• Foto de San Luis-Potenciana-San Rafael-Quebrada Azul-San Pedro Turrubares (eBIKE)
  • Foto de San Luis-Potenciana-San Rafael-Quebrada Azul-San Pedro Turrubares (eBIKE)
  • Foto de San Luis-Potenciana-San Rafael-Quebrada Azul-San Pedro Turrubares (eBIKE)
  • Foto de San Luis-Potenciana-San Rafael-Quebrada Azul-San Pedro Turrubares (eBIKE)
  • Foto de San Luis-Potenciana-San Rafael-Quebrada Azul-San Pedro Turrubares (eBIKE)
  • Foto de San Luis-Potenciana-San Rafael-Quebrada Azul-San Pedro Turrubares (eBIKE)

Tiempo  4 horas 44 minutos

Coordenadas 8433

Fecha de subida 27 de julio de 2019

Fecha de realización julio 2019

-
-
1.458 m
262 m
0
9,4
19
37,66 km

Vista 90 veces, descargada 2 veces

cerca de San Luis, San José (Republic of Costa Rica)

Biker: Oscar.

Esta constante fascinación que me produce el el cerro Turrubares y cercanías, me hicieron volver, luego del interrumpido ride por La Víbora semanas atrás. Esta vez consigo que Petín, mi chofer ¨resignado¨ me traiga hasta San Luis de Turrubares para empezar el ride desde este punto, en el Toyota Hi-Lux modelo 1994, pickup compañero de muchas aventuras realizadas.
Cargo sobre mí todo lo necesario y comienzo el ride con una bajada..., después de esto el primer ascenso aparece al frente mío, una cuesta en concreto y lo que presagia el devenir de esta aventura, muchas subidas en todas sus variedades, en comparación a la escala sísmica de Ritcher sería como 6.0 la cuesta mas dura hasta este momento.
El clima perfecto, nublado que ha medida que pasa el tiempo y yo asciendo, logro mantener casi una ecuación constante en temperatura, basado en función del ascenso (mayor altura mas fresco) y el sol aumentando la térmica. Luego de cinco kilómetros veo un río a mi izquierda y un cruce. La ruta hacia San Rafael (a la derecha) la conozco pero la que va a la izquierda no. Por lo que me decanto por esta opción que es la que va a Potenciana Arriba (en menos kilómetros), y cuando digo Arriba es muy arriba. El ascenso acumulado que he ganado en promedio por cada kilómetro avanzado, es de cien metros de ascenso, pero en este cruce las cosas cambiaron..., el ascenso se volvió salvaje, por suerte muchas partes del camino están en concreto porque sino sería imposible subirlas, hay pendientes irrisorias las cuales casi vencen las leyes de Física, si Newton tirara la manzana al aire no se qué pasaría.
Ascensos interminables que a medida que avanzo aparecen sorpresivamente, una curva, luego un contracurva y siempre buscando el cielo..., el aliciente es el paisaje que llevo a mi izquierda el cual es tan hermoso que me motiva a continuar, en comparación a la escala sísmica acá la cosa es 8.0. Luego de un hora de ascenso me detengo a comer unos dátiles y cuando estoy en esto me aparece por detrás un perro cabezón, creo un American Stanford, ¡mi Diós!..., me atraganto con mi alimento y pienso rapidamente: ¿que hago ahora?. Me acuerdo que no hay que transmitir miedo, ya que los perros lo perciben; me armo de valor (muy poquito es lo que tengo, he entrado en un momento de pánico) y estiro mi mano, el perro se acerca y la lame. Volví a la vida, mi palidez desapareció y despacito me monto en mi ebike y continúo el recorrido, obviamente despidiéndome discretamente del canino.
Sigo el ascenso y aparece un caserío, me acuerdo de mi amigo Gerardo Rojas, que me comentó de unas señoras que hacen tortillas palmeadas con queso, pero debía desviarme para llegar donde ellas por lo que por motivos de tiempo y no por falta de ganas, queda en la lista de los pendientes.
Un poco mas adelante me encuentro un cruce (Piedra Vieja) a la izquierda, este lleva al Derrumbe continuando a La Palma o Llano Hermoso o a la derecha hacia Potenciana Arriba.
Pienso tomar a la izquierda (juro hacer este camino en breve, pero la información debe un poco más completa para saber hacia donde voy) , ya que es un ride en solitario; mas opto por la ruta de la derecha que me lleva Potenciana Arriba. En este cruce llevo recorrido diez kilómetros y el ascenso acumulado es de más de mil doscientos metros. Avanzo en un sube y baja que me lleva al cruce del cerro Turrubares, debo confesar que llegar a este punto no me es fácil. Muchas cuestas las cuales ya después de tanto ascenso me ponen a temblar, pero como premio al llegar a la cima, se que tengo una bajada con mucho tiempo para descansar mientras desciendo (quince minutos). En esta parte del periplo debo estar atento al cruce de Quebrada Azul, allí doblaré a la derecha y empezaré un vaivén de caminos de barro rojo con subidas crecientes hasta que llego a la cima. Obviamente después de este trajín debe empezar un descenso..., Y que descenso mi Dios, los frenos iban al rojo vivo, mis dedos no sabían como frenar, yo estaba agotado..., pero la pendiente negativa no permitía tales razonamientos. Llego donde la Quebrada Azul vierte sus aguas al río Tárcoles, paso esta quebrada con mi ebike al lado. Continúo a la margen del río Turrubares hasta que me toca cruzarlo.
Atravesando el río me encuentro que han puesto material de tajo en el camino para compactarlo, el cual tiene piedras filosas y no es igual a material de piedras de río las cuales son se canto rodado. Me bajo y continúo caminando al lado de mi ebike por doscientos metros, después de esto sigo en ruta con unos subidas que no me acordaba, buscando una salida al camino entre San Pedro de Turrubares y Grifo Alto.
Son muchos ascensos, nacientes de agua, me emociono al ver que no hay vandalismo con estos recursos. Hermoso sería que esto ocurriera en otros escenarios del país. Más en fin, estoy relatando un ride, no filosofando. Antes de que termine esta frase, estoy en San Pedro de Turrubares finalizando este hermoso y original ride.

Ver más external

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta