Tiempo  6 horas 54 minutos

Coordenadas 955

Fecha de subida 5 de enero de 2018

Fecha de realización enero 2018

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
2.347 m
1.662 m
0
1,7
3,4
6,75 km

Vista 1615 veces, descargada 74 veces

cerca de Candanchú, Aragón (España)

El Pic des Moines o pico de los Monjes (2.347 m), se encuentra ubicado en el Circo de Astún, el cual debe su nombre al Hospital de Santa Cristina, fundado en el S.XI, que según se indica en el “Códice Calixtino”, fue considerado como unos de los tres hospitales del mundo (Unum Tribus Mundi).

Sobre las 8:30 llegamos a la estación de esquí de Astún, donde aparcamos en primera linea, y preparamos las mochilas.

Aunque es temprano, la temperatura es agradable, el termómetro de la estación marca 6º. Pausadamente, nos acercamos hasta la zona de servicios, donde calzamos raquetas y esquíes, e iniciamos el recorrido caminando hacia el telesilla que sube al pico de la Raca, echando una mirada atrás, para disfrutar del macizo del Aspe, que permanece parcialmente cubierto por las nubes.

Cuando llegamos a la altura del barranco del Escalar, dejamos a nuestra derecha las pistas de esquí, comenzamos a remontar por la margen izquierda del barranco, ganando rápidamente desnivel, realizando diversas lazadas para no forzar las piernas, ya que las raquetas tienen sus limitaciones.

Poco a poco, la pendiente se va suavizando, avanzamos a buen ritmo hasta llegar a los Llanos del Sol, donde podemos apreciar el embudo, que más adelante forma el barranco del Escalar, que por su parte alta, discurren las rutas de verano (margen izquierda), y de invierno (margen derecha).

Si bien el espesor de nieve es bueno, a pesar de las altas temperaturas y a la lluvia de los últimos días, vemos que no existe huella por la vía de invierno, que consiste en un largo flanqueo por encima del barranco, que tiene algún tramo expuesto, donde las raquetas no hacen bien su trabajo, así que preferimos dejarlo para el descenso.

Rápidamente, encontramos una alternativa, que es remontar una larga pala de unos 40º de inclinación, por la que hemos de enlazar con el final de la pista que va hacia el ibón de Astún o de las Truchas, en la que es posible que tengamos que poner crampones.

Tras echar un trago de agua, nos ponemos de nuevo en marcha, seguimos raqueteando por los Llanos del Sol, realizando un largo flanqueo, ganando suavemente desnivel, donde aprovechamos que la nieve está blanda, para cantear con las raquetas y los esquíes, ya que el pie de apoyo sufre en estos tramos.

Una vez en la base, comenzamos a ganar desnivel, mientras Carlos se tira hacia un pequeño collado, nosotros con las raquetas lo hacemos de forma más directa, realizando continuas lazadas para no acabar reventados, tomando de referencia una línea formada por varias calvas, que en caso de resbalar nos ayudaran a detenernos.

A medida que vamos subiendo cota, la pendiente va ganando en inclinación, a cada paso las raquetas comienzan a perder eficacia, mientras Rubén tira para arriba, yo me detengo para descansar, echar un bocado, mientras sopeso la idea de cambiar las raquetas por los crampones, opción que por el momento descarto, ya que no me apetece portear las raquetas, aunque seguro que con los crampones avanzaría más rápido, cómodo y seguro.

El día no acaba de abrirse del todo, el cielo continúa parcialmente cubierto de nubes, a ratos sale el sol, y nos permite disfrutar del entorno, donde el pico La Raca se eleva sobre las estación invernal de Astún.

Chino a chano, voy llegando al final de la pala, en los últimos metros doy un par de resbalones. Al echar la vista atrás, compruebo lo larga e inclinada que es la pala, ¡aquí no me puedo permitir un error!. Tras media hora de duro esfuerzo, alcanzo la pista de las Truchas, por la que continúo durante cien metros, hasta llegar al final de la pista, donde me espera Rubén sobre una loma, desde la que podemos ver el ibón de Escalar o de las Ranas, protegido por el Circo de Astún, cuyas principales cimas ahora están cubiertas por las nubes.

De forma directa, bajamos hasta la cubeta del ibón, donde nos espera Carlos; por unos instantes, el cielo se despeja, y nos permite ver la cima del pic des Moines, que asoma tímidamente por encima del circo, y justo enfrente la redondeada loma que forma el Pic de Belonseiche.

Poco nos dura la alegría, las nubes vuelven a cercar el Circo de Astún, la temperatura baja hasta los 2º, y la sensación de frío es notable, debido a una heladora brisa, que desde el Col des Moines, serpentea por el barranco hasta el ibón del Escalar, lo que nos obliga a sacar toda la ropa de abrigo.

Esperando que el viento acabe llevándose las nubes, nos ponemos de nuevo en marcha, descendemos unos metros hasta cerca de la cubeta del ibón que se encuentra helada, la rodeamos por la derecha, hasta adentrarnos en la cuenca de un barranco, que tiene un buen nivel de innivación, con la nieve sin transformar, que nos permite avanzar cómodamente en suave ascenso, protegidos del viento, aprovechando la huella dejada por los esquíes de otros montañeros, hasta llegar al Col des Moines o Puerto de Jaca, en el que se encuentra la muga fronteriza 309, que sirve de divisoria entre España y Francia.

Nos encontramos a casi 2.200 metros (2.168 metros), nos quedan algo menos de 200 metros desnivel positivo para alcanzar la cima, que son los más duros del recorrido. Las vistas desde el Col des Moines, no son totales, pero parece que tarde o temprano se acabara despejando, de momento, podemos disfrutar de varios de los dos miles que se pueden ver desde la circular a los lagos de Ayous, en el que sin duda destaca la escarpada figura del picc de Castérau.

Aunque podemos subir hasta el Col de Bénou sin poner crampones, para aligerar peso e ir más seguros, decidimos dejar el material sobrante (raquetas y esquíes), en el hueco en el que se sustenta el cartel que indica el Col des Moines, y de paso guardamos los abrigos en la mochila, que la temperatura es buena, y ahora nos va a sobrar.

Calzados los crampones, dejamos el GR.108 que se dirige hacia Bious Artigues, cuyas marcas no hemos visto en ningún momento, ya que se encuentran cubiertas por la nieve y giramos a la izquierda, para comenzar a subir dirección Norte por la loma, que rápidamente gana en inclinación, por la que paso a paso vamos ganándole metros, evitando salirnos de la huella, para no acabar hundidos por encima de la rodilla.

Una vez superado, iniciamos la aproximación al Col de Bénou, antecima del pic des Moines, que tan lejano parecía desde el Puerto de Jaca, pero que ya tenenos a la vista, a poco más de doscientos metros en linea recta, al que nos vamos acercando caminando por el cordal, siempre unos metros por el interior para evitar las cornisas, realizando alguna que otra pausa para otear el horizonte, donde las nubes se van dispersando hasta desaparecer, emergiendo ante nosotros por primera vez la figura de uno de los reyes de los pirineos, el Midi d'Ossau.

Apenas transcurrida media hora desde el Puerto de Jaca, llegamos al Col de Bénou, donde un grupo descansa después de haber descendido de la cima del pic des Moines, donde aprovechamos para echar una mirada atrás, para contemplar como se despereza el pico de la Raca,

Con el cielo de un azul intenso, todos juntos desde el collado, nos encaminamos por un estrecho sendero hacia la base de la arista, que no tardamos en alcanzar. Manteniendo una distancia de seguridad, afrontamos la primera parte compuesta por un mixto de nieve y roca bastante expuesto, que hoy se encuentra bastante pisada, donde la roca ofrece buenos apoyos, por lo que progresamos despacio pero seguros.

Finalizado este primer escollo, hacemos una breve pausa, echamos un vistazo atrás para ver el tramo ascendido, donde asoma el pic de Belonseiche, y toda la extensa cresta que lo une con el Col de Bénou.

Después, continuamos por la arista que ahora se amplia, alternando tramos de nieve, con otros de pequeñas trepadas, y pasos entre rocas, donde la sensación de vacío decrece, aunque no bajamos la guardia. Cerca de la cima, llegamos a una preciosa cornisa, donde sin llegar al borde, nos recreamos haciéndonos unas fotografías, con el Macizo del Aspe de fondo.

Con la cima a la vista, ascendemos unos metros más hasta alcanzar la base de la pirámide, donde realizamos una trepada, que tras superar, coronamos tras cuatro horas y media la cima del pic des Moines en absoluta soledad, con unas vistas de 360º, hacia el Norte de los pics de Casterau, Hourquette o Sesques; al Este del Midi d'Ossau, Lurien, Palas, Balaitous o Frondiellas, y al Sur del Macizo del Aspe (Lecherín, Aspe, Llena de la Garganta, Llena de Bozo).

Aprovechamos la buena climatología que nos acompaña en la cima, para seguir disfrutando de las vistas, donde vamos identificando otras cimas conocidas, como Collarada, la Pala de Ip, Bisaurín, o el Castillo de Acher, mientras echamos un bocado.

Tras casi media hora en la cima, es hora de regresar al Col des Moines para recoger el material, así que agarramos el piolet e iniciamos el descenso tanteando bien las rocas, siguiendo la misma huella por la que hemos realizado el ascenso, ya que la nieve a estas horas se esta pastosa, y en cuanto nos desviamos un poco, nos hundimos hasta las zonas nobles.

Superado este primer tramo, la arista resulta más sencilla, caminamos por ella disfrutando del espectacular paisaje que se abre antes nuestros ojos, Collarada asoma, mientras en lo hondo podemos ver el Col des Moines, y al Sur/Oeste el ibón del Escalar o de las Truchas, que tiene una preciosa estampa con el Macizo del Aspe detrás.

Con más facilidad de lo esperado, alcanzamos el Col de Bénou, el tramo más difícil está superado, y aprovechamos para bajar más rápidos. En apenas quince minutos llegamos al Puerto de Jaca, donde nos quitamos los crampones; calzamos raquetas y esquíes, mientras echamos una última mirada al Midi d'Ossau.

En tanto Carlos quita las pieles de foca, nosotros nos adelantamos ya que iremos más lentos bajando. Desde el collado, caminamos unos metros hasta descender al interior del barranco, en el que pega la sombra, y la nieve todavía se encuentra en muy buenas condiciones, lo que nos permite bajar a buen ritmo con vistas al pic de Belonseiche.

Rápidamente, alcanzamos el ibón del Escalar, echamos una mirada atrás, pero no vemos bajar a Carlos. Como imaginamos que bajará por el mismo itinerario de subida, ya que es más factible para esquiar, seguimos a lo nuestro, rodeamos la cubeta del ibón por la derecha, y está vez sí, elegimos la ruta normal de invierno por el barranco del Escalar.

Aunque existe la posibilidad de bajar por el interior del barranco, donde además se ve huella, como es una zona expuesta a avalanchas, nosotros descendemos por la margen derecha, ganando al principio altura, dejando poco a poco abajo el barranco del Escalar, y siguiendo las huellas que nos llevan próximos al precipicio, que en determinados momentos nos obliga a ir con cuidado, ya que un resbalón nos precipitaría al fondo.

A medida que nos acercamos a las pistas de la estación invernal de Astún, las huellas que seguimos se bifurca en una y otra dirección, nosotros tomamos la que baja hacia al cauce del barranco, que lleva un buen caudal debido al deshielo, sin cruzar, continuamos pegados a el, hasta salir al Llano del Sol, donde nos espera Carlos.

Reagrupados, atravesamos los llanos disfrutando del paisaje hasta alcanzar el perímetro de las pistas de esquí, donde iniciamos el descenso hasta la zona de servicios, donde finalizamos el recorrido tras algo más de seis horas.

P.D.: Tiempo en movimiento: 3 horas

Ver más external

parquing

Aparcamiento Estación Invernal de Astún

Intersección

Circular (Izda barranco/Drcha Pala)

Collado de montaña

Col de Bénou

Collado de montaña

Col des Moines o Puerto de Jaca

Lago

Ibón del Escalar o de Las Ranas

cima

Pic des Moines o Pico de los Monjes 2.346 metros

Intersección

Unión de variantes

2 comentarios

  • Foto de caye MTB

    caye MTB 08-may-2018

    Estupenda ruta, gracias por compartir.

  • Foto de Diario de un Caminante

    Diario de un Caminante 27-may-2018

    A ti por valorar y comentar, la subida al pico de los Monjes merece la pena.

Si quieres, puedes o esta ruta