Tiempo  13 horas 54 minutos

Coordenadas 3621

Fecha de subida 21 de febrero de 2009

Fecha de realización febrero 2009

-
-
1.494 m
489 m
0
13
26
52,25 km

Vista 2456 veces, descargada 23 veces

cerca de Restábal, Andalucía (España)

La VI travesía de Resistencia de Granada la Costa fue organizada por el club La Verea
En total hemos realizado las siguientes:https://es.wikiloc.com/rutas-senderismo/2007-02-24-travesia-granada-2007-24679

https://es.wikiloc.com/rutas-senderismo/2008-02-23-travesia-resistencia-granada-costa-264377

https://es.wikiloc.com/rutas-senderismo/2009-02-21-vi-travesia-resistencia-granada-a-la-costa-300833

https://es.wikiloc.com/rutas-senderismo/2010-02-20-vii-travesia-granada-costa-749882

https://es.wikiloc.com/rutas-senderismo/2011-02-19-viii-travesia-granada-la-costa-1486003

Esta ruta tiene senderos de interés, pero destacamos:

ENTORNO DE RESTÁBAL
• Sendero Local SL-A 214. llamado ruta del Azahar, recientemente homologado por la Federación Andaluza de Montañismo, que sale de Melegís a donde vuelve después de visitar Restábal.

CUENCA DE GRANADA
La Cuenca de Granada es la segunda cuenca neógena intramontañosa más grande de la cordillera bética (por detrás de la cuenca de Guadix-Baza). Su relleno comienza a final del Tortoniense (8.5 Ma), con calcarenitas de carácter marino y margas en las facies más distales. Estos sedimentos sellan el contacto entre las Zonas Internas y Zonas Externas de la cordillera. En el Tortoniense terminal (7.2 Ma) potentes depósitos de evaporitas (yesos y sales) indican el paso de condiciones marinas a una sedimentación de carácter continental. Este cambio en el tipo de sedimentación, se debe a un levantamiento progresivo de toda la región. El relleno continental de la cuenca continua durante el Messiniense con sedimentos de carácter lacustre. Las secuencias sedimentarias del Plioceno y Pleistoceno están marcadas por el depósito de conglomerados localmente intercalados con carbonatos palustres.

ARRECIFES CORALINOS
Arrecife, en terminología náutica, es una roca, banco de arena, o cualquier otro elemento que yace 6 brazas (aprox. 11 metros) o menos bajo la superficie del agua durante marea baja. Muchos arrecifes son el resultado de procesos abióticos —deposición de arena, erosión de olas planeando afloramientos rocosos, y otros procesos naturales— pero los arrecifes más conocidos son probablemente los arrecifes de coral formados en procesos bióticos dominados por corales y algas calcáreas.

Arrecifes bióticos tienen su origen en organismos vivos, o los restos de los mismos. Existe una variedad de tipos de arrecifes bióticos, incluyendo arrecifes de ostras, pero los más extensos y ampliamente distribuidos son los arrecifes de coral tropicales. Aunque los corales son los principales contribuyentes a la estructura que comprende un arrecife de coral, los organismos que más son responsables del crecimiento del arrecife frente al constante asalto de las olas oceánicas, son las algas calcáreas, sobre todo las especies de algas coralinas.

ENTORNO DE PADUL
PR-A 376 Padre Ferrer-Atalaya
Copia del folleto de la FAM
http://fedamon.com/senderos/prs/archivospdf/granada/PR-A%20376_infosenderos_web.pdf

Hay que hacer constar que el tramo noroeste está señalizado con las típicas aspas para indicar que no es el sendero. Por ese motivo, no lo usamos. Posteriormente vimos a un señor que lo usaba a menudo.

El trazado de este sendero coincide con el límite del parque natural de Sierra Nevada y transcurre bajo la sombra de los pinos del cerro del Manar por una vereda de buen trazado y agradables vistas. Después de cruzar varios barrancos por unos diques bien conservados a unos 2600 m. de la salida se inicia una subida zigzagueante que salva un desnivel de 230 m. Hemos llegado a la cañada de la cruz de la Atalaya. Cuando se llega a la zona más despejada del pinar habrá que girar bruscamente a la derecha que nos lo indicará un hito con esta señalítica.
Iniciamos la subida de un cortafuego que nos conduce a la Cruz de la Atalaya (1.240 m). Las vistas son espectaculares pues divisamos las tres miles de Sierra Nevada, la sierra de las Albuñuelas, Tejeda y Almijara; el valle de Lecrin y el humedal de la Laguna de Padul, la comarca del Temple e incluso Granada con el Albaicín y la Alhambra. Aquí en la época nazarí había un faro de comunicación con misiones defensivas sobre el control de mercancías y movimiento de tropas entre Granada con la Alpujarra y la costa granadina.
Sobre los restos de los sillares de ese faro (de ahí el nombre de Manar) está actualmente la Cruz de la Atalaya de Padul. Bajamos por la vereda de los gudaris por un piso bien conservado y con vistas espectaculares sobre Padul durante 1.800 m. hasta llegar al mirador existente junto a las canteras del millón cuarenta y ocho conocido así por sus coordenadas. A 660 m. de este mirador llegamos a la bifurcación del sendero y cerramos el sentido circular de esta ruta. Ya nos queda continuar el camino de regreso hasta el inicio del sendero en el parque de las Estación.

PUNTOS A RESALTAR EN EL SENDERO
1.- Interés histórico del cerro del Manar.
El topónimo “Manar” significa en árabe “faro” y se ha constatado arqueológicamente la ubicación de una atalaya justo en el lugar que ocupa la cruz contemporánea en la cumbre del monte homónimo. Las funciones de esta primigenia estructura defensiva musulmana se ceñían al control de las importantes vías de comunicación extendidas entre Granada y la Costa.

2.- Panorámicas desde la Cruz de la Atalaya.
La Sierra de El Manar, en , posee numerosos miradores privilegiados sobre Sierra Nevada y el Valle de Lecrín. Precisamente, uno de ellos es la Cruz de la Atalaya, balcón excepcional que se asoma sobre el municipio y la comarca del Valle de Lecrín. Desde este punto se observa todo el humedal de la Laguna, Dúrcal, Cozvíjar y al fondo Nigüelas y Acequias. El telón de fondo es una cadena de montañas donde se divisan desde Sierra Lújar, la sierra de Pinos con la Giralda y la sierra de Tejeda y Almijaras.

3.- Verea de los gudaris.
A destacar que utilizaremos el conocido camino de los “gudaris”. Esta denominación se debe a que esta “verea” fue labrada en la cara de la montaña por soldados vascos que se encontraban presos durante la guerra civil, en el presidio que se instaló en Padul en la casa solariega-palacio del s. XVI conocida como Casa Grande. En 1937 un batallón de soldados vascos fueron llevados prisioneros a la Casa Grande de Padul por el bando nacional. Aquí y en un espacio habilitado por donde se inicia el sendero, estuvieron durante catorce meses de sol a sol realizando obras a pico y pala para rehabilitarse socialmente. El legado que dejaron fue una red de vereas por el cerro del Manar que ha llegado hasta nuestros días para disfrute de multitud de senderistas y deportistas que diariamente lo utilizan en su tiempo libre.

Al finalizar la ruta, nos desplazamos a la Laguna de Padul para recorrer parte del sendero del Mamut

ASPECTOS GEOLÓGICOS

La ruta transcurre sobre dolomías del Triásico superior (desde 228 hasta 199 millones de años) de la Unidad Trevenque del Complejo Alpujárride altamente diaclasadas y fácilmente triturables modeladas a paisajes ruiniformes, cruzados por ríos de grava.

En canteras que han explotado los abanicos como áridos, se pueden ver diversos juegos de fallas conjugadas que afectan a distintas generaciones de estos abanicos. Bajo la discordancia de los abanicos aluviales que genera la falla de Nigüelas, aparece un conglomerado cuyos cantos son exclusivos del Complejo Nevado Filábride y se muestra discordante sobre las dolomías Alpujárrides.

GEORRECURSO INVENTARIADO: LA LAGUNA DE PADUL
Cuenca endorreica que ha constituido una laguna hasta que fue desecada por la construcción de acequias que la drenan hacia el río Dúrcal. Se ubica en la fosa de Padul, en donde se aprecian los sedimentos más finos de la fosa, constituidos por turba y algunos niveles limosos. Actualmente la parte baja del valle está ocupada por una turbera en explotación y allí fue donde se hallaron los restos paleontológicos de tres defensas, dos mandíbulas, húmeros, costillas y vértebras pertenecientes a dos mamuts, datados en el Pleistoceno Medio (780.000-120.000 años). En esta época, tuvieron lugar los cuatro principales períodos glaciares en Europa, que reciben los nombres de cuatro afluentes del Danubio, en los que, por primera vez, fueron identificados sus depósitos: Günz, Mindel, Riss y Würm (la más reciente). Los animales típicos de esta era fueron el mamut, el reno, el oso polar, el rinoceronte lanudo, etc. La vegetación predominante era parecida a la de tundra o desiertos fríos de hoy que se encuentran cubiertos de musgos y líquenes.

La cuenca de Padul se formó por la falla de Nigüelas, que representa un espectacular accidente tectónico que se originó a partir del Tortoniense (Corresponde al periodo entre 11,62 y 7,246 millones de años) como consecuencia del levantamiento del macizo de Sierra Nevada. Consiste en una falla normal, que dio lugar a un bloque hundido y una fosa tectónica, la Depresión de Padul, en la que se han depositado materiales detríticos del Neógeno y Cuaternario.

Desde el punto de vista hidrogeológico, constituye una cuenca endorreica, a la cual llegan a desembocar ríos que nacen en las cumbres de Sierra Nevada y la Sierra de Albuñuelas. Estos afluentes, al llegar a la depresión, derraman el material que transportan generando abanicos aluviales en cuyas partes más alejadas o abandonadas se desarrollan las turberas, actualmente en explotación. Una turbera se define como una zona endorreica en cuyo interior se desarrolla una zona pantanosa, alimentada por la red fluvial de los relieves circundantes, en la que la materia orgánica se produce a mayor velocidad que se descompone. El resultado de este proceso es la turba (material fibroso blando de color pardo a negro).

Plan Andaluz de Humedales y el Inventario de Humedales de Andalucía
Este humedal se encuentra inventariado y se acogió a la convención sobre los Humedales (Ramsar, Irán, 1971)

Ver más external

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta