-
-
1.604 m
898 m
0
8,2
16
32,66 km

Vista 210 veces, descargada 0 veces

cerca de Fábricas de San Juan de Alcaraz, Castilla-La Mancha (España)

IBP 80 (La segunda mitad de la ruta requiere habilidad técnica y es magnífica, con dos single-tracks fantásticos, sobre todo el último). El itinerario es una parte que fusilo del "Maratón los calares del río Mundo" que organiza la peña del Club BTT Riópar y se celebrará en breve.

Comienzo en Riópar bajando hasta Mesones por la carretera de Elche de la Sierra al encuentro de la pista del arroyo de la Celada. Un par de kilómetros de fácil subida por la pista, vadeo del arroyo (sin apenas agua) y hacia arriba por la senda del Calar, bastante menos amistosa que la pista. Hasta la primera cota voy enlazando rampas duras por un pedregal tras otro. Hay que tomarse la cosa con calma: administrando las fuerzas y el resuello, la subida se salva sin tener que llamar al ejército de tierra. Pedaleando y sin tener que empujar, quiero decir. Pasada la cota y hasta el abrevadero hay un corto trecho favorable, pero justo después vienen las dos rampas de mayor exigencia, superadas metiendo riñones. Cruzo del denso pinar al páramo, desnudo de vegetación y abundante en calizas, que el lugar se llama así por algo. Es un paraje peculiar.

Queda poco para llegar a la zona más alta de la ruta y las cuestas son ahora esporádicas, así que me desvío hacia el tejo milenario. No soy persona aficionada a la arboricultura, pero la loma bajo la que se encuentra el tejo ofrece un gran panorama de vistas abiertas a las cumbres colindantes. Regreso a la senda principal, me quito de encima las dos últimas rampas y alcanzo la Fuente del Buitre, dentro de cuya pila sestea una cabra muerta; su piltrafa, más bien. A partir de ahí viene lo mejor. En la faldera del cerro de los Tornajos se inicia un divertido y deslizante single-track que en descenso lateral rodea el pico Argel para concluir en las extrañas praderas de la Fuente del Espino, cuyo abrevadero está repleto de vacas (vivas, me refiero). Allí el GR-66 toma la forma de carril agrícola y abandona el páramo para volver al bosque, en donde encuentro una piara de jabalíes que sale disparada en cuanto me ve. En ese mismo punto comienza un alucinante single-track que esquivando árboles baja (a veces con importante pendiente) hacia el río Mundo por laderas pedregosas . Tremendo, para repetir sin dudarlo. Ahora, quien tenga un control rudimentario de la bici disfrutará de una larga bajada andando.

Y si bien alcanzo la senda del río con el propósito de subir hasta su nacimiento, el tiempo ha cambiado y está tronando con fuerza, de modo que doy media vuelta y entro en Riópar con las nubes ya desagüando.

Ruta muy recomendable.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta