Tiempo  11 horas 41 minutos

Coordenadas 21309

Fecha de subida 19 de julio de 2017

Fecha de realización julio 2017

-
-
2.418 m
715 m
0
27
53
106,93 km

Vista 151 veces, descargada 0 veces

cerca de Turicato, Michoacán (Mexico)

Turicato Irreversible

Está rodada nace, como una de esas múltiples promesas que nos hacemos los ciclistas en cada rodada. Al calor de la finalización de cualquier reto, siempre prometemos regresar mejor entrenados. Habiendo dormido mejor. Con otra bicicleta. Con más tiempo para recuperarnos de alguna lesión. Sin habernos enfiestado la noche anterior. Argumentando tener más de ocho meses sin rodar. Promesas de político.

Pero esta promesa, de regresar al estilo Douglas MacArthur, fue muy diferente. Nació de una rodada realizada a principios del mes de abril. El reto fue rodar más de 100 km de Morelia a Turicato. Con una caída en desnivel de 1900 metros sobre el nivel de mar a 729 msnm. De lleno en la llamada tierra caliente del estado de Michoacán y además en plena sequía.

Un reto de más de 7 horas de rodada efectiva y casi 10 entre paradas de reagrupamiento y abastecimiento. Añádanle 1781 metros de desnivel positivo. Terminamos a más de 40 grados de temperatura. Para nadie fue fácil. Realmente agotados.

La promesa era realizar este mismo recorrido pero al revés, iniciando en Turicato y terminando en Morelia. En la planeación calculamos más de 100 kms, y un desnivel de más de 3000 metros. En números nada que ver con el recorrido de ida. Después de afinar la logística por varias semanas. Cuajo al tercer domingo de julio. Decidimos pasar la noche anterior en Turicato, para en “teoría” amanecer mas descansados. La lluvia torrencial del sábado, no nos daba buenos augurios para el día siguiente.

Por fin el día esperado. Siete de la mañana. Diez entusiastas ciclistas incluida una mujer, inician el recorrido. Mañana muy fresca y la orografía de la región, no permite que el sol nos pegue, al menos por el momento. Esperamos llegar al punto más alto a 2431 metros a la una de la tarde, para librar el calor más intenso. Ojala.

Los primero 12 kilómetros prácticamente sin ninguna dificultad, dos pequeños repechos sin importancia. Primera decisión a tomar el camino corto o el largo. El corto camino empinado, siete herraduras tipo Tour o Giro o el largo con una pendiente más tendida pero más kilómetros. Se impone la ley del guía. A pesar de la oposición de algunos y el silencio de otros. El camino corto será la opción.

En Limón de Apo se encuentra este Muro de tan solo 1 kilómetro con siete herraduras para en teoría “suavizar” la cuesta. Pendiente promedio del 19%. Tan solo 188 metros infernales de desnivel positivo. En cada salida de curva de las siete herraduras la pendiente empina aún más llegando incluso a 25% de inclinación. Pese a la lluvia que compacto la tierra, en comparación a la tierra muy suelta de la vez anterior que la rodamos de bajada con muchas dificultades y caminando en muchos casos. Aun así se hace difícil mantenerse arriba de la bici. Las piedras sueltas me hacen poner pie a tierra a poco más de 100 metros de la conclusión. Montar de nuevo imposible. Cero tracción. El pulsometro casi revienta, llega a las 179 pulsaciones por minuto, pita desesperado por el esfuerzo. Primer escollo librado. Tan solo tres de nuestros compañeros de aventura logran la hazaña de terminar este mini puerto de tercera categoría, sin bajarse de la bicicleta.

Trece kilómetros de un interminable falso llano, con una pendiente del 4%. La tosca cara del cerro de La Mariana es mi referente a la derecha. Al inicio se ubica a la una de la tarde en mi reloj imaginario. Aquí la desventaja es que es una recta a cielo abierto, que no acaba de terminar en el horizonte. Poco a poco La Mariana avanza a las 2 y a las 3 de la tarde, hasta quedar a las 5 de las manecillas de mi reloj virtual. Ahora busco a mi izquierda el Cerro de los tres picos, mi siguiente referente de que me aproximo a el Paso de Morelos. Nuestro promedio de velocidad es de 13 km/h. Una larga hora y media de recorrido. El desnivel de 900 metros alcanza para un puerto de primera categoría.

Siete kilómetros por la carretera numero 521 Rumbo a Villa Madero. Para buscar la salida rumbo a Acaten. Empina aún más la trepada, pero al ser pavimento tiene menos dificultad. Lo que no la hace menos aburrida.

Cinco kilómetros para llegar a Acaten. Por fin primera bajada real. Tan solo 3 kilómetros, pero son un alivio para las piernas. En Acaten nuestra primera parada formal para alimentarnos después de poco más de cuatro horas de rodada. Apenas 40 kilómetros y 1600 metros de desnivel. Al menos en la escalada parece que vamos a la mitad.

Iniciamos nuestro segundo ascenso por trece kilómetros. Cambia totalmente el panorama. Zona boscosa sombreada. Mucho más divertido curvear y curvear y que no se acaba la subida. La inclinación promedio es del 8 %, con rampas máximas del 15%. Un puerto de primera categoría desnivel de 1157 metros. Al finalizar de la cuesta empiezan a picar y arder las piernas y una que otra amenaza de calambre en los cuádriceps, hacen su aparición en la fiesta sin ser invitados.

Hasta aquí, clima muy agradable medio nublado. Cero lluvia. Ritmo promedio de 9 km/h. Ahí la llevamos 52 kilómetros y 2711 metros de desnivel. Seis horas cincuenta de recorrido. Por fin una nueva bajada de 1.5 km/h. Las piernas agradecen.

Le sigue una rampa de un kilómetro al 10%, pero enlamada y lodosa. La mitad a pie y la otra rodando. No quise despertar la ira del Señor de los calambres. Primera gran bajada, pero sumamente resbalosa, a extremar precauciones. Dos kilómetros a salir a la carretera que conduce a Villa Madero, a la altura de Palizada. Otra más que merecida hidratación.

Reanudamos rumbo a Arroyo Hondo por 6 kilómetros más. Para dar inicio al último puerto del día. Tan solo 1.8 km, al 6% de inclinación pero ya las piernas piden una tregua. Terminado iniciamos nuestra bajada rumbo a Acuitzio. Siete kilómetros salpicados por la lluvia. Ya nos había perdonado la vida por toda la ruta. Hasta aquí 70 kilómetros, nueve horas de recorrido. Tan solo 24 kilómetros a la campiña a tambor batiente. Sin ningún contratiempo y sin lluvia.

De la Campiña a Morelia cantar y cocer.

Resumen del día. 106 kilómetros. Desnivel de 3,545 metros. 8 horas arriba de la bici y 11:41 horas de recorrido. Velocidad promedio de 13.2 km/h. Practicamente cero lodo. Cero incidentes. Perfecto. Lo que es rodar con verdaderos ciclistas.

Conclusión: Rodada épica y legendaria.

1 comentario

  • Foto de titomich

    titomich 19-ago-2017

    Felicidades, rodada larga y de subida, muy pesada.

Si quieres, puedes o esta ruta