Tiempo  7 horas 28 minutos

Coordenadas 1015

Fecha de subida 1 de octubre de 2008

Fecha de realización octubre 2007

-
-
712 m
350 m
0
8,7
17
34,69 km

Vista 2659 veces, descargada 34 veces

cerca de Baños de la Encina, Andalucía (España)

Este sendero nos lleva desde el embalse y colonia del Rumblar a Los Escoriales. El camino nos muestra distintos paisajes, desde el forestal al agrícola de secano y olivar pasando por el de la dehesa, y nos presenta una de las actividades singulares de esta sierra, la cría de ganado bravo.

Los toros de lidia forman parte del paisaje de algunas fincas de un trayecto del que podremos ver un ejemplo de bosque mediterráneo adehesado
EL SENDERO
Sierra Morena es una gran espacio natural de importancia internacionalmente reconocida. De su vasto territorio procede gran parte de los recursos hídricos que se consumen en la cuenca del Guadalquivir, especialmente para abastecimiento urbano. El sendero se inicia en uno de sus reservorios de agua y discurre por espacios en los que encontraremos la explicación de su valorada calidad, que no es otra que la de la conservación del monte mediterráneo, de las dehesas y de otros ecosistemas donde habitan numerosos animales, entre ellos el lince ibérico.

La presa del Rumblar

Saliendo de la población de Baños de la Encina, que bien merece una visita, nos dirigiremos hacia la presa del embalse del Rumblar por la carretera JH-5044 (5,5 km). Tras cruzarla, encontraremos el inicio del sendero, el cual, transcurre en su totalidad por la carretera sin asfaltar JV-5041.

La presa del Rumblar, finalizada en 1941, tiene 65 metros de altura y una capacidad para 126 Hm3 de agua embalsada, que se destina fundamentalmente para riego.

Emprendemos el camino paralelo a la máxima cota del embalse, para alejarnos al poco del mismo por las movidas Lomas del Mesonero en dirección Oeste. Nos rodea un monte mediterráneo formado por especies características, entre las que destaca la encina. Un lugar donde campan a sus anchas numerosos animales que se benefician del agua, y también del microclima, del gran lago artificial. Después de dos kilómetros y medio de camino, el relieve y la vegetación cambian radicalmente, internándonos en un llano con olivares y espacios abiertos donde pacen reses bravas. Es un lugar adecuado para avistar ciervos, sobre todo durante la época de la berrea en otoño.

La nava de Andújar
Tras cruzar un arroyo y pasar por otras tierras de labor, rodearemos el imponente conjunto de La Nava de Andújar o Santa Amalia, que posee, entre otras construcciones, su propia ermita y escuela, ya que en el habitaban numerosas familias de trabajadores de la finca. Inmediatamente después de la cortijada volvemos a un terreno forestal más accidentado aledaño a la sierra de Mosquila, cuyo cerro más destacado veremos frente a nosotros.

Recorriendo los dos kilómetros de dehesas que separan La Nava de la Casa del Friscalejo tendremos la oportunidad de avistar alguno de los numerosos animales que aquí habitan. No será difícil ver ciervos si vamos atentos y en silencio. Con frecuencia se acercan a los abrevaderos que veremos en el entorno de la casa. Mucho más difícil es ver un lince, pero nos llamará la atención la colaboración entre propietarios y Administración para proteger esta emblemática especie, de la que se informa con señales en el camino.

Gorgogil
Más adelante el camino rodea la Casa del Gorgogil, poniéndonos al pie de la sierra Mosquila donde encontraremos, después de una curva, el nacimiento del arroyo del Gorgogil.

Continuamos subiendo por la ladera del Mosquila, que tras un cortafuegos volvemos a encontrar con una cobertura vegetal más densa y arbolada. A nuestra derecha siguen sucediéndose dehesas en un terreno alomado, en el que encontraremos de nuevo ganadería brava.

Si nos fijamos en los vallados, observaremos el uso de pilotes de granito, el material rocoso que domina en la zona. Pero también veremos muestras de otros muchos usos de esta noble piedra, como comederos y todo tipo de obras o edificaciones.

Y tratando de recursos geológicos nos acercamos a Los Escoriales, donde finaliza el sendero. Se trata de un antiguo enclave minero en donde se extraían distintos tipos de metales. Su nombre deriva de la escoria o residuo de la explotación y tratamiento de los minerales, que aquí se acumulaba.
http://www.juntadeandalucia.es/medioambiente/servtc5/ventana/descargaPublicaciones.do?s=img/Publicaciones/CuadernodeSenderos/09_SierradeAndujar/&n=712_ElRumblar.pdf

DOCUMENTACIÓN GEOLÓGICA
Sierra Morena es una cordillera del sur de España, que separa la Meseta Central de la Depresión Bética. Geológicamente es el borde de la meseta fracturado y levantado por el empuje de las fuerzas alpinas sobre el zócalo herciniano de la Meseta. En ésta predominan las fallas, a veces una falla única, otras veces un sistema de fallas escalonadas. Sierra Morena sería un horst limitado por fallas, o en otros casos limitada por pliegues muy estirados formando pliegues-fallas.

Tiene 400 km de longitud que marcan el contacto brusco entre los materiales paleozoicos de la Meseta y los sedimentos terciarios y cuaternarios de la Depresión Bética y en su parte más oriental el contacto se produce con los materiales secundarios y terciarios de las cordilleras Béticas. Sierra Morena separa la España Herciniana (de la cual forma parte) de la España Alpina. Culturalmente, es conocida por haber sido el escenario en que Cervantes situó una parte de las aventuras de Don Quijote de la Mancha.

Sector jiennense
Es el más complicado ya que está formado por fallas escalonadas que van independizando una serie de escalones de falla que descienden desde Sierra Morena hasta el Valle del Guadalquivir.

Algo común son las fallas transversales que forman una serie de Sierras individualizadas. En la zona de Jaén es donde este sistema de fracturas y fallas aparece mucho más complicado. Podemos encontrar tres escalones distintos en la penillanura, por lo que se puede clasificar como una estructura en macizo tectónico.

Escalón de Linares:
El escalón inferior, que tiene una altitud de aproximadamente 600 metros y corresponde a la penillanura pretriásica exhumada (puesta al descubierto) por la acción de la erosión, que destruyó la posterior cobertera mesozoica y triásica. Este escalón queda limitado al norte por una falla de 200 metros de salto, por lo que el escalón de Linares sería el labio hundido de la falla. Por el sur no está tan clara la estructura de falla y este primer escalón queda separado del Valle del Guadalquivir por un escarpe o cornisa de un relieve en cuesta. Esta cuesta se ha formado por el retroceso de los materiales triásicos que aparecen en esta zona inclinada. Los límites del escalón de Linares son menos claros hacia el este. Cuando avanzamos hacia esta dirección aparece una serie de bloques elevados constituidos sobre la penillanura finipontiense.

El escalón de Linares es bastante estrecho. En su parte más estrecha tiene una anchura de 5 km y la más ancha es de 20 km. Sin embargo es bastante alargado (80 km).

Está constituido por materiales de la era primaria (paleozoicos), sobre todo pizarras, cuarcitas y granitos. Por eso en este bloque la erosión ha adoptado una forma diferencial donde la pizarra actúa como material blando, dando lugar a depresiones, y las cuarcitas y granitos (en este clima seco) han dado lugar a resaltes (especialmente las cuarcitas). Las pizarras presentan una potencia de varios centenares de metros y pertenecen al silúrico inferior. Son arcillosas y micáceas y de poca esquistosidad. En la parte más occidental de este escalón aparecen otras pizarras del carbonífero, incrustándose arcillas y conglomerados.

Escalón de Santa Elena:
Sobre el escalón de Linares se levanta un segundo escalón limitando al sur con éste y levantándose sobre él unos 200 metros, por lo que su altura total es de 800 metros.

Está compuesto por una serie de bloques alternando con fosas alrededor tanto de este a oeste como de sur a norte. En la parte más oriental, estos bloques aparecen afectados por distintos desniveles debido a movimientos post-alpinos.

El paisaje de este segundo escalón es mucho más monótono porque existe un predominio casi total de pizarras del silúrico y, puntualmente, aparecen afloramientos de cuarcita y granito, que le dan un cierto movimiento al relieve.
WIKIPEDIA

Ver más external

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta