-
-
711 m
556 m
0
2,0
3,9
7,84 km

Vista 132 veces, descargada 0 veces

cerca de Pinilla de Fermoselle, Castilla y León (España)

El texto procede de: http://www.lasendadelduero.com/downloads/Gu%C3%ADa-del-Sendero-GR-14-en-la-Provincia-de-Zamora.pdf

La ruta nos llevará unas 2 horas 15 minutos, aproximadamente.

El Camino Natural se asoma al río, mostrando una excepcional panorámica de los cantiles del arribanzo, y conduce al viajero hasta la capital de los Arribes del Duero en la provincia de Zamora: Fermoselle. La grandiosidad del paisaje y los amplios horizontes permiten disfrutar de un tranquilo paseo, sólo alterado por el majestuoso vuelo de algún águila real que sigilosamente explora el vasto territorio.

El privilegiado emplazamiento de Pinilla de Fermoselle en el arribanzo posibilita que desde el Mirador de Peña del Cura, situado al sur del pueblo, se pueda disfrutar de excepcionales panorámicas del Cañón del Duero.

Es destacable la gran tradición olivarera de esta tierra que, protegida de los rigores del clima de la penillanura por la especial configuración orográfica del arribe, permite que el olivo, una especia típicamente mediterránea, prospere aquí. Con el fin de conseguir superficie para la plantación de olivares los habitantes de esta comarca han suavizado las abruptas pendientes construyendo bancales que descienden hasta la orilla del río.

Pinilla de Fermoselle conserva además su fisonomía ancestral, con edificaciones de buena mampostería, entre las que se intercalan pequeños huertos rodeados de paredes de piedra.

La senda parte de las proximidades de la iglesia parroquial de Pinilla de Fermoselle y desciende por un estrecho callejo, entre paredes de piedra, para retomar de nuevo el ancho Camino de los Arrieros.

Tras 200 metros la senda se bifurca hacia la izquierda para vadear el arroyo de los Pilos. Cruzado éste, el Camino Natural transita por una zona de gran belleza, donde las encinas (Quercus ilex) comparten territorio con enebros (Juniperus communis), escobas (Cytisus scoparius) y grandes tolmos y berruecos graníticos.

El sendero se estrecha y conduce hasta un balcón natural que ofrece la panorámica de un espectacular meandro del río Duero.

La cornicabra (Pistacia terebinthus) convive con las encinas y los enebros. Su dura madera ha sido empleada en los Arribes del Duero para la elaboración de cucharas, mangos de cuchillos y castañuelas. Además, con su resina se obtiene la trementina, un aceite vegetal utilizado como disolvente y como componente químico.

La senda desciende hasta el arroyo de las Gorbias, buscando un paso de grandes piedras para cruzarlo. De nuevo recobra altura y vuelve a recuperar su panorámica de amplios horizontes sobre la vasta penillanura, tallada sobre el basamento granítico en el que afloran innumerables y llamativos trozos de cuarzo en betas de considerable grosor.

Camino adelante el abundante matorral provoca un variado colorido a la senda mientras que las dispersas encinas y ocasionales enebros garantizan una agradable sombra en los cálidos días estivales. Tras descender por una pronunciada ladera se cruza un arroyo de carácter estacional por el Puente de la Rivera de Pinilla de Fermoselle, paso de pontones tradicional de gran sencillez y belleza. Se inicia entonces otro tramo de subida, hasta llegar a un ensanchamiento de la senda que se convierte en un camino propiamente dicho, que va atravesando amplios terrenos poblados de retama.

Ya en el término municipal de Fermoselle las tierras de cultivo, viñedos y olivares bordean el camino durante un largo trecho para conducir hasta la excepcional Fuente de La Noria, cuyas grandes dimensiones, excelente fábrica y antiguo origen la convierten en un enclave de gran interés.

El sendero entra en Fermoselle entre paredes de piedra en las que se cultivan olivos y vídes, cuyos productos, aceite y vino, proporcionan justo renombre a esta localidad.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta