-
-
753 m
410 m
0
4,2
8,4
16,82 km

Vista 113 veces, descargada 0 veces

cerca de Fermoselle, Castilla y León (España)

DE ZAMORA A SALAMANCA POR LOS ARRIBES DEL RÍO TORMES

El texto está sacado de: http://www.lasendadelduero.com/downloads/Gu%C3%ADa-del-Sendero-GR-14-en-la-Provincia-de-Zamora.pdf

La ruta nos llevará unas 5 horas 30 minutos, aproximadamente.

La Senda del Duero abandona la provincia de Zamora y se adentra en la provincia de Salamanca remontando el cañón del río Tormes. Aguas arriba del puente de San Lorenzo, que une la localidad zamorana de Fermoselle con la salmantina de Trabanca, la presa de La Almendra detiene el curso del río permitiendo al viajero contemplar el arribe en toda su grandiosidad.

Con un clima suave, originado por su situación en el arribanzo, que permite el cultivo de la vid y del olivo, y situado estratégicamente en el ángulo formado por los cañones del río Duero y el río Tormes, Fermoselle siempre ha estado poblado desde la época paleolítica.

La localidad de Fermoselle fue declarada Conjunto Histórico en el año 1.974 por su abigarrado callejero, presidido por los restos del Castillo de Doña Urraca y la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción. El atractivo casco urbano, la extensa red de bodegas que horadan el subsuelo y sus numerosos monumentos invitan a un sosegado paseo cuyo final bien puede ser el antiguo Convento de San Francisco, convertido en la Casa del Parque Natural Aribes del Duero. En ella es posible obtener una perspectiva global de la riqueza ecológica, paisajística y biológica de este espacio natural, que se extiende a lo largo de más de cien kilómetros por el extremo occidental de las provincias de Zamora y Salamanca.

La etapa se inicia en la entrada a las instalaciones de la Bodega Cooperativa Virgen de la Bandera y callejea por el casco urbano de Fermoselle visitando la Plaza Mayor y la Casa del Parque. Tras tomar las calles de San Juan y de las Eras, el camino cruza la carretera ZA-316 en una plazoleta. Enseguida el sendero toma el ramal derecho de Calle Roderas para, transcurridos unos 250 metros, volver a cruzar por última vez la carretera ZA-316.

La Senda del Duero abandona el caserío siguiendo el Camino de la Carrera de los Olivos, por el paraje del Álamo Blanco. Todavía en las proximidades de Fermoselle se levantan cuidados huertos cercados de piedra en los que se alzan los airosos cigüeños destinados a regarlos.
El recorrido alcanza una bifurcación y la Senda del Duero abandona el Camino de la Carrera de los Olivos y se dirige a la izquierda por el Camino de la Aceña de la Cicutina.

Después de haber recorrido algo más de tres kilómetros por los fértiles cultivos fermosellanos, el ancho camino da paso a un sendero que desciende por una empinada ladera hasta el río Tormes. Las especiales condiciones climáticas creadas por el encajonamiento del río dan lugar a una exuberante vegetación de gran biodiversidad que, por no encontrarse el río embalsado en esta zona, conserva todos los estratos típicos de los cañones arribeños. La bajada no tiene dificultad. La senda se acomoda a la estrecha topografía y se convierte en un agradable paseo entre encinas (Quercus ilex), retamas (Retama sphaerocarpa), enebros (Juniperus communis), cornicabras (Pistacia terebinthus), ruscos (Ruscus aculeatus) y otros pequeños arbustos. Durante la bajada se puede admirar la especial belleza del alto del Picón con su característica cumbre en forma de cono.
Concluido el descenso, el sendero discurre paralelo al río Tormes, recorriéndolo aguas arriba por un bonito bosque de galería. Las pequeñas cascadas, llamada cachoneras en estas tierras, que se forman en los verticales cantiles del río durante las épocas húmedas constituyen un espectáculo sobrecogedor, digno de ser contemplado con calma.

La Senda del Duero se incorpora a la carretera ZA-316 para vadear el río por el puente de San Lorenzo. El Camino Natural continúa un par de kilómetros por la carretera, que cambia su nomenclatura por SA-316 al adentrarse en la provincia de Salamanca, hasta desviarse por el Camino Ancho, un amplio camino que aparece a la izquierda de la calzada.

El sendero asciende en dirección al Picón de la Paya y en poco tiempo llega al mirador del Somaero, con excelentes vistas sobre el valle del Tormes. Más adelante se encuentra la Fuente del Somaero, los Chiviteros del Somaero y el Refugio de la Falla del Peine.

Finalmente el camino remonta el arribe y alcanza la penillanura. Desde aquí las vistas sobre la presa de La Almendra, que retiene las aguas del Tormes, revelan la grandiosidad de esta asombrosa obra de ingeniería civil. Sendero adelante, entre cortinas, el camino conduce a la salmantina población de Trabanca, final de la etapa.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta