Tiempo  una hora 10 minutos

Coordenadas 225

Fecha de subida 15 de abril de 2016

Fecha de realización abril 2016

-
-
78 m
40 m
0
0,6
1,2
2,44 km

Vista 379 veces, descargada 11 veces

cerca de Cortijo de la Cañada, Andalucía (España)

SENDERO SEÑALIZADO CHARCO DEL ACEBRÓN
Con los amigos de Ve y Explora 15-04-16
Visita obligada al Palacio, y no olvideis ir a la azotea.
Muchas zonas de descanso y bancos para relajarse
y escuchar los pajaros, o descansar ....
Personal de atención, visitas guiadas (bajo petición)
Aseos.

Otros senderos por Entorno de Doñana.

1. Sendero (Aves y Flora) Sendero Laguna del Acebuche.
2. Sendero (Flora y Fauna) Sendero Ribetehilos.
3. Sendero (Aves y Flora) Sendero La Rocina.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
* Información del Sendero por la Junta de Andalucía.

Localizado en el centro de la Zona de Protección del Arroyo de la Rocina, el área que va a visitar es un lugar apacible y sosegado. Una frondosa vegetación enmarca el arroyo que, a esta altura, se remansa en una pequeña laguna a la que localmente se llama Charco.

Al pie del charco se levanta uno de los edificios más peculiares de este territorio, el Palacio del Acebrón. Construido en 1961 por Luis Espinosa Fontdevilla como residencia privada, hoy constituye uno de los centros de visitantes del parque nacional. El conjunto expositivo que alberga ofrece la posibilidad de acercarse a acontecimientos culturales y etnográficos de Doñana y conocer de cerca alguno de los personajes que los han protagonizado.

Próximo al palacio se inicia el sendero peatonal que se adentra en el territorio protegido y le acercará a escenarios que, año tras año y siglo tras siglo, han distinguido estos bosques.

El primero de ellos y quizá el más singular es el bosque de ribera, una extraordinaria formación vegetal en la que sobreviven reliquias botánicas de la era terciaria, que se han refugiado en estos lugares angostos y abrigados. En otras épocas más húmedas formaba selvas extensas y enmarañadas que crecían de lianas y enredaderas. Hoy, se concentra en unos cuantos caños y arroyos y en las pequeñas algaidas que los alimentan.

Durante la primavera y el verano el bosque se presenta en todo su esplendor. Tras la floración, que se produce entre diciembre y abril, las nuevas hojas forman un dosel verde que cierra el espacio, creando un ambiente umbroso.

Grandes fresnos flanquean la entrada, situándose en la orilla, muy cerca del agua. La fresneda ocupa suelos oscuros que raramente se inundan, pero siempre permanecen frescos. Estos árboles de gran porte, con hojas compuestas y tronco rugoso, han sido objeto de intenso aprovechamiento desde tiempos remotos.

Considerado tradicionalmente como especie ornamental, también se ha apreciado su valor en ebanistería y como alimento de ganado. Eran numerosas las propiedades medicinales atribuidas antaño a los fresnos (diuréticas, antirreumáticas, laxantes, frebrífugas, tónicas...), pero hoy día está en desuso como planta medicinal.

A continuación, y ocupando casi la totalidad del cauce aparece la sauceda. La pasarela te permitirá apreciar de cerca sauces, localmente llamados Zaos, y sanguinos, especie endémica de Andalucía occidental representante de una flora del terciario que sobrevive en estas zonas frescas y húmedas. Junto con ellas, diversas especies trepadoras: madreselva, parra silvestre o zarzaparrilla forman una compacta masa vegetal donde se ocultan infinidad de pequeñas aves.

Tras el bosque de ribera aparece el pinar de pino piñonero. Un terreno más seco y elevado que estuvo ocupado hace décadas por plantaciones de eucaliptos. Hoy, tras la eliminación de las especies exóticas, se ha recuperado la vegetación autóctona.

Diversas especies leñosas como espino, romero, lentisco, jaguarzo, jaguarzo morisco, aulaga o torvisco forman el sotobosque del pinar y continúan colonizando poco a poco el territorio.

El sendero se adentra de nuevo en el bosque de ribera para sortear el arroyo. Antes de abandonar esta segunda pasarela, podrás observar, bajo los sauces, interesantes especies de helechos como el helecho real y Thelypteris palustris. Tras ellos, aparece el alcornocal.

Centenarios árboles de gran porte extienden sus ramas por un especio umbrío y exuberante. Mezclados entre los alcornoques pueden observarse extraordinarios ejemplares de madroños y otras especies de matorral noble como labiérnagos y mirtos. Bajo los árboles se extiende un denso tapiz de helecho común que aumenta el frescor y la espesura de la zona.

Aquí el suelo es oscuro y rico y acumula abundante materia orgánica. En estas áreas más resguardadas se forman turberas, biotopos valiosos y extremadamente frágiles que albergan a comunidades vegetales muy raras caracterizadas por la presencia del berzo ciliado, tojo enano y numerosas especies herbáceas de ambientes húmedos.

En el último tramo del sendero, varios afluentes del arroyo, conocidos localmente como algaidas, presentan una gran densidad vegetal con especies como cárice, enea y masiega, entre otras. Junto a estas algaidas aparecen numerosos ejemplares de álamos blancos que le acompañarán hasta finalizar el recorrido

Fuente consultada. Junta de Andalucía.

Ver más external

  • Foto de Parking
  • Foto de Bancos descanso
  • Foto de Banco descanso
  • Foto de Area de descanso
  • Foto de Area descanso cubierta
  • Foto de Bancos de descanso
  • Foto de Bancos de descanso
  • Foto de Puente
Puente
  • Foto de Bancos de descanso
  • Foto de Banco y tableros información

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta