• Foto de Cala Raja - Vela Blanca - Cala Raja, Almería
  • Foto de Cala Raja - Vela Blanca - Cala Raja, Almería
  • Foto de Cala Raja - Vela Blanca - Cala Raja, Almería
  • Foto de Cala Raja - Vela Blanca - Cala Raja, Almería
  • Foto de Cala Raja - Vela Blanca - Cala Raja, Almería
  • Video de Cala Raja - Vela Blanca - Cala Raja, Almería

Dificultad técnica   Fácil

Tiempo  una hora 41 minutos

Coordenadas 162

Fecha de subida 10 de agosto de 2015

Fecha de realización agosto 2015

-
-
84 m
46 m
0
0,4
0,9
1,73 km

Vista 731 veces, descargada 2 veces

cerca de El Pozo del Cabo, Andalucía (España)

El acantilado de La Vela Blanca, el vestigio de un gran volcán submarino
La belleza de estos parajes dio motivo a numerosas leyendas que hablaban de tesoros ocultos
REDACCIÓN /ALMERÍA | ACTUALIZADO 23.04.2009 - 01:00
zoom
Estas playas rodeadas de acantilados atraen a una gran cantidad de turistas en verano.
0 comentarios0 votosenviarimprimirincrementardisminuir
Share
Siguiendo el rastro de uno de los lugares más bellos y emblemáticos de parque, el arrecife de Las Sirenas, sus pasos se encaminan precisamente hacia otro de los faros de la zona, el que se encuentra colgado del acantilado de La Vela Blanca. Este acantilado, con sus más de 200 metros de altitud, no es sino la mitad de un antiguo volcán submarino, cuya otra mitad se colapsó y quedó hundido en el mar, lo que hoy vemos es tan sólo la mitad del volcán primitivo. Los terrenos blanquecinos que contrastan con el tono ocre oscuro de la costa, son tobas volcánicas, y el blanquizal que aparece al pie del mismo, que se asemeja a la vela de un barco, es el que le otorga la denominación al acantilado y, por extensión, al resto del paraje de La Vela Blanca.

Antes de llegar a dicho faro, descubriremos rincones tan atractivos como Cala Arena, la Piedra del Agujero o la espléndida Cala Rajá; esta última se hace inconfundible por exhibir un llamativo peñón blanquecino.

Nos llamará poderosamente la atención, el Arrecife del Dedo, una antigua chimenea volcánica que se alza como un majestuoso aviso para los navegantes, en sus proximidades y sólo accesible por barco, se encuentra la mítica cueva donde se refugiaba hasta hace bien poco, una colonia de foca monje. Su presencia en estos parajes dio motivo a diversas leyendas en las que lobos marinos, así era como se conocían a la focas, atacaban a los hombres de mar que intentaban hacerse con las piedras preciosas que habían en el interior de la cueva.

Ver más external

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta