeno Garcés, «uno de los mejores de Pamplona», y a un sarraceno de Medinaceli, «a quien no sólo venció sino que también mató».

Por su parte, el término "cid" (del árabe dialectal "sidi", "señor") no era exclusivo de Rodrigo y los andalusíes lo usaban como muestra de deferencia. Se supone que surgió bien en su tiempo en Zaragoza, bien en el de Valencia, aunque algunos sostienen que fueron los mozárabes de su mesnada quienes se lo adjudicaron. Con todo, el sobrenombre no aparece escrito hasta el llamado Poema de Almería de 1140.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta