Tiempo  4 horas

Coordenadas 1560

Fecha de subida 22 de enero de 2018

Fecha de realización enero 2018

-
-
1.812 m
1.594 m
0
1,6
3,2
6,35 km

Vista 359 veces, descargada 15 veces

cerca de Llánaves de la Reina, Castilla y León (España)

8 de Enero de 2018

Ruta con raquetas, corta, suave,...perfecta para iniciarse, y en un enclave espectacular, con unas vistas de escándalo a lo largo de todo el recorrido.

Junto con mi compañero de rutas y aventuras Juan, nos disponemos a realizar este recorrido, con un claro objetivo, que no era otro que su bautismo en esta disciplina de montaña. El había descargado algunos track de la zona, que íbamos a seguir parcialmente y sin obligarnos a realizar en su totalidad.

Para ello ascendimos con el vehículo desde Potes, el impresionante Puerto de San Glorio (1.609 mts), cuya cima separa Cantabria y León. Una vez arriba, estacionamos el coche junto a la carretera, y nos calzamos las raquetas desde el primer metro, debido al paquetón de nieve que hay.

El primer tramo discurre por pista ancha, completamente tapada con un buen grueso de nieve, y un desnivel muy suave. Vamos siguiendo los pasos de alguna caballería, y en algo más de un km, desaparecen las huellas quedando la nieve virgen, a nuestra disposición. El día despejado inicialmente, se va a ir cubriendo, pero sin amenazar precipitación.
Avanzamos suavemente por esta pista hasta llegar al collado de Llesba (1.650 mts), y de ahí, nos salimos por nuestra derecha para ascender hasta el monumento al oso pardo.

Unas fotos y descendemos de nuevo hasta la pista. La idea de ascender hasta el pico Coriscao (2.234 mts), la desestimamos rápidamente, ya que es mucho tramo, y nos supondría muchas horas.
De esta manera decidimos seguir pista adelante, ahora en sentido descendente, hasta llegar a una balconada, con unas vistas de lujo a los Picos de Europa. La verdad que es un día, para andar lo justo, y abrasar el móvil a base de fotos. Merece la pena disfrutar de las panorámicas, y dedicar unos buenos ratos a la contemplación.

Tras haber perdido altitud, remontamos una ladera de inclinación respetable, donde Juan comprueba lo exigentes que pueden ser las rutas con raquetas. Vamos en busca de la cresta que une el collado de Llesba, con el collado o alto de la Guarda (1.811 mts). Este será nuestro punto de altitud máxima. Una baliza, marca este punto. Allí tiramos las penúltimas fotos, y comenzamos el descenso hacia el collado de Llesba por la cresta, tapizada de retamas completamente cubiertas de nieve. En la bajada encontramos tramos más venteados, con espesores y calidad de nieve variable, pero que en ningún caso implican dificultad alguna. De nuevo el sol comienza a ganar terreno a las nubes, y el espectáculo visual es un auténtico lujo.

Pasamos las zonas de máxima inclinación, y antes de llegar al collado de Llesba, giramos a la derecha en busca de la pista. Una vez alcanzada, retomamos nuestros pasos, regresando al coche por el camino inicial.

Una mañana para gozar y disfrutar de los maravillosos paisajes de montaña cántabros. Ruta corta para tomar contacto con las raquetas, y disfrutar sin darse mucha caña. Sólo quedar bajar a Potes y comer tranquilamente, para completar una mañana perfecta en compañía de Juan.

IBP Index:
https://www.ibpindex.com/ibpindex/ibp_analisis_completo.php?REF=37255144671104&LAN=es

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta