• Foto de TRANSHIMALAYA 2009  14ª ETAPA
  • Foto de TRANSHIMALAYA 2009  14ª ETAPA
  • Foto de TRANSHIMALAYA 2009  14ª ETAPA
  • Foto de TRANSHIMALAYA 2009  14ª ETAPA
  • Foto de TRANSHIMALAYA 2009  14ª ETAPA
  • Foto de TRANSHIMALAYA 2009  14ª ETAPA

Coordenadas 500

Fecha de subida 2 de agosto de 2009

Fecha de realización agosto 2009

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
3.807 m
2.227 m
0
9,0
18
35,98 km

Vista 5976 veces, descargada 64 veces

cerca de Congdü, Xizang (China)

14ª ETAPA TRANSHIMALAYA (NYALAM - ZHANGMU 36,9 KM)

23 MAYO 2009


Nyalam amanece con nubes y claros y las montañas de alrededor nevadas. Por la noche he oído llover.
Estamos a 3.800 metros, si ayer, con la obra, nos quedamos a dormir en aquella aldea a 4.300 metros
hoy hubiésemos amanecido nevados, ¡Vaya panorama...!
Sin ningún tipo de prisa me pongo en marcha para recorrer los 30 kilómetros y 1.400 metros de desnivel
para llegar a Zhangmu. A partir de la segunda curva el paisaje cambia, ahora es todo verde y se ve agua
por todas partes, la carretera (ahora asfaltada) está colgada en un desfiladero.
Me lo tomo con tranquilidad: fotos, video... las cascadas de agua están presentes en todo el recorrido y
los desprendimientos también. En uno de ellos hay un corte que retiene a los vehículos pero yo puedo
seguir, así pues a las 11,30 estoy en Zhangmu. Me paro a la entrada del pueblo y mi guía llega a las
14:45 en un taxi para alojarme en un hotel, el chofer y el Land Cruiser están en la carretera hasta que la
abran a las 9 de la noche, mi mochila allí, o sea que estoy en el hotel pero no tengo ni ropa ni gel para
ducharme ni nada... en la habitación viendo la TV china que esta súper interesante...
Zhangmu, al igual que Nyalamm, es una población sin ninguna muestra de cultura Tibetana pero esta, a
diferencia de Nyalam, esté colgada en el desfiladero a lo largo de la carretera, el desnivel entre la entrada
y salida del pueblo puede ser de 300 metros y tiene 6 kilómetros de largo. Es el último pueblo antes de
Nepal y aquí esta el puente de la amistad construido por los chinos después de la invasión del Tibet como
muestra de amistad con Nepal.
Fin de etapa y de recorrido en bici. Mañana 95 kilómetros de coche a Kathmandu y resumen final para
todos vosotros.

Día 16
Bueno, pues con la bicicleta ya embalada y todo preparado desayuno en el Hotel a la espera de salir para
la frontera de Nepal. Una vez en la frontera China me comentan que una chica vendrá conmigo en el
coche hasta Kathmandú, pues ha tenido algún problema de salud y ha perdido al grupo en el que estaba.
Paso la aduana sin ningún problema junto al puente de la amistad. ¡Bien! Me digo; vamos rápido y a este
paso al mediodía estaré en Kathmandú. Eso es lo que parecía.
El problema viene cuando la chica va a pasar el último control chino. No tiene los papeles en regla.
Durante mi viaje no me había percatado, pero en mi permiso del Tíbet dice por cada uno de los sitios por
los que tienes que pasar y, claro, mis guías lo iban sellando. Bien, la chica en cuestión se puso enferma
por el mal de altura, su grupo siguió la ruta y ella al llegar a la frontera no tenía sellado el paso por el
campo base del Everest. Esto, añadido a que no se puede viajar en solitario por el Tíbet, pues...
problemas.
El caso se debía de solucionar con un fax de la agencia de viajes en el que se justificara el porqué de
todo aquello, pero no hay fax en el puesto fronterizo. "Bien, que nos manden un e-mail al teléfono", no
eso no vale. Al final, hay un fax en el pueblo. Resultado: cinco horas de espera.
Cinco horas que me sirvieron para observar a porteadores en el lado Nepalí. Como en los reportajes de
los alpinistas con los sherpas cargados hasta los topes, se balancean y todo con el peso. Me valieron las
horas también para ver como el lado nepalí es bastante más desastroso que el chino. Los chinos han
colonizado y están desculturizando al Tíbet pero lo están modernizando (ojo, que con esto no opino,
simplemente informo de lo que he visto, los que me conocen saben perfectamente cuál es mi opinión
sobre el conflicto China-Tíbet). Pero el lado nepalí, evidentemente, es mucho menos estado policial.
Detrás del coche en el que debía de viajar (yo estaba vigilante pues el que lo tenía que hacer estaba
dormido) veo a dos señoras con los típicos pareos empezar a sacarse pantalones vaqueros que llevaban
atados las piernas. Creo que cada una llevaba unos ocho pantalones atados a cada pierna. Contrabando
de China. Todo esto a 50 metros del puesto policial y a la vista del que lo quisiera ver. Cuando me miran
me ven sonreír y hacen un gesto como diciendo “es lo que hay”.
Cuando definitivamente aparece la chica con el guía nepalí, anteriormente ya me había despedido de mis
guías tibetanos, salimos en dirección a Katmandú. Cuatro horas dice el guía para un trayecto de 100
kilómetros. "¡¡Cuatro horas!!", exclamo yo. "Bueno, eso si hay suerte, me contesta, la carretera está muy
mal y, bueno, el tráfico...". Joder, la carretera está mal, ya solo la salida de la frontera es un poema:
atestada de camiones Tata de colorines, me acuerdo de las pelis, la carretera simplemente desaparece
de vez en cuando a causa de los desprendimientos (¿que será en época de lluvias?). Pasamos por
pueblos atestados de gente y de animales. La carretera discurre junto a río bravo en el que hay todo tipo
de deportes de aventura; pasa junto a un puente colgante en el que hacen “puenting”, pero del de verdad
¡eh! Hay que atreverse a tirarse de ahí... ¡¡¡buaaaaaaaaa…..!!!
Además, no olvidemos que Nepal fue, con India, colonia británica con lo que la conducción se hace por la
izquierda... bueno y por la derecha... y por el centro y por encima y por abajo y por donde haya hueco.
Menos mal que la flota de vehículos es la que es, sino el índice de mortalidad sería brutal. Se adelanta en
curvas y en cambios de rasante; si viene alguien de frente pues se juega al que mas aguante; bocinazos
continuos... y según vamos llegando a Kathmandu el tráfico y la contaminación acústica y ambiental
suben hasta limites insospechados. Para alguien que, como yo, viene del Tíbet (el país de la relajación)
de la alta montaña, de los valles silenciosos y de circular en bicicleta en la mas absolutamente de las
tranquilidades esto le producía risa pero un choque brutal. No me quiero extender más sobre el tema
porque ya la entrada en Kathmandú, después de cinco horas para recorrer los 100 Km., si no se vive es
absurdo contarla. ¡¡¡Y yo quería hacer esto en bici!!!
La chica en cuestión es inglesa, vive en EEUU y habla perfectamente español y esto al final me vino bien
pues al llegar al Hotel me encuentro con la desagradable sorpresa de que no hay ninguna reserva a mi
nombre. Gestiones, nadie sabe nada.
- Llamarle al chino, digo yo
- Es tarde la oficina estará cerrada
- Yo tengo su móvil, les digo
- Bien, pero te cobramos la llamada
- Ni hablar.
No es un problema de dinero, es que sencillamente no quiero gastar en duro para solucionar un
problema que yo no he generado; un mail, otra llamada... afortunadamente la ayuda de la inglesa-americana
me vino bien para poder entenderme.
- Bueno, es que tenemos que llevar a esta chica a su Hotel
- Bien - le dije al guía - mándala con el chofer, yo quiero que estés aquí hasta que se solucione esto.
Los que me conocen saben cómo soy cuando pierdo la paciencia por lo que antes de que esto ocurriera
le dije al guía que estaba muy muy enfadado y a punto de poner una reclamación oficial. Se acabaron los
problemas, me dan la habitación, el día extra (yo hice dos etapas en un día pues por las obras de la
carretera los guías querían acabar un día antes, como condición fuese que me lo compensaran con esa
noche extra en el Hotel de Kathmandú) y el traslado al aeropuerto (que también estaba pactado y ahora lo
negaban), además no pasó media hora en recibir un mail del “chino” en el que me pedía todo tipo de
disculpas por lo ocurrido y se ponía a mi disposición para lo que hiciera falta.
Luego salgo a cenar, las indicaciones que me dan no coinciden con la realidad, me medio pierdo. Nadie
sabe donde está una calle que se supone es el corazón de Katmandú y yo hablando en inglés como si
fuese de Londres de toda la vida, y que quede claro que no tengo ni idea, sólo se lo que he aprendido
estos días. Al final encuentro la pizzería, me como un buen plato de pasta con una cerveza San Miguel y
vuelta al Hotel.

Día 17. Lunes 25 de Mayo
Desde la habitación del Hotel, bien duchadito, habiendo desayunado croissant, café con leche, zumo de
naranja ¡Joder que gloria!
Es el momento de los balances.
- Han sido 14 días de pedaleo
- He recorrido 965 Km., 632 de carretera y 333 de pistas, de ellos 920 en bici y 45 en el coche
- He superado 10.526 metros de desnivel
- He invertido 71h y 4’.
He conocido Lhasa, que ella sola ya merece la pena el viaje; me gustó mucho Gyantse, menos Shigatse;
Nyalan me pareció monstruoso y los momentos mas mágicos los he vivido al pasar Pang La y ver los
Himalayas, la llegada al campo base del Everest y la etapa nº 11 prácticamente en solitario y sin ver a
nadie en toda ella por aquel alucinante paisaje lunar, con aquellos valles inertes a 5.000 metros de altura,
sencillamente fantástica.
Los peores momentos, cuando no pude subir en bici Pang La y Romgbuk debido al mal estado de la pista
y de mi trasero, y la decepción de no poder ver el Shisha Pangma debido a la nubosidad.
El peor recuerdo para el viento que me hizo sufrir mucho más de lo imaginado y llegó a acabar con mi
paciencia.
Tenia la ruta muy estudiada, Km., desniveles etc... pero, a pesar de saber que el rendimiento en altura
bajaba, no pensaba que tanto, no esperaba unas pistas en tal mal estado (otros viajeros no hablaban de
ello) y por supuesto no contaba con “el puto viento”.
A pesar de esos detalles negativos, mi valoración es altamente positiva, he vivido una experiencia única,
el Tíbet siempre ha sido para mi algo mágico y llevaba mucho tiempo con esto metido en la cabeza. La
pena, el desconocimiento de la lengua dominante en el mundo para poder haber podido preguntar y
profundizar más, ¿qué le vamos a hacer?
Durante el viaje solo he bebido agua. Nada de barritas, ni bebidas isotónicas, y he comido muy poco, la
comida era espantosa.

5 comentarios

  • peregrino 01-abr-2010

    Super relato. Muito bom. Li tudo e guardei todas as palavras para fazer esta ruta em 2011.

    Abraço ,

    Ricardo Mendes
    dalazer@gmail.com

  • Foto de mahjour

    mahjour 27-ago-2010

    بابا چقدر پز میدی!! https://es.wikiloc.com/rutas-mountain-bike/transhimalaya-2009-14a-etapa-478237/photo-130231

  • Foto de forever

    forever 03-abr-2011

    Grillodemiramon un relato fascinante. Es una aventura que algun dia me gustaria hacer. Dentro de poco me voy a la titandesert . Si me puedes mandar información de la agencia Tibetana te estaria agradecido mi correo es josepcomalat@hotmail.com

  • Foto de stg

    stg 09-jul-2011

    cool!!!!!!!!!!! https://es.wikiloc.com/rutas-mountain-bike/transhimalaya-2009-14a-etapa-478237/photo-130221

  • Foto de pipo68

    pipo68 25-ene-2017

    Espectacular...he descubierto por azar tus track, he leído cada crónica que has puesto en cada track en wikiloc, y deseando leer la siguiente por la emoción de cada km y cada metro de desnivel...increíble tu experiencia....
    Acabo de "engancharme" a este gran reto!!!...he estado mirando la web de http://www.visittibet.com/ y la veo como algo anticuada, no se si estará o no actualizada; veo que los que te hacen comentarios, ponen su correo electrónico, haré yo lo mismo, por si ya tienes algún documento que puedas enviarme con datos de todo tipo, para ir conociendo como se puede realizar esta GRAN VIAJE EN BICI...
    Mi correo es joseribo@hotmail.com
    Gracias por compartir tremenda aventura...
    Saludos desde Ourense.

Si quieres, puedes o esta ruta