Tiempo  3 horas 44 minutos

Coordenadas 4313

Fecha de subida 7 de septiembre de 2016

Fecha de realización septiembre 2016

-
-
1.025 m
670 m
0
7,5
15
30,08 km

Vista 268 veces, descargada 2 veces

cerca de Los Carballos, Andalucía (España)

Ruta tranki en la que por miedo al calor y a los estragos de las vacaciones la dedicamos a visita turística para conocer un poco más de los tesoros del Llano. Comenzamos Manolo y yo en el Triunfo, pasando por calle Elvira y Plaza Nueva para encarar la Cuesta de Gomérez, subiendo al ladito de la Alhambra... ¡¡Que lujo!!. Continuamos hasta la rotonda del cementerio, y encaramos la cuesta del cementerio. Aquí se podría decir que tenemos el primer punto histórico, pues al poco de superar la entrada, tenemos a la derecha el paredón donde tantas personas fueron fusiladas en la guerra civil, quedando restos de los disparos en la pared del cementerio, y siendo declarado lugar de memoria histórica por la Junta, tras varias disputas con el Ayuntamiento. Justo al final de la rampa, en el interior de la curva donde está el cementerio musulmán, tenemos el primer punto del recorrido:
El Albercón del Negro. Éste tenía la función de abastecer la Almunia de los Alixares, situada en el interior del actual cementerio. El nombre proviene de una leyenda que hablaba del fornido guardián de raza negra del mismo.
Seguimos subiendo por veredas y nuestros inexpertos ojos parecen atisbar restos de lo que parece ser encauzamientos de algunos barrancos, pero no somos capaces de discernirlo.
La siguiente parada es en el Aljibe de la Lluvia, quizás el punto más conocido por la cercanía al camino y posiblemente el mejor conservado de todos. Posiblemente sirviera para abastecer el Palacio de Dar Al-Arusa. Tiene una alberca contigua de más moderna construcción.
Subimos finalmente al Llano y continuamos hasta el Cerro del Sol. Desde aquí, con unas impresionantes vistas de casi 360 grados, si nos asomamos un poco, podemos ver los restos de las minas para extracción de metales preciosos (oro) que hay al lado de Cenes, cuyos orígenes al parecer se remontan a época romana..., de hecho se cuenta que una de las coronas de la reina Isabel la Católica estaba hecha con oro del Cerro del Sol. Resulta que en el Llano de la Perdiz, además de ciclistas, senderistas hay oro... el problema es como encontrarlo. Bajamos por el camino de Barranco Bermejo, y comenzamos a subir de nuevo la subida por la vereda del Barranco del Abogado. Es el único punto de dureza real de la ruta, ya que para acceder al LLano subimos por el cortafuegos con la brutal rampa final. Una vez en el reloj de sol, volvemos a bajar, para rodear el área recreativa del Aljibe de la Lluvia y dirigirnos al tercero de los restos:
La Alberca Rota. No nos detuvimos aquí, pero comentar que servia para abastecer el Palacio de Dar Al-Arusa. Atravesamos los olivos y llegamos a nuestro cuarto punto:
El Palacio de Dar Al-Arusa o Palacio de la Desposada. Actualmente está vallado completamente, por lo que sólo puede verse a lo lejos, pero si observa uno atentamente, puede ver que en algunas zonas fuera de este vallado aparecen paredes de mampostería, que posiblemente correspondieran bien a las paredes o murallas exteriores o a las canalizaciones hacia el Palacio. Finalmente bajamos hacia el quinto y último hito de nuestra ruta:
La Silla del Moro o Castillo de Santa Elena. Con orígenes Nazaríes, al parecer comenzó siendo una torre vigía del palacio de Dar Al-Arusa, para posteriormente, y gracias a su estratégica situación, ser remodelado en época de los Reyes Católicos, y servir para montar piezas de artillería por los franceses a principios del siglo XiX quedando totalmente destrozado el lugar por las voladuras realizadas. En el camino que sube junto a éste, si uno observa detenidamente la pared opuesta del camino, se aprecian los restos de las canalizaciones que unían el Palacio de Dar Al.Arusa con éste. Creo que sólo abre los fines de semana por la mañana, pero merece la pena visitarlo por las espectaculares vistas que tenemos de la Alhambra, el Generalife, Granada y el Sacromonte.
Finalmente volvemos a Granada por la cuesta de los chinos... literalmente estamos bicicleteando por dentro de la Alhambra... para tras la bajada, dar un rápido vistazo a la fuente del Avellano.
Lo dicho, un lujo, que puedas hacer deporte pasando justo por el lado de sitios con tanta historia, con el añadido que en ningún momento estás a más de 3 km en línea recta del casco urbano de Granada.
Por cierto, parte de la información la he obtenido de: nuestragranada.blogspot.com.es/, lugaresdegranada.blogspot.com.es/ y de la web del patronato de la Alhambra.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta