Tiempo  3 horas 22 minutos

Coordenadas 1357

Fecha de subida 10 de marzo de 2016

Fecha de realización marzo 2016

-
-
1.062 m
875 m
0
8,2
16
33,0 km

Vista 968 veces, descargada 49 veces

cerca de Collado-Villalba, Madrid (España)

Interesante descubrimiento el realizado en esta ruta: el Cordel de los Navarros. Esta vía pecuaria comunica Guadarrama con el Cordel del Toril, al oeste de Los Molinos. No lo conocía y me pareció super bonito y además muy útil para conectar diferentes caminos que vienen desde el Puerto de los Leones y la Peñota por ejemplo.

El inconveniente que tuvimos fue que llovió sin parar durante toda la ruta y sumado a las lluvias de los días previos y las nevadas intensas que habían caído también supuso que muchos caminos estuvieran anegados por el agua y que acabáramos todos con hipotermia. Pero esos senderos en verano, secos, son muy guapos.

La ruta sale de Collado Villalba por la dehesa, rodeamos el restaurante el Gallinero por la Calleja de la Granja Pelayo hasta llegar a Alpedrete. Atravesamos la urbanización Los Sauces y por la Calleja del Maestro enlazamos con la Cañada Real Segoviana que nos deja en la M 619. La cruzamos y continuamos por el Cordel de los Labajos. Aquí merece la pena siempre detenerse a admirar la Laguna homónima con las vistas de la Sierra al fondo. Siempre es bonita; cuando tiene niebla, cuando está la pradera verde llena de flores, cuando está helada, cuando llueve…

Hasta ahora siempre hemos pedaleado por buenos terrenos de pista y/o caminos anchos y tierra firme. Al llegar al pueblo de Guadarrama lo bordeamos un poco por el sureste y cruzamos el arroyo del Toril por un puente. Seguimos por caminos y al poco llegamos al primero de los charcos gigantes que nos impiden continuar por donde teníamos previsto, en el km 13.6 a la altura de la urbanización Navalasierra. Sin embargo la escapatoria es sencilla y además está habilitada para poder atravesarla con cancelas de fácil apertura con típicos enganches de alambre. Sobrepasamos el charco grande por su derecha y retomamos el camino principal, el Cordel de los Navarros.

Continuamos un poco más hasta llegar a un pequeño puente que salva el arroyo del Toril, pero retrocedemos porque vemos que no conduce a nada. Ahora cogemos el camino que sale a la izquierda, cruzamos la carretera y seguimos disfrutando de este bonito camino, entre tapias de piedra antiguas, rodeado de dehesas, divertido de hacer con pequeños arroyos, grandes losas de piedra y algo técnico, hasta que volvemos a cruzar el arroyo del Toril ahora un poco más arriba pero esta vez sin puente. Aquí es donde encontramos la mayor dificultad. En primer lugar no había puente ni nada parecido para cruzarlo y en segundo lugar para poder continuar por el Cordel tendríamos que haber más ido nadando más que pedaleando porque estaba completamente inundado su trazado por el agua que bajaba de la lluvia. Lo que hicimos fue saltar la tapia de piedra que hay a nuestra derecha, fácil del saltar y cruzar el arroyo por una zona algo menos profunda y que parecía tener ciertas piedras que podrían ayudarnos a cruzarlo. Pero a esas alturas ya estábamos todos totalmente empapados así que no nos importó mucho tener que cruzar el arroyo metiendo las piernas hasta las rodillas. Una vez cruzado el arroyo, seguimos paralelos al cordel por dentro de la Finca de la Mora. No fuimos los primeros en hacerlo porque se veía claramente un sendero bien marcado en el suelo seguro que por el paso repetido de ciclistas y senderistas. Podríamos haber vuelto a saltar la tapia para seguir por el Cordel pero sinceramente, eso era un río más que un sendero. Y dentro de la finca como digo había marcado un sendero así que seguimos por él.

Creo (y espero) que en época más seca se podrá ir sin problemas por el camino que marca el Cordel de los Navarros sin necesidad de meterse en la Finca pero en esta ocasión no era posible. Recalcar que todo el cordel es muy bonito especialmente esta zona.

Para salir de la finca saltamos de nuevo otro muro de mampostería, sin mayores dificultades y continuamos de regreso hacia Villalba por el Cordel del Toril, rodeando por el sur Los Molinos para coger la trialera de la Serranilla, corta pero divertida y nada complicada, así que se disfruta mucho. Bueno, calados hasta la médula y con un frío del carajo se disfruta lo justo pero bueno, jajaja

Cogemos la vereda de los Molinos, nos desviamos para visitar la antigua Calzada Romana y llegamos a Alpedrete por las canteras abandonadas de piedra hasta llegar al polígono y de ahí vuelta al punto de salida por la dehesa otra vez.

Como dije, muy bonito y muy interesante para enlazar futuras rutas el Cordel de los Navarros y por resumir, una ruta corta pero bonita desde Villalba hacia los pueblos serranos de Guadarrama, Alpedrete y Los Molinos
09-MAR-16 9:57:37
09-MAR-16 10:19:11
09-MAR-16 10:26:54
09-MAR-16 10:28:59
09-MAR-16 10:49:09
09-MAR-16 10:58:46
09-MAR-16 11:08:14
09-MAR-16 11:11:17
09-MAR-16 11:37:14
09-MAR-16 11:50:49
09-MAR-16 11:59:48

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta