Tiempo  10 horas 26 minutos

Coordenadas 2445

Fecha de subida 4 de abril de 2009

Fecha de realización abril 2009

-
-
1.733 m
641 m
0
9,4
19
37,52 km

Vista 2982 veces, descargada 60 veces

cerca de Casa de las Tablas, Andalucía (España)

Ruta diseñada y organizad por Sansón, Ángel del Barrio.
—La ruta es una circular que toma parte del tramo 3 del GR 7 desde la casa forestal de los Bonales a la hoya de la Albardía, con una derivación al Castellón de los Toros gran parte paralelo al río Aguamulas. Desde la citada hoya se separa del GR 7 hacia los Centenares y luego a Canalejas, Majal Alto y bajada por Mirabuenos.

GR 7 Etapa 03. Pontones – Coto-Ríos. Tramo entre el cortijo de la Fresnedilla y la hoya de la Albardía.
https://bit.ly/2q3lhxY
Tomado de la topoguía de Bosques del Sur

EL RECORRIDO
El siguiente punto de destino, es la Hoya de la Albardía, donde se encuentra una cortijada en ruinas y deshabitada, que recibe también este nombre. Para llegar a ella, debemos abandonar la pista que traemos. Para tomar seguidamente, en una llanura despejada, un camino apenas marcado a la izquierda, dando un giro de casi 360º (unas flechas nos advierten de ello). Con este cambio de dirección y a unos 150 m del cruce, el camino transcurre por unas rodadas casi desaparecidas, que desciende por una vaguada. Al pasar por una fuente de ganado, aparecen unos prados, (antiguos campos de cultivo) próximos al arroyo. En este punto apenas se intuye el sendero, que nos conduce a las Cortijada de la Albardía. Debemos continuar por el margen derecho del arroyo unos 100 m., cruzar entre unos chopos al otro margen y seguir paralelos al arroyo, donde hay zonas encharcadas. Bajaremos a otro prado ciñéndonos por su izquierda, junto al monte, por donde aparece otra vaguada. Nos encontraremos con una tinada de ganado en un pequeño collado, al que tendremos que subir. Desde este punto, las vistas de los tajos del pico “Banderillas” dominan este paisaje, sin duda uno de los más agrestes de la sierra de Segura. Una vez allí, desde este collado, el sendero desciende buscando el barranco y abriéndose camino entre los pinos. Después y sin perder altura por el margen izquierdo del arroyo, llegamos al collado sobre el Cortijo de Cubero. El entorno aquí es magnífico, el Banderillas de nuevo nos ofrece una vista vertiginosa. El cortijo del Cubero está prácticamente escondido en esta vaguada, flanqueado por los picos del “Castellón de los Toros” y el agudo “Pinaron”. A la izquierda, dirección sur, descendemos repentinamente 264 m. Debemos de ser prudentes y realizar todos los zig-zag del estrecho sendero, para no perdernos en las bifurcaciones que van desde las antiguas zonas de cultivo hasta llegar a La Fresnedilla. Conjunto de cortijos dispersos, la mayoría en ruinas. De nuevo la parada será obligada para ver los tajos calizos de donde nace el río Aguamulas, donde se encuentra la pista forestal, pista que no deberemos abandonar en los próximos 10 km. Entre Pinos nigra, pinaster, Madroños, Lentiscos, Durillos y un largo etc, iremos perdiendo altura, observando el pico del Mulón. Al fondo nos encontraremos con las cumbres del Blanquillo, perteneciente a la Sierra de las Villas. Todo esto acompañados del rumor del rió hasta llegar a la Casa forestal de Aguamulas, donde se encuentra una fuente sobre el mismo camino llamada Fuente Bonales. A unos metros, nos encontramos con una cadena que restringe el paso a los vehículos y a 300 metros concluye este camino en una pista principal, que rodea el pantano del Tranco por su margen derecho.

ASPECTOS GEOLÓGICOS
Predominan en esta sierra las rocas calizas, aunque en la zona sur aparecen también depósitos margosos y yesíferos. Dado su carácter calizo, son frecuentes los fenómenos kársticos, con numerosas cuevas y torcales.
http://www.granadanatural.com/blog.php?codigo_blog_articulo=54

Las Zonas Externas de la Cordillera Bética no son homogéneas desde el punto de vista geológico y geográfico. En principio pueden establecerse dos áreas, dominios o zonas bien diferenciadas, La Zona Prebética y la Zona Subbética.
Las sierras de Cazorla se incluyen en la Zona Prebética, que a su vez se divide en interna y externa, la más cercana a Sierra Morena.

El Prebético corresponde a la parte más proximal del margen continental de la placa ibérica, por lo tanto la más septentrional. Los materiales prebéticos están formados por una serie de rocas cuyos sedimentos se depositaron en áreas marinas poco profundas, costeras. En algunas ocasiones los sedimentos son claramente de ambiente continental.

Uno de los rasgos distintivos de todas las Unidades prebéticas es el tener un largo período de estabilidad, desde el Jurásico inferior al Jurásico medio (200 a 161 m.a.). Las series estratigráficas están constituidas, esencialmente, por calizas, parcial o totalmente dolomitizadas. Gran parte del Jurásico Superior Oxfordiense-Kimmeridgiense (161-151 m.a.) se presenta muy condensado con unas tasas de sedimentación muy bajas, por lo que los espesores de las rocas de esta edad quedan bastante reducidos.

Parte del Jurásico Superior (161-151 m.a.) y del Cretácico inferior (146-100 m.a.) faltan en buena parte de las series estratigráficas, especialmente en las unidades prebéticas más septentrionales. Es lo que se denomina “Laguna estratigráfica”. Buena parte del Cretácico Superior (100-66 m.a.) está formado por calizas y dolomías depositadas en cuencas marinas someras y del tipo “albufera”.

Los materiales Paleógenos (66-23 m.a.) se depositaron sólo en el sector meridional, por lo que el septentrional quedó de nuevo emergido ocasionando otra laguna estratigráfica. Sin embargo, en el Mioceno inferior (23-16 m.a.) sí que hubo depósito de sedimentos. Esto ocurrió en la mayor parte de la Zona Prebética, en medios marinos someros.

El Mioceno medio (16-11,6 m.a.) y la parte baja del Mioceno superior (11,6-7,2 m.a.) falta por completo en las unidades prebéticas septentrionales. A partir de este momento la sedimentación se interrumpe, quedando emergida la Zona Prebética.

1.- Área Norte o de la Sierra de Cazorla

En general la Zona Prebética presenta un plegamiento parecido al que muestra el fuelle de un acordeón, si bien los pliegues van perdiendo amplitud conforme nos acercamos al Macizo Hespérico (Sierra Morena). En esta zona, el plegamiento, es sustituido progresivamente por escamas o cabalgamientos de escaso desplazamiento, con vergencia Norte, o lo que es lo mismo, deslizamiento hacia Sierra Morena.

El origen de estas escamas está relacionado con el efecto de “frenado” que ejerce el basamento sobre el desplazamiento de una cobertera de poco espesor. Puede observarse el escaso desarrollo del Cretácico, por lo que esta zona corresponde, en gran parte, al Prebético externo.

2.- Área central o de la Sierra de Segura

En la Sierra de Segura se desarrollan unos cabalgamientos de sentido inverso al área de Cazorla, es decir los materiales se desplazan hacia el Sur o Zona Subbética de la Cordillera Bética. Sin embargo, estos desplazamientos son de muy escasa entidad.

Estos retrocabalgamientos son sustituidos por un plegamiento suave “en acordeón”. Estas son respuestas mecánicas de acomodación de las rocas ante la falta de espacio físico en donde acumular un gran volumen de materiales, que es empujado sistemáticamente desde el Sur-Sureste.

3.- Área Sur o de colisión con la Zona Subbética

En la terminación Sur de la Sierra de Segura, se observa muy bien cómo los materiales de la Zona Subbética se desplazan bastantes kilómetros unos sobre otros, en este caso podemos hablar con propiedad de que nos encontramos ante “Mantos de Corrimiento”. La Zona Prebética se comporta como un bloque más o menos rígido, con un escaso plegamiento, salvo en el mismo frente de colisión con numerosos cabalgamientos, pero de escaso desplazamiento.

Edad de las Deformaciones de la Zona Prebética

Las primeras deformaciones registradas por las rocas se producen cuando la plataforma marina se fragmentó al final del Jurásico Inferior, hace 180 millones de años. Entonces se produjeron una serie de fallas o fracturas.

A partir del final del Jurásico (durante el Kimemeridgiense), hace unos 145 millones de años, se produce una emersión parcial de la cuenca de sedimentación prebética, por lo que son frecuentes y prolongadas en el tiempo las lagunas estratigráficas, por ausencia de depósitos. Es a partir de este momento cuando se diferencian los dominios: Prebético Interno y Externo, siendo este segundo el que queda emergido, al estar más próximo al borde de la placa ibérica.

Los cabalgamientos y plegamientos se inician a principios del Mioceno medio, hace unos 16 millones de años, por lo que podemos decir que en comparación con la edad de la Tierra (unos 4.750 m.a.), estas deformaciones son muy recientes. Estas estructuras indican compresión según una dirección Sureste-Noroeste. Podemos decir que la Zona Prebética ha sufrido tres etapas de deformación importantes:

La primera etapa de extensión consistió en la fragmentación de la amplia plataforma marina, poco profunda, que se extendía hace 180 millones de años por lo que entonces era el margen continental del Sur de la placa ibérica. Esta fragmentación produjo una profundización de la cuenca marina, especialmente en el Prebético externo, en donde se acumularon grandes espesores de sedimentos durante todo el Mesozoico (Jurásico medio a Cretácico superior). Esta etapa se ha interpretado como un proceso de Rifting.

La segunda etapa comienza a mostrar los primeros síntomas en tiempos muy recientes, ya en el Mioceno medio, hace unos 14 millones de años. No obstante, la mayoría de los cabalgamientos y pliegues son posteriores al Mioceno superior (Tortoniense superior hace unos 7,5 millones de años). Es una etapa de compresión y fue provocada por la colisión entre las Zonas Externas e Internas, dando lugar a plegamientos y cabalgamientos en la Zona Prebética, que pierden intensidad conforme nos separamos del frente de colisión entre la Zona Prebética y Zona Subbética, salvo en el área de Cazorla en la que se forman multitud de escamas (cabalgamientos de muy corto desplazamiento), como consecuencia del efecto de frenado que ejerce el basamento sobre los materiales más próximos a Sierra Morena y el gran cabalgamiento que monta la Sierra de Segura sobre la Sierra de Cazorla. Al final de esta segunda etapa de deformación, se producen las fallas de desgarre, de gran longitud (decenas de kilómetros) y desplazamiento, que afectan de forma importante a la Zona Prebética.

Finalmente, desde hace unos 7,5 millones de años hasta la actualidad, se produce una etapa de descompresión motivada por la elevación de la Cordillera Bética que da lugar a multitud de pequeñas fallas normales y la reactivación alguna de las fallas lístricas del Jurásico inferior.

Un hecho reseñable es que todas estas etapas de deformación ocurrieron en ambiente submarino

Ver más external

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta