• Foto de Vilar de Mouros-Serra de O Forgoselo (Penas de Sueiro, do Convento, da Sombra y da Caseta)-Fragas do Eume (Monte Fontardión)
  • Foto de Vilar de Mouros-Serra de O Forgoselo (Penas de Sueiro, do Convento, da Sombra y da Caseta)-Fragas do Eume (Monte Fontardión)
  • Foto de Vilar de Mouros-Serra de O Forgoselo (Penas de Sueiro, do Convento, da Sombra y da Caseta)-Fragas do Eume (Monte Fontardión)
  • Foto de Vilar de Mouros-Serra de O Forgoselo (Penas de Sueiro, do Convento, da Sombra y da Caseta)-Fragas do Eume (Monte Fontardión)
  • Foto de Vilar de Mouros-Serra de O Forgoselo (Penas de Sueiro, do Convento, da Sombra y da Caseta)-Fragas do Eume (Monte Fontardión)
  • Foto de Vilar de Mouros-Serra de O Forgoselo (Penas de Sueiro, do Convento, da Sombra y da Caseta)-Fragas do Eume (Monte Fontardión)

Tiempo  2 horas 38 minutos

Coordenadas 982

Fecha de subida 23 de agosto de 2015

Fecha de realización agosto 2015

-
-
657 m
338 m
0
6,8
14
27,24 km

Vista 1017 veces, descargada 12 veces

cerca de Cabalar, Galicia (España)

Vilar de Mouros-Serra de O Forgoselo (Penas de Sueiro, do Convento, da Sombra y da Caseta)-Fragas do Eume (Monte Fontardión).


  • FUENTE DE INFORMACIÓN: Cartografía del Instituto Geográfico Nacional, visor Iberpix 4.
  • FOTOGRAFÍA: iPhone.
  • ZONA: Serra de O Forgoselo. Parque Natural de As Fragas do Eume. Entorno del río Belelle. Provincia de La Coruña.
  • DESDE: Vilar de Mouros, A Capela, provincia de La Coruña.
  • CERCA DE: Vilar de Mouros, A Capela, Lavandeira de Riba, As Pontes de García Rodríguez.
  • ÉPOCA: agosto de 2015. Tiempo soleado.
  • TIPO DE RUTA: circular.
  • DATOS TÉCNICOS:
    • Nivel de dificultad: moderado.
    • Datos descargados de GPS GARMIN: Longitud: 27,24 km. Desnivel acumulado positivo: 588 m. Desnivel acumulado negativo: 588 m. Cota máxima: 657 m. Cota mínima: 338 m. Tiempo empleado: 2 h 38 min (con calma y paradas para fotos).

  • MATERIAL: bicicleta de montaña.
  • AGUA: Se cruza el Río Belelle y los Regos de Vilar de Mouros, da Abelleira, do Ameneiro, da Graña y Castelo.
  • TIPO DE FIRME: sendero, pista forestal, carretera.

ITINERARIO:
Vilar de Mouros - O Picoto - A Abelleira - Pena de Sueiro (488 m) - Pena Cachela (481 m) - Pena do Convento (505 m) - Pena da Sombra (531 m) - Campo da Eira - Campos Verdes - Pico Ventoso (536 m) - Pena da Caseta (591 m) - Cruce de la AC-564 en Goente (San Martiño) - AC-1802 - O Gallel - Monte Fontardión (665 m) - As Veiguiñas - Cruce de AC-564 - Xasén de Baixo - Herbal de Xasén - O Piñeiro - Ponte de Porcar (río Belelle) - Porcar - AC-121 - Vilar de Mouros.

LA SIERRA:
La Sierra o Montes de O Forgoselo es un macizo granítico situado al norte de Las Fragas del Eume, dentro de la Comarca de Ferrolterra, en la provincia de La Coruña. Sus algo más de 1400 hectáreas se extienden mayoritariamente por el municipio de A Capela y en menor medida por el de San Sadurniño y As Pontes. Sus límites naturales son: el Monte das Louseiras (oeste), el cordal entre el Coto do Castro y el Penedo do Porto Xan (este), el Valle del Rego do Castro (norte) y el Rego do Ameneiro (sur). En el año 2000, fue incluido en el Espacio Protegido Xuvia-Castro, declarándose como Lugar de Interés Comunitario (LIC). Sus montes son de cimas redondeadas y lomos suaves, en los que se pueden ver rocas con formas curiosas como la “Pena dos Tres Pés” (Peña de los Tres Pies). El cordal principal de O Forgoselo se extiende en dirección O-E desde Penas Louseiras hasta el Coto do Castro, pasando por Pena da Lama, Pena da Moa, Pena Sarnoso, Pena de Sueiro, Pena Cachela, Pena do Convento, Pena da Sombra, Pena Daza y la Pena dos Tres Pés. Al norte de esta cuerda y al sur del Valle del Rego do Castro, justo encima de Pena Daza (536 m), están la Pena do Escoitadoiro (513 m), la Pena dos Bois y la que dicen que es la cumbre más alta del Forgoselo, el Pico Racamonde (540 m), situado en la parroquia de Narahío (municipio de San Sadurniño). Entre a Pena dos Tres Pes y el Coto do Castro nace otro cordal, apéndice del principal, que se extiende en dirección sur hasta la Pena da Loba, pasando por Pena do Rei (531 m), Pico dos Monteiros (559 m), Penedo de Porto Xan y la Pena da Caseta (591 m). Este segundo cordal constituye el límite oriental de O Forgoselo pero teóricamente está fuera de la sierra. Desde el punto de vista de la vegetación, O Forgoselo es una altiplanicie de suelos hiperhúmedos, en la que las charcas, brañas y turberas son las máximas protagonistas. Escasean los árboles (aunque repoblaciones recientes de pinos han dado lugar a algún pequeño bosque) y por el contrario, abundan los pastos, veigas, tojales rastreros, brezos (queirugas) y espinos. Su clima es hostil, con abundantes precipitaciones, nieblas y bajas temperaturas. Todo ello, ha motivado que a alguno le haya dado por llamar a este entorno “La Escocia Ferrolana”. En sus montañas se cría ganado salvaje (vacas y caballos). La carne de ternera de O Forgoselo se distingue con la marca “Producto do Eume” y se comercializa bajo el amparo de la Indicación Geográfica Protegida (IGP) “Ternera Gallega”. Sus caballos salvajes son los protagonistas de la famosa “Rapa das Bestas”, una celebración ancestral con siglos de tradición, en la que se marcan los caballos y se obtienen las crines y las colas, que hace no tantos años se utilizaban para hacer colchones, brochas y otros utensilios. La fiesta tiene lugar el segundo domingo de julio y es el momento del año con mayor afluencia de visitantes de O Forgoselo, una sierra por lo demás solitaria e inhóspita. Aparte de la actividad ganadera, estos montes son también explotados como fuente de energía eólica. Bajo el pretexto de generar una energía limpia, se ensucia el precioso y salvaje monte con ruidosos armatostes de hierro que enriquecen a unos pocos y dan votos a politiquillos sedientos de poder. Y por último, O Forgoselo también es famoso por sus setas, constituyendo un pequeño paraíso para los amantes de la Micología.

LA FRAGA:
En Galicia se le llama fraga a un bosque denso de diferentes especies, en el cual casi no entra la luz al no poder atravesar la tupida capa de ramas y hojas. Wencesalo Fernández Flórez describió la Fraga de Cecebre, en la que está ambientada su novela “El Bosque Animado” (1943), como un lugar que "es toda vida: una legua, dos leguas de vida entretejida, cardada, sin agujeros, como una manta fuerte y nueva, de tanto espesor como el que puede medirse desde lo hondo de la guarida del raposo hasta la punta del pino más alto". En el interior de una fraga hay una humedad muy alta y una temperatura muy homogénea, lo que favorece la frescura y sobre todo, la vida. Las Fragas del Eume, que albergan uno de los bosques atlánticos de ribera mejor conservados de Europa, son un ejemplo perfecto de este tipo de ecosistema y un rincón privilegiado de la naturaleza. Declarado Parque Natural en 1997, las Fragas se extienden a ambos lados del Río Eume dentro del triángulo isósceles cuyos vértices son Pontedeume, As Pontes y Monfero, aunque también abarca parte de los municipios de Cabañas y A Capela, todos ellos en la provincia de La Coruña. El parque consta de poco más de 9000 hectáreas, en las que apenas vive gente (solo unas 500 personas), lo que da una idea de la virginidad y aislamiento de este paraje.
En su exuberante bosque conviven multitud de especies arbóreas, siendo el roble la predominante. Además hay castaños, pinos, abedules, alisos, fresnos, tejos, avellanos, chopos, olmos, cerezos, laureles, acebos, madroños y alcornoques. Y por supuesto, no faltan los controvertidos eucaliptos blancos (13,3% de los árboles del parque). Esta especie fue introducida en Galicia por Fray Rosendo Salvado, que envió semillas a Tuy desde su misión Australiana. Por su rápido crecimiento y su utilidad en la industria maderera y papelera, son muy empleados en Galicia para la reforestación. No obstante, hay estudios que constatan su capacidad para reducir la biodiversidad de su entorno y empobrecer el suelo y su mesofauna, así como su gran propensión a propagar el fuego (el último asoló 750 hectáreas en la primavera de 2012). Aunque estos trabajos son criticados, no hace falta más que mirar bajo una plantación de eucaliptos para darse cuenta que a su sombra que no crece nada. En las riberas húmedas y sombrías de la Fraga también se conserva una amplia colección de líquenes (unas 200 especies), musgo y helechos (más de 20 especies). Todos juntos conforman una heterogénea y espesa selva en la que cada especie ocupa su lugar.
En el medio de este bosque umbrío corre el agua, en forma de pequeños riachuelos que originan fuentes y cascadas y que terminan en el gran Río Eume, que ha labrado en su curso por las Fragas un espectacular cañón cuyas abruptas laderas llegan a tener 300 m de altura.
Pero no todo es verde en Las Fragas. Escondido en lo más profundo del bosque, se alza el Monasterio de Caaveiro, un cenobio con más de 10 siglos de historia desde el cual se tienen unas magníficas vistas del entorno.
Y luego está el tiempo. Ese clima gallego que llevó a la desesperación a San Rosendo y fue motivo de la “Leyenda del Salmón y el Anillo”, es sin embargo el gran protagonista y cómplice de Las Fragas. Si bonito es visitarlas un día soleado, para mi es mucho más impresionante sumergirse en ellas en un día gris, con el orvallo empapándonos silenciosamente, en el que el vapor de agua en forma de neblina se levanta suavemente desde la superficie del río y crea una aureola de misterio y fascinación.
Pues todo esto y más son las Fragas del Eume. Un lugar mágico en el que todos los árboles, sea cual sea su especie, forma y edad, tienen protagonismo, luchando y relacionándose entre ellos, entablando conversaciones como si de seres humanos se tratara y dejando juguetear a su lado a meigas y saltones duendes que uno solo puede ver con la mirada de un niño.

LA RUTA:
Ruta BTT que partiendo de Vilar de Mouros discurre por el espectacular paraje natural de la Sierra de O Forgoselo, se adentra por el norte en las Fragas do Eume llegando al Monte Fontardión y vuelve siguiendo el curso del río Belelle. La parte final de la vuelta la ibamos a hacer siguiendo todo el cauce del Belelle, pero al estar muy cerrado de silvas preferimos hacer solo una parte y el resto por carretera. El recorrido tiene trozos de asfalto por estrechas carreteras poco transitadas, mucho de pista y también single-track. Es duro, sobre todo en su primera parte hasta subir al Forgoselo y posteriormente en la ascensión al techo de la ruta, el Monte Fontardión (664 m), fantástico mirador natural en el extremo norte de las Fragas do Eume.

Salimos de Vilar de Mouros subiendo en dirección NE por una carretera de montaña. Tras dejar a nuestra derecha O Picoto (412 m), la Pena da Cruz (413 m) y la aldea de A Abelleira, giramos a la derecha para abandonar el asfalto y subir por una dura rampa hasta incorporarnos al cordal de la Sierra de O Forgoselo a la altura de Pena de Sueiro (488 m). Desde allí, seguimos por la cuerda en dirección E entre horribles molinos de viento, pasando por Pena Cachela, Pena do Convento (505 m) y Pena da Sombra (531 m). Desde esta última, el cordal sigue en dirección NE hacia Pena Daza, pero nosotros descendimos en dirección SE hacia Campo da Eira y Campos Verdes. Tras este breve respiro, de nuevo subida hasta el Pico Ventoso (cuya cima bordeamos por el N-NE) y la Pena da Caseta (596 m, ubicada en el cordal que en dirección N-S baja desde la Pena dos Tres Pés hasta la Pena da Loba). Bajando en dirección SE, llegamos a Goente y atravesamos la AC-564. Al otro lado, continuamos por la AC-1802 hasta O Gallel, donde nos desviamos a la derecha por una pista, adentrándonos en el Parque Natural de As Fragas do Eume. Iniciamos entonces la última subida dura de la etapa, unos 800 m en los que superamos un desnivel de casi 100 m (12,5% de pendiente media), con algunas rampas realmente fuertes hasta la cima del Monte Fontardión (665 m). La bajada entre el Pico das Moas y Penas Cabalgueiras pasando por As Veiguiñas tiene algún trozo técnico, pero es rápida y divertida y nos condujo de nuevo hasta la AC-564. Tras cruzar la carretera, nos dirigimos a Xasén de Baixo, para a continuación desviarnos a la izquierda y hacer un bonito tramo por el margen sur del río Belelle hasta cruzar sus aguas por el Ponte de Porcar. Desde allí, continuamos por asfalto hasta la AC-121 y siguiendo ésta hacia la izquierda llegamos de nuevo a Vilar de Mouros.

En resumen, curiosa ruta por una Sierra que hasta hoy era desconocida para mi y que me ha impresionado por lo salvaje de su territorio y por sus vistas infinitas. Es curioso ver multitud de caballos salvajes y vacas marelas campando a sus anchas.

OTRAS RUTAS NUESTRAS POR EL EUME:
Puentedeume-Castillo de Andrade-Sierras de Queixeiro y Sanguiñedo-Monte da Capela-Fragas del Eume-Monasterio de Caaveiro
O Bosque (Ares)-Serras de Queixeiro y Sanguiñedo-As Fragas do Eume-Mirador de Pena do Teixo-Central de Ventureira-Caaveiro
O Viveiró-Monte O Xistral-Nacimiento del Eume-Montes da Fragavella-Curro do Bispo-Val de Infernos (Serra do Xistral)
O Bosque (Ares)-Mirador de Teixido (cañón del río Eume)-Monte Fontardión (665 m)-Pico das Moas (As Fragas do Eume)
As Pontes-Fragas da Ribeira y Lostegal-Serra do Xistral (Montes de Cauce Ancho, Pena Moura)-Alto da Serra-Alto do Caxado

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta